Otro mundo es posible

Publicado el Enrique Patiño

tres artistas gráficos peruanos con ‘superpoderes’ y la llegada de Bernardo Roca-Rey

              Cherman, ‘Carlín’ y Amadeo González revelan sus «superpoderes» / foto: Enrique Patiño

Tres artistas gráficos con «superpoderes» para compartir

Escucharlos es como recibir una extraña descarga de alegría, niñez, desfachatez y compromiso. También algo de sabiduría. Y aunque no lo parezca en un primer instante, mucha cordura entremezclada con rebeldía.

Una extraña mezcla, sin duda. Muy extraña. Pero no podría ser de otra manera si se trata de tres de los artistas gráficos más importantes de Perú, y si los tres dicen que tienen superpoderes. La duda se resuelve cuando se explica que se está hablando nada más ni nada menos que con uno de los más importante caricaturistas políticos de Perú, ‘Carlín’ (Carlos Tovar), quien además es escritor; con Cherman, un diseñador y creador gráfico que salta de las camisetas a los fanzines; y con Amadeo González, ilustrador, historietista y credor de ‘Carboncito’.

«Yo trabajo con niños –dice Cherman, quien crea camisetas de su propia marca de ropa, Faite, pero que luce una prenda concebida por un amigo suyo–, y trato de aconsejarles para que entiendan que los guiones están en la realidad, y que no hay tanto que preocuparse por inventar cuando sienten que se bloquean y no saben qué decir. El dibujo es más un arte de hacer que de pensar. El que dibuja lo hace aunque no sepa lo que hace».

Y ese, dice Amadeo González, es su superpoder. «Somos niños con superpoderes. De niños dibujábamos como locos, de grandes lo seguimos haciendo pero tenemos el poder de que nos vean y nos lean y de que sepan de nosotros y de ayudar a otros en el camino».

«En Perú no se estimula trabajar con la imagen. La educación se ha volcado a un cerebro lógico y no a uno creativo, como el que domina el hemisferio derecho», añade ‘Carlín’, quien complementa la idea: «La caricatura política es una concreción. Así como hay gente que piensa en palabras, yo pienso en imágenes y eso me facilita traducir los conceptos. A mí también me sale la infancia a flote cuando hago caricaturas políticas porque de niño yo leía Mad y otras revistas que me nutrieron. ahora me preocupa que muchos niños con talento para el dibujo salen del colegio, se vuelven abogados y no vuelven a pintar jamás».

Cherman, durante su participación en la feria / foto: Enrique Patiño
‘Carlín’, quien además presentó su libro ‘Habla el viejo’ y una propuesta sólida y bien sustentada para crear una jornada laboral de 4 horas en beneficio de todos, escuchó atento la confesión de Cherman cuando confiesa que creció leyéndolo y admirando su trabajo, y cuando explica que «si quiero ser feliz, viajo al pasado, a la niñez, a los años 70, cuando el Perú no tenía gente y era amable todo el mundo y todas las vacaciones eran con clases de arte. Junto con Amadeo tratamos ahora de incentivar la creación en los más jóvenes, a hacer fanzines, sacar fotocopias y venderlas a los padres, o a hacer toda clase de ensayos con plumones, acuarelas, cartones o lienzos. Eso hizo parte de nuestro aprendizaje y lo queremos transmitir».
Ese gusto por pintar le llegó cuando en su casa se dañó el televisor y a su padre se le ocurrió comprarles historietas para que pasaran el rato, dice Cherman. «Ahora la juventud debe entender que no todo se limita al papel, sino que ha desde calcomanías hasta vasos para imprimir».

Esa creatividad es su otro ‘superpoder’, reafirma Amadeo. «Tenemos la tecnología para sacar la infancia a flote. Por fortuna, más y más padres están interesados en el arte. Mi intención es darles lo que no enseñan en las escuelas».


Carlín, en su firma de libros/ foto: Enrique Patiño

Pero falta en ese camino, dice ‘Carlín’: «La caricatura política tiene cabida, pero las tiras cómicas locales no». «Si la música peruana no se oye, ¿cómo será la situación de la historieta peruana?», concluyen estos artistas que pintan, pero también cantan, que diseñan y crean, pero también enseñan, que editan libros y sacan revistas, pero también hacen manifiestos para una mejor sociedad como la jornada laboral de cuatro horas de ‘Carlín’. Artistas, definitivamente, con superpoderes.

