El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Tour 2019 – Día 11: Ewan ganó en la ciudad rosa para estrenarse en el Tour

De Albi a Toulouse. De la ciudad roja a la ciudad rosa. Después del día de descanso se necesitaba un recorrido que matizara el regreso y así fue. Hoy fueron 167 kilómetros en terreno relativamente plano por el valle del Tarn. Como en el juego cromático de las dos ciudades, la etapa solo representó cambios sutiles. A excepción de Ciccone, que era décimo en la clasificación general y tras una caída perdió más de 12 minutos el tablero no se movió. Fue un día tranquilo, alterado solo por la caída a 30 kilómetros de la meta.

El rojo es el color del fuego. Albi se encendió hace dos días con una llegada que sacudió la clasificación. La del lunes fue una etapa emocionante, intensa, pasional. El rosa es un color relajado y suave. Toulouse vivió hoy una llegada al esprint después de una etapa muy tranquila. Era un día diseñado para una fuga reducida y una llegada en grupo. Así salió. Lilian Calmejane, que nació en Albi, y Anthony Pérez, que nació en Toulouse, se embarcaron en la aventura acompañados de Stephane Rosseto y Aimé de Gendt. Estuvieron al frente 155 kilómetros, pasaron por los enormes sembrados de girasoles del sector y se robaron los puntos de las dos premios de montaña y el esprint que había en el recorrido. Sin novedad. Cuando el grupo quiso fue por ellos y diseñó todo para el embalaje final. 

La tranquilidad del día solo la rompió un enredón en el grupo. Montonera en mitad del pelotón. Salió mal librado Niki Terpstra, que tuvo que abandonar. Giulio Ciccone y Sebastian Langeveld se golpearon fuerte y terminaron con dificultad. Nairo Quintana y Richie Porte, con algunos raspones, tuvieron que trabajar para volver al grupo. Sólo fue un susto, con laceración en el codo para el colombiano. 

Los ladrillos caravistas en las fachadas caracterizan a Toulouse.  Se trata de esos adobes pequeños, con unas caras lisas, que se usan en los frontis de los edificios sin ningún recubrimiento. Ladrido santafereño o bocadillo lo llaman en Colombia. Gracia a ellos, los edificios majestuosos de la ciudad reflejan el sol de la tarde dando un matiz rosa. De allí al apelativo para esta ciudad en la que construyen aviones y se cruzan los aires de Los Pirineos con los vientos del Mediterráneo. La etapa llegó hoy a una cuadra de Le Capitole, un majestuoso edificio, joya del arte neoclásico, en el que está el ayuntamiento de la ciudad. Esa fue la escenografía escogida por el dínamo australiano Caleb Ewan para derrotar a Dylan Groenewegen y estrenarse como ganador de etapa en el Tour.

La tranquilidad de hoy desaparecerá mañana. Llegó la montaña. Ya no se verán los muros explosivos de la primera semana sino los puertos largos y desgastantes de Los Pirineos. De Toulouse a Bagnères-de-Bigorre serán 209 kilómetros. La altimetría muestra dos ascensos de primera categoría encadenados, el último de ellos con bonificación y a 30 kilómetros del final. Un día con un matiz diferente al de hoy, una jornada para saber quién anda mal.

Comentarios