Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

Soplo de lunares

parejas-audaces

 

Hago la pausa sobre las visiones de mi cuerpo.  Las que me devuelves con la marca de mi asombro y el reconocimiento de lo que creía perdido.

Me permito un respiro de aventura y me quedo con la imagen de un abrazo largo y suspendido, sin afanes.

Apareciste como un soplo de domingo, con una invitación para refutar la nostalgia y proponer un tiempo extraño de sensaciones que espero plegar a tus recuerdos.

Intentaré sugerirte nuevos placeres, solo con la excusa de un encuentro fallido, para que me ayudes a explorar el interior de mis verdaderas turbulencias.

Te mojaré una y otra vez en el arranque de cada cercanía y haré una invitación íntima y cerrada a mis límites, para narrarte más que cerca, cómo es que se ve desde la hendija de los sueños ocultos.

Me recrearé en el espejo de las renuncias a los miedos, para añadir en mi lista de pendientes una marca de libertad que vaya un paso adelante de tu protocolario silencio.

Me dejaré seducir por tus velocidades y ahí, bajo el calor de la novedad, te narraré cómo es que haces que me encuentre conmigo misma para saber que es pleno, que me pertenece y que llegó para liberar la carga de la incredulidad.

Voy a gozar que me quites la venda, de a poco, sin que te asustes, esperando que en ese ejercicio privado de pasiones, te quedes a escuchar el nuevo susurro y te acerques para ver a qué sabe la marca de lunares que brilla en el cruce de las pieles sudorosas color gris.

Comentarios