Esta noche, viernes 9 de mayo, Cherman y Amadeo González estarán haciendo música en el Pabellón de Colsubsidio a las 9 de la noche.

_____________________________________________
Bernardo Roca-Rey, el hombre que durante 30 años
ha estado detrás de la revolución gastronómica peruana


Bernardo Roca-Rey. Foto/ Enrique Patiño

Con una de las primeras frases que pronuncia, Bernardo Roca-Rey parece decirlo todo: «El gran cambio de una sociedad consiste en entender que artes como la comida no son banales sino partes esenciales de la transmisión de la cultura».

Nacido en Lima en 1940, el actual presidente de la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega) y director del portal de noticias Espacio 360 preside el Directorio de la empresa Roca Rey & Asociados, que desarrolla un novedoso proyecto vitivinícola «que ya dio vino blanco y está sacando vino rosado y espera tener el primer tinto a finales de este año».

Pero su mayor carta de presentación está en que durante los últimos 30 años ejerció la profesión periodística en el Grupo El Comercio, y que cuando en 2010 asumió el cargo de viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, ya había trazado el camino para la reinvención gastronómica de Perú.

«Cociné mucho cuando viví fuera del país y ahí desarrollé la nostalgia por la comida peruana. Esa memoria, con los años, le dio vida a la cocina novoandina«, explicó durante la presentación de Perú mucho gusto en el Pabellón del país invitado de honor.

«Hace 35 años comencé a batallar por el tema. El escepticismo era grande, sobre todo entre vecinos que no se atrevían ni querían probar nada distinto. Había gran confusión sobre qué era propio y qué era fusión, pero una vez que algo se ha inventado termina siendo cocina mestiza con la influencia respectiva, así que la discusión no venía al caso. La gran cocina nace cuando el autoestima es baja, y si lo que se hace sabe bien, de allí nace el orgullo, y del orgullo nace la buena comida y una identidad cultural», afirmó ante un auditorio colmado de asistentes.

Pero ¿cómo logró ese cambio? «Hace 35 años tenía los medios a mi disposición y los usé en la noble causa de presionar para cambiar el panorama alimenticio de Perú. Según como se ejerza, el periodismo puede ser el más vil de los oficios o la más noble de las profesiones. Yo decidí que cualquier restaurante al que fuera a conocer tenía que tener cocina peruana. Eso fue en los años 80. No había nada propio. Así que en algunos casos yo inventaba el plato y lo llevaba al restaurante y se los daba para que ellos lo montaran. Algunos fueron un éxito: de ahí nacieron cosas como la ensalada de quinua, por decir algo».

El entusiasmo ha sido el ingrediente más importante en la renovación de Perú, agrega. Lo más difícil de esa ‘cocción’ y de ese cambio fue transformar los hábitos y «pasar del vol au vent francés a la comida peruana en un país que desconocía sus sabores. Así, comenzamos a presionar, la gente comenzó a cambiar sus hábitos y de allí nace Perú mucho gusto, un libro conceptuado a partir de la historia de la gastronomía peruana que además recopila sabores tradicionales y contemporáneos».

Con un conocimiento compartido de las recetas para lograr su total difusión y un trabajo de más de tres décadas, logró lo que soñaba: «que ya no me sucediera lo que me pasó cuando viajé a Nueva York hace muchos años y éramos invisibles, y me preguntaban dónde quedaba Lima. Ahora que fui, dije que venía de Lima y me preguntaron si comía rico todos los días«.

El éxito de este cambio cultural de dimensiones mundiales está ejemplificado en otro detalle: más de 90 mil estudiantes de cocina actualmente en Perú, muchos de ellos provenientes de todas partes del mundo. Bernardo Roca-Rey lo dice, sonríe y celebra con un pisco sour, otra invención en la que también tiene mucho que ver, con el escenario abarrotado de público que lo aplaude y admira.

 Bernardo Roca-Rey. Foto/ Gilberto Romero

¿Existe una literatura peruana femenina?

La escritora colombiana Melba Escobar se encontró con tres mujeres peruanas, distintas en rasgos, edades, apellidos y letras. Roxana Crisólogo, activista y escritora peruana, Julia Wong, poetisa, y Jennifer Thorndike, joven novelista. Durante un momento de la conversación, la narradora colombiana las miró y dijo que «no podían ser más distintas». Así era: ninguna se parecía a la otra ni en lo étnico ni en sus orígenes ni en su forma de escribir. Entre otras cosas, además de su noción de patria y arte, y de la existencia de la literatura femenina, conversaron sobre ello durante cerca de una hora.

