Parsimonia

Publicado el Jarne

Sólo la élite puede ser presidente

Llevo ya un par de años leyendo sobre Colombia y me mantengo al día de la actualidad política. Una de las cosas que más me ha llamado la atención es lo elitista que es la política colombiana. Y es que de los cinco candidatos presidenciales, cuatro han pasado por Estados Unidos y algunos han estudiado toda su carrera allí. Incluso los candidatos de la izquierda, todos han estudiado en universidades privadas. Resulta muy llamativo si se compara con España.

En España, la verdad es que el nivel intelectual de la clase dirigente -al menos en la política-, deja mucho que desear. Los presidentes españoles no es que hayan sido grandes intelectuales. El primero en democracia, Adolfo Suárez, no leía muchos libros. Es más, cuando fue elegido para pilotar la Transición, Fraga y Areilza, dos personas mucho más preparadas y que parecían que tenían más posibles, se quejaron ante el Rey de que habían puesto el trono en manos de un incompetente. Felipe González tenía altura, pero destacó más por su astucia política.

 De los últimos, quizás el más inteligente y mejor preparado fuera Aznar, pero no habría que decírselo para no darle más aire al enorme ego del que siempre hace gala. Zapatero ha sido para muchos un producto de la publicidad, algo que incluso hasta algunos de sus ex ministros han denunciado. Rajoy tiene fama de trabajador -es el registrador de la propiedad más joven de España y es una oposición para la que se necesita largos años de estudio-. Pero eso no quiere decir que lea con asiduidad y piense por sí mismo. La imagen que se tiene de él en algunos ambientes como de un hombre que lee el Marca -periódico deportivo- y fuma puros mientras espera que se solucionen los problemas.

Lo curioso es que casi todos ellos son personas que provenían de la clase media, o como mucho, clase media-alta. Quizás el que tenga más raigambre es Aznar. Manuel Aznar, su abuelo, fue director de La Vanguardia durante el Franquismo o la agencia EFE, dos de los principales medios de España. En cambio, Suárez, González y Zapatero eran de clase media y todos habían estudiado en España. Hasta cierto punto, el país se democratizó porque permitió que no monopolizaran el poder los que más tenían.

Contrasta todo esto con Colombia. Bastenier, que escribe también este diario, ya dijo hace tiempo que los españoles mandan en dos sitios: en España y en Colombia. Y es que los criollos que se independizaron siguen mandando en este país. El mejor ejemplo es el presidente Santos. No dudo que es una persona muy preparada, por lo menos hay cierta garantías por los sitios que ha pasado. La cuestión es si una persona con el pasado de Santos será capaz de democratizar el poder y recortar las desigualdades con el pasado que tiene. Las dudas son extensibles al resto de candidatos. Esperemos que me equivoque.

En Twitter: @Jarnavic

Comentarios