El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Giro 2019 – Día 12: López y Landa se saborearon el aperitivo de la montaña

12 etapas son medio Giro. Eso esperaron los escaladores para que se asomara su terreno. Estaban ansiosos. Los 158 kilómetros de hoy entre Cuneo y Pinerolo eran apenas el aperitivo de la montaña que tendrá la carrera italiana, pero los pedalistas lo convirtieron en un plato fuerte. En el meridiano de la carrera llegó un día ideal para probar fuerzas y lo hicieron. La primera cuesta de la cordillera sacudió el Giro y de paso movió todas sus clasificaciones.

La etapa llegaba a Pinerolo, una ciudad del Piamonte cerca a Turín y al pie de los Alpes, que en la edad media fue una fortaleza militar y en el siglo XVII la prisión más famosa de Europa. El camino tenía una aproximación de 90 kilómetros en terreno ondulado, la subida al inédito ascenso al Montoso -primer puerto de primera categoría del Giro 2019-, un descenso rápido y técnico, y el paso por un pequeño muro adoquinado y estrecho, a  dos kilómetros de la meta. El menú daba para pensar en la victoria de una fuga nutrida. Así salió.  Los 25 aventureros se fueron adelante, llegaron a tener 15 minutos de renta y resolvieron entre ellos la victoria de la etapa. Además, pusieron nuevos líderes en la montaña y en la clasificación general.

Los equipos de los favoritos al título se olvidaron de la fuga. Le dieron licencia para que resolviera la etapa. La batalla de ellos es por la clasificación general. En la primera subida seria de la carrera implementaron estrategias para medir a los rivales, para marcar su territorio y para recuperar segundos de los minutos perdidos en las dos etapas al cronómetro. Apenas comenzó el ascenso Miguel Ángel López y Mikel Landa atacaron con decisión. Abrieron hueco. Rápidamente dejaron sin equipo a Primoz Roguic y pusieron a trabajar al Mitcheton de Yates, al Trek de Mollema y al Bahreim de Nibali. En la llegada metieron 28 segundos al libro de ganancias. Renta baja, pero muy útil. La mayor utilidad fue el golpe sicológico a sus rivales y el descubrimiento de que Roglic no tiene equipo para subir.

En el grupo de la fuga que viajó adelante hacia la vieja prisión, el italiano Cesare Benedetti era el más esprinter y el menos escalador. Se reguló en el ascenso, alcanzó en el descenso y los remató a todos en la llegada. El más escalador era Gianluca Brambilla, que cruzó primero en el Montoso y relevó en el liderato de la montaña a su compañero del Trek Giulio Ciccone. Y el mejor ubicado en la clasificación general era el esloveno Jan Polanc, que aguantó adelante para vestirse de rosa en reemplazo de Valerio Conti, su colega del EAU.

Mañana es la primera llegada en alto. La número 13, la de la suerte para los cabalísticos. La fracción sale de Pinerolo, llamada «La Niza del Piamonte» y se llega al Lago Serrú. 196 duros kilómetros con el paso por el Colle de Lys, de primera categoría; el Pian del Luppo, de segunda categoría; y la llegada a 2.247 metros de altura sobre el nivel del mar, con una subida tendida de casi 30 kilómetros. Habrá lluvias, frío, restos de nieve y muchos escaladores que ya calentaron. Los especialistas del ascenso saben que esperaron 12 etapas y que no hay tiempo que perder. Las diferencias en la Clasificación General siguen siendo amplias. Hay muchos minutos por ganar.

Comentarios