Era difícil encontrar algo en común en ellas: Roxana lleva años viviendo en la lejana Finlandia, y se considera una artista proveniente de lo político, hija de los colectivos de izquierda que se reinventaron a través del arte en la época post-Fujimori. Su poesía tiene muy poco que ver con la prosa de Jennifer Thorndike, quien se confiesa hija literaria de Donoso, y su vez, su estilo dista del de Julia Wong, una mujer que creció alejada de las grandes urbes y cuya poesía proviene de las tierras de César Vallejo.

¿Qué hay de común en ellas? Son tan distintas como las tres regiones naturales que conforman al Perú, y sin embargo, estaban todas ayer, en el mismo escenario, bajo el mismo rótulo: el de la literatura peruana.

Fue Julia, precisamente quien reconoció que tal vez eso las hermanaba: el saberse provenientes de un país pluricultural, dividido geográfica y socialmente en tres partes, como una trinidad de tierra, líneas divisorias y costumbres. “En Perú, crecimos sabiendo que eramos tres regiones, nunca nos sentimos realmente como una. Hay puntos vinculantes, sí, pero también cosas como la «P» de la Marca Perú, que es una cosa nueva para mí, que nos une pero en realidad no nos define”, afirmó Wong.

Roxana estuvo de acuerdo con Julia respecto al tema de unificar la nación a través de iniciativas como la Marca Perú: “Todo ese proceso de reinventar a Perú con base en la comida hace que dejemos de lado otros niveles de cultura…. Pero confío en que hayaún gente manteniendo la cultura de lo que no se vende, la cultura de los cholos, la que no a todos gusta. En realidad, nos une la diversidad”, agregó.

Jennifer, por su parte, reconoció que no cree en identidades fijas, aunque sí en vínculos de afinidad desde que estos no la enmarquen en determinada actividad.

Hacia el final del encuentro, cada una recitó un fragmento de su obra, y entonces sí que se entendió que entre ellas no existía mucho en común.

No hubo quien las pusiera de acuerdo y no eran necesario: a los asistentes les quedó claro que este volcán de diferencias, estas formas tan distintas de pensar, están enmarcadas por el azar, la geografía y la política en un mismo rótulo y bajo un mismo techo que las ampara y les da alas para escribir. Este techo se llama Perú.

La librería del Pabellón Perú: 20.000 ejemplares a su disposición

No olvide que solo quedan tres días para pasar por el Pabellón Perú, y sobre todo, por la librería, donde hay temas de filosofía, ensayo, poesía, literatura juvenil e infantil, fotografía, cocina, literatura y temas sociales de todo tipo.

Mariela Noriega, Directora general de Industrias Culturales y Artes del Ministerio de Cultura de Perú recuerda que su país literalmente desembarcó en Colombia: «En este momento, hay más de 20.000 ejemplares a la venta en la librería del pabellón peruano, donde es posible encontrar libros de más de 650 autores peruanos. Dentro de ese grupo de libros contamos con publicaciones de 80 editoriales peruanas, incluidas 22 editoriales independientes. Aparte de eso, a lo largo de los 14 días de la feria realizamos más de 60 presentaciones de libros publicados por editoriales peruanas, sin contar con otras 200 presentaciones vinculadas a los libros y a publicaciones peruanas».

Recomendados FILBO
del 10 de mayo

Presentación de «La rebelión de los lápices», de Ramón Mujica. De 10:30 a 11:15. Pabellón Perú

Presentación de «Paracas», del Viceministro de Cultura Luis Jaime Castillo. De 11:15 a 12:00 Pabellón Perú

Clase maestra con cocineros peruanos residentes en Bogotá.Auditorio José Asunción Silva. A las 11:30

Presentación de «Álbum de fotografías del viaje de la comisión consular al río Putumayo y afluentes- agosto a octubre 1912». Con Percy Vílchez y Manuel Cornejo Chaparro. Modera Jaime Vásquez Valcárcel. De 12:00 a 1:00p.m.

