El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Giro 2019 – Día 15: A Roglic le sonó la campana en el santuario de la virgen

La Madonna de Ghisallo es la patrona de los ciclistas. Su santuario está en Magrelio, un pequeño pueblo camino a Como, en Lombardía, donde terminó hoy la etapa 15 del Giro. Día largo y duro antes de la segunda jornada de descanso en un Giro que no da tregua. La victoria en la etapa la resolvieron dos hombres que se aventuraron en  en una fuga en los kilómetros iniciales, pero el espectáculo lo dieron en los metros finales los hombres que luchan por el título en la clasificación general. Jornada con diferencias cortas, pero muy significativas.

Hoy eran 232 kilómetros. Los primeros 160 totalmente planos y el resto en un sube y baja constante, metidos en la ruta del Giro de Lombardía. En los últimos 60 kilómetros había tres premios de montaña: el de Gishallo frente al santuario, la Colma di Sormano y el Civiglico. Subidas cortas y duras, con descensos pronunciados y peligrosos por carreteras muy estrechas, en los que se necesitaba pericia, sangre fría y alguna bendición.

Darío Cataldo y Mattia Cattaneo se tragaron toda la etapa en punta. Llegaron a tener 15 minutos sobre el grupo, pero llegaron a la meta rezando para que no los alcanzaran. La renta fue apenas de 11 segundos sobre Simon Yates, que encabezó un corto colectivo de favoritos.

Eugenio Pacelli, el papa Pío XII, fue quien declaró a la Madonna del Ghisallo patrona universal de los ciclistas. Lo hizo en 1948 después de la guerra y antes de un Giro. Aquel año encendió y bendijo una antorcha que llevaron hasta el templo Gino Bartali y Fausto Coppi. Su llama sigue encendida en el templo en el que hoy redoblaron las campanas al paso de la caravana. El Giro tampoco se apaga. Yates y Nibali movieron la carrera en las dos últimas subidas y en sus respectivas bajadas. Carapaz marcó todos sus ataques y llegó a meta con ellos. Roglic tuvo problemas, cambió de bicicleta, se cayó y cedió 40 segundos valiosos. El ecuatoriano volvió a vestirse de rosa, ahora con 47 segundos sobre Roglic y 1’47» sobre Nibali. Clasificación apretada y en suspenso. Majka, Landa, Mollema, Polanc, Yates, Sivakov y López hacen fila con mucha devoción.

La fe del ciclista es inquebratable. Los 149 sobrevivientes volverán el martes con la idea de que todo es posible. La fe del aficionado es débil. Algunos creen que ya el podio está listo y han perdido las esperanzas con algunos de sus favoritos.  Faltan 6 etapas, 3 de ellas de alta montaña y una contrarreloj en Verona el día de cierre. Para el martes ya cancelaron el Paso Gavia y recortaron la etapa por condiciones climáticas adversas, pero igual subirán al Mortirolo. Mañana descansan, el martes sufren. Al rosario del Giro le faltan varios misterios por celebrar.

Comentarios