Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

El valor de lo adverso

Por: Dulce María Pena

El caos llegó silencioso -nadie lo esperaba-.

Llegó sembrando angustias, culpas, desconciertos, tristezas…

tocando las puertas de la razón y el corazón,

revolviendo los tiempos, las identidades y los olvidos.

 

Solo entonces comprendimos que la vida es incierta

y que es necesario vivir cada instante.

Entendimos que abriendo las puertas

se enfrentan las realidades.

 

Recordamos la importancia de desaprender, reaprender

y rescatar memorias de la vida real,

rediseñar la vida, el amor, el respeto y la justicia.

Recordamos la importancia de los abrazos, los besos,

las soledades que producen los distanciamientos

y el temor a la muerte real porque a veces

estamos muertos en vida…

pasivos, indiferentes, crueles, sumisos…

 

Y ¡SI!

somos los únicos culpables

porque fuimos quienes llamamos al caos,

lo alimentamos, le dimos vida y poder.

Pero,

no hay que temerle, será vencido

dejando atrás las palabras vacías, las acciones inocuas,

las emociones someras,

amando con más fuerza la vida en su plenitud,

identificando nuestra realidad e incorporando la de otros.

Porque ya entendimos que es vital dejar libre la creación para crecer

para el bien vivir, -no para morir concibiendo espacios para todos.

Más de Lloronas de Abril en https://business.facebook.com/lloronasdeabril/?business_id=769700883235803&ref=bookmarks

Comentarios