Presentación de la revista de historietas Carboncito N° 17. Con Amadeo Gonzales, Mariana Gil y Jim Pluk. De 1:00p.m. a 1:45p.m. Pabellón Perú

Charla: «Jorge Eduardo Eielson: 90 años de poesía». Con Hernando Torres-Fernández, Federico Díaz-Granados y Matha Canfield (vía Skype). De 2:00 a 2:45p.m. Pabellón Perú

Presentación de «De cerca nadie es normal», de Julio Villanueva Chang. Con Alberto Salcedo Ramos. Auditorio José Eustasio Rivera. A las 3:00p.m.

Charla: «Guerrilla girls», con Roxana Crisólogo, Claudia Salazar, Patricia de Souza y Karina Pacheco. Modera Diego Trelles Paz. Auditorio María Mercedes Carranza. A las 3:00p.m.

Clase maestra de cocina peruana con Emmanuel Piqueras. De 3:00 a 4:15p.m. Pabellón Perú

Charla: «Afinidades y diferencias entre limeños y bogotanos». Con Gustavo Rodríguez y Andrés Grillo. De 16:15 a 17:00. Pabellón Perú

Charla entre grandes poetas: Marco Martos y Juan Manuel Roca. Auditorio León de Greiff. A las 4:30p.m.

Charla: «Comprender el verdadero arte amazónico». Con Christian Bendayán, Lastenia Canayo y Jaime Cerón. Auditorio Porfirio Barba Jacob. A las 4:30p.m.

Presentación de «El descubrimiento del ruido», de Martín López de Romaña. Con Carolina Venegas. De 5:00p.m. Pabellón Perú

Presentación de la obra de teatro unipersonal «Rosa Cuchillo», con Ana Correa. En ambientes del pabellón. A las 5:00p.m. Pabellón Perú

Charla: «Bolaño desde el Perú». Con Gustavo Faverón e Iván Thays.Modera Valerie Miles. Auditorio Manuel Mejía Vallejo. A las 5:00p.m.

Charla: «Escribir como escalar», con Enrique Prochazka y Simón Posada.Auditorio Madre Josefa del Castillo. A las 5:00

Presentación de «Maestros del cacao», de Astrid Gutsche. De 5:45 a 6:30p.m. Pabellón Perú

Presentación de «Historia de Manuel Masías» de Carlos Herrera. Presenta Felipe Arango.  De 6:30 a 7:15p.m.

Presentación de «Bioy», de Diego Trelles Paz. Con Carolina Sanín. De 7:15 a 8:00p.m.

Presentación de «Denominación de origen: Perú (antología de cuento peruano)». Con Susanne Noltenius, Claudia Salazar, Gustavo Rodríguez y Carlos Herrera. Modera Miguel Ángel Manrique. De 8:00 a 8:45p.m. Pabellón Perú

Ocho ojos literarios puestos sobre Lima

Para muchos amantes de la literatura latinoamericana está claro que Perú es un gran productor de letras. Pero solo quienes han profundizado lo suficiente entienden la medida en la que estos escritores están ligados -de formas muy profundas- a su tierra, a los hechos que allí acaecen y a sus costumbres. El escritor peruano dedica una gran parte de su obra a repensar su país, sus ciudades, los hechos que la rodean y su gente.

Con este eje temático, y en el marco de la FILBO, se organizó una charla sobre “La nueva narrativa peruana”, que reunió en un mismo lugar a Carlos Yushimito, Jerónimo Pimentel, Alejandro Neyra y Diego Trelles Paz.Los narradores peruanos, moderados por Guido Tamayo, hablaron sobre la Lima que les ha interesado narrar en sus obras literarias.

El más lejano a la capital peruana, sin duda alguna, fue Yushimito, quien afirmó haber escrito mucho sobre Brasil y no tanto sobre Lima. “La Lima que he escrito en cuentos es la Ciudad de Lima del centro y es probablemente una Lima tan inventada como el Brasil que he escrito. Mi Lima es ficcional, por que no me interesa describir espacios, sino más bien, que los personajes creen el espacio” afirmó.

En cambio, Diego Trelles reconoció que en sus libros, la ciudad está más que presente: «Yo siento que en los tres libros (que ha escrito), Lima está presente de distintas formas. EnHudson el redentor, hablo de un barrio limeño, durante la época de la dictadura fujimorista; El círculo de los escritores asesinos habla de la Lima nocturna, y tiene ciertas menciones a la política.Bioy, por su parte, habla de la violencia política en Perú».

