Ciclismo con J

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Giro 2022 – Etapa 17: En Lovarone, Santiago Buitrago hizo realidad su sueño

Después de publicar «La interpretación de los sueños», en el año 1900, Sigmund Freud buscó un rincón de Europa para tomarse un descanso. Exploró la región d Trentino y encontró Lavarone.  Quedó encantado. Volvió tres veces con su familia en sus periodos de vacaciones. A esta pequeña población con solo 2.000 habitantes en su cas urbano llegó hoy el Giro de Italia. La segunda jornada consecutiva de alta montaña después del último descanso sirvió para la consagración del colombiano Santiago Buitrago. En tres días, el joven pedalista del Bahrain cambió las lágrimas de frustración por no poder ganar en Cogne, a las de felicidad por haber triunfado brillantemente en Lavarone. El colombiano hechizó el Giro.

La de hoy era la tercera vez que Buitrago se metía en la fuga. En la llegada a Génova en la etapa 12 ocupó el quinto lugar, con Oldani, Rota y Leemreize atacando en el penúltimo descenso. Ese día el colombiano persiguió con Kelderman, Mollema y Hamilton sin descontar lo necesario sobre el trío de punta. En la llegada a Cogne, el domingo pasado, fue segundo. En esa jornada trabajó mucho en la fuga y al final tuvo que conformarse con el segundo lugar detrás de Ciccone.  Hoy fue su día soñado. Se metió en la fuga del día, se cayó en una curva, se recuperó, estuvo a la expectativa, atacó en los últimos 5 kilómetros del último premio de montaña, superó a Van Der Poel y a Lemreize y transformó su anhelo en una hermosa realidad. Levantó los brazos y cosechó aplausos en la misma calle en la que Sigmund Freud iniciaba sus paseos hace un siglo cuando ya era reconocido como uno de los grandes intelectuales de principios del Siglo XX.

Freud consideraba el tiempo de vacaciones como un momento sagrado. Amaba la montaña, el senderismo y los viajes. Pensaba que estar en contacto con la naturaleza es indispensable para la existencia humana. Lavarone, sobre el Valle de Valsugana, lejos de su natal Viena, se convirtió en su lugar favorito. Llegó allí por recomendación de un poeta amigo. En la habitación 15 del Hotel Du Lac pasó temporadas de dos meses, disfrutó de  lo que él llamaba «la soledad placentera» y escribió algunos de sus libros importantes.  120 años después, Santiago Buitrago enamoró a sus coterráneos de las colinas que circundan esta población. Se metió solitario entre la niebla que cayó en la subida a Moterovere, reguló sus fuerzas, sobrepasó a los dos rivales que tenía por delante en el camino a la meta, superó la adversidad de la caída tempranera y recorrió triunfador las calles de la pequeña población italiana. El bogotano celebró lejos de su casa. Es el colombiano más joven en ganar una etapa en el Giro. Lo hizo en su debut en la carrera italiana.

 La etapa 17 salió de Ponte Di Legno. Subió hasta el Passo del Tonale, una cima no categorizada que une Lombardía con Trentino, en la que se armó la numerosa fuga de la jornada. Después hizo un tránsito de casi 80 kilómetros en descenso y en terreno ondulado pasando por los lagos del alto Adigio, antes de llegar a un encadenado inédito de dos premios de primera categoría en los 40 kilómetros finales.  Justo al final fue que se movieron los hombres de clasificación general.  Una vez más, las fuerzas entre ellos se vieron parejas. Almeida aflojó en el último puerto y perdió su tercer cajón del podio con Mikel Landa. Carapaz quiso ganar algunos segundos al final, pero entró con Hindley a su rueda y lo sigue teniendo a tres segundos en la clasificación general.

El sueño, decía Freud, «es la liberación del espíritu de la presión de la naturaleza externa, un desprendimiento del alma de las cadenas de la materia». Hoy Buitrago liberó su espíritu de escalador y volvió a desnudar su alma  con una celebración que no termina. Al Giro le quedan 4 etapas. La de mañana será la última oportunidad para los velocistas. Etapa plana con 156 kilómetros para llegar a Treviso después de pasar por las históricas Escaleras de Primolano. Puede ser día de tregua entre los hombres e clasificación general. Los esprinters sueñan con la última llegada masiva del Giro 105.

Comentarios