Por su parte, Alejandro Neyra confesó una obsesión por los coterráneos que le ha servido de inspiración a lo largo de su obra: “casi todos los cuentos que he escrito son sobre personajes peruanos de ficción. Siempre he tratado de burlarme de la peruanidad y he usado el humor como una forma de ver la realidad”.

Y del humor que se utiliza en Latinoamérica para sobrevivir a la realidad, se saltó a la historia y la geografía, con Jerónimo Pimentel, quien confesó su fascinación por Moby-Dick y por la historia de Perú. Según Pimentel: “En mi novela, La ciudad más triste,vuelvo al momento germinal en el que nace el Perú como república” su trabajo y su prosa, según confesó, aborda a Lima como una ciudad ensimismada, “rodeada de infinitos”. “Lo que propongo es tratar de reinventar la ciudad”, afirmó el joven autor.

Y sí que la reinventan. Son ocho de los más prometedores ojos literarios de Perú, puestos sobre una ciudad durmiente junto al mar, que ha inspirado a cientos de escritores, una ciudad en la que la lluvia es noticia y en la que cabe el humor, la violencia, la poesía y mil y un personajes de ficción.

Julio Ramón Ribeyro, la luz que guía a los demás

Todos le tienen un inmenso cariño. No hay ninguno que hable de él en términos que no sean familiares. Los escritores Jeremías Gamboa, Carlos Yushimito, Diego Trelles y Jerónimo Pimentel hablan de Julio Ramón Ribeyro como se habla del padre cariñoso, frustrado quizás, dolido siempre, pero buen padre, que tiene derecho a equivocarse y a errar, a ser subvalorado y nunca bien atendido, pero que igual todos aman internamente porque refleja la lucha de los seres cotidianos y la suma de los fracasos que cada quien vive en su vida.

«Es el flaco que escribe y fuma cigarrillos, el que atesoras, amas, el terrenal. Su vida siempre es dispar: cuando gana el Premio Juan Rulfo, muere. Lo más ribeyriano es que desaparecía cuando la gloria le llegaba. Él es esa fuerza opuesta a Vargas Llosa, que resiste el éxito, el escritor tanático que se consume escribiendo», dijo sobre él Jeremías Gamboa.

Jerónimo Pimentel, por su parte, dice que «Las Prosas apátridas es su intento mayor por alcanzar una prosa nueva. A pesar de estar más emparentado con Guy de Maupaussant que con Perú, esa obra no cabe en ningún estante, no entra en ninguna categoría y nos dejó abierta una puerta a una literatura sin nombre».

«De Ribeyro me dí cuenta de que su destino es trágico cuando les pregunté a los estudiantes de la Universidad de Los Andes si lo conocían y ninguno había oído de él. Yo, de joven, lo vi como un héroe de bajo perfil que nos permitía descubrir la sensibilidad con un estilo que casi no se nota, salvo la frustración que sentía de no sentirse un gran novelista», dijo a su vez Diego Trelles.

Así, luego de frases como «prefirió ser un observador de la realidad que un escritor», «integró la duda y la incertidumbre de escribir e hizo de la vacilación una forma de narrar»,Carlos Yushimito complementó al grupo cuando afirmó que «Ribeyro se tomó a pecho que un escritor debe ser comprometido. Uno lo recuerda por su perfil bajo, su timidez, su mala suerte y su grandeza».

Recomendados por fuera
de la FILBO del 10 de mayo

Charla magistral de Julio Villanueva Chang. Centro de Memoria Histórica. De 10:00 a 12:00m

Iván Thays se presenta en el Taller de novela corta del CCGGM. A las 10:00a.m.

César Gutiérrez se presenta en  Biblioteca La Marichuela, a las 10:00a.m.

Patricia de Souza en Museo de Arte y Cultura. Centro de Documentación en Arte y Cultura, a las 11:00a.m.

Presentación de la obra de teatro: «Yo, Río». CCGGM. A las 5:00p.m.

Presentación de la obra de teatro:«Confesiones». Teatro La Candelaria. A las 8:00

Redes Sociales – Perú en laFILBO

Para tener aún más información, video y fotografías sobre el acontecer y las actividades de Perú en la FILBO, no olvide seguirnos en

Fb: www.facebook.com/FILBogota
Tw: @FILBogota
Blog: blogprensafilboperu.tumblr.com
YouTube: www.youtube.com/FILBoPeru
Flickr: www.flickr.com/photos/filbogota

Comentarios