Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

No es el lugar, somos nosotros

Reloj De Arena, Reloj, Arena, Tiempo, Knapp, Minutos

Por: Milena Agudelo Trejos

Es inevitable pensar que tenemos todo bajo control; no estar a gusto con lo que somos, con lo que tenemos. Es en este punto donde muchos experimentamos ese arranque de lucha por querer cambiar eso que somos.
Nos zambullimos en el cambio sin tomar aire ni detenernos a pensar si lo que tenemos a nuestro alrededor y junto a nosotros vale la pena cambiarlo de repente por el “sueño americano”, si se vale así calificar la decisión de emigrar a otro país.

Un cambio de vida de esa magnitud puede representar un acto de fe para unos o de cobardía para otros. El primero es valedero cuando hemos estudiado los pros y contras que traerá consigo el sumergirnos en esa decisión; o el segundo cuando esa decisión la usamos para escapar de una vida que aparentemente le falta abundancia y prosperidad, pero en el fondo estamos atravesando por una lucha interna entre lo que somos y lo que dentro de la sociedad debería ser.

Mi caso puede ser catalogado como un cliché porque quién no ha emprendido un viaje con la ilusión de tener una “vida mejor”. Mi experiencia es una más de los miles de casos que por estos días se evidencian en la noticias. Personas que quedaron varadas en diferentes partes del mundo, algunos por viajes de placer y otros por ir en busca de la oportunidad que cambiará su historia.

Pero he aquí que no contemplamos, ni con el pensamiento más pesimista tener que afrontar en un ambiente completamente ajeno, una situación de salubridad de impacto mundial como salido de la pantalla grande. Es allí donde salir a flote se complicó con la llegada de la cuarentena, quedando sumergidos en el anhelo profundo de recuperar lo que somos, porque lo que buscábamos siempre estuvo con nosotros.

El despertar cada día se siente como cuando estamos inmersos en un ciclo repetitivo y aparentemente sin fin pero es allí donde en mi caso, he tenido la claridad de aceptar que a mis 37 y con una hija de 13 años, no era necesario haber puesto nuestro mundo de cabeza viajando al otro lado del mundo tras un sueño dorado.

Algo sí me queda de lección. No es el lugar somos nosotros quienes engrandecemos con nuestras acciones lo que somos.

Por qué sucumbimos a las presiones de una sociedad donde somos calificados por nuestras posesiones materiales, ya que no contar con casa propia, automóvil, una cuenta bancaria suculenta, el último modelo de celular o que nuestros hijos tengan lo que nosotros no tuvimos, no define lo que realmente somos.

Ha sido doloroso fracasar en el intento, no puedo mentir, pero agradezco a la vida por darme la convicción de valorar la vida sencilla y tranquila que tenía. Además de mostrarme que como mamá no siempre se toman las decisiones que hacen feliz a nuestros hijos, se nos olvida que ellos tienen sus propio mundo y anhelos…Pero eso hace parte de lo que somos, entender que toda decisión trae consigo consecuencias.

Solo queda esperar que la marea baje y tener la dicha de regresar.

Más de Lloronas de Abril en https://business.facebook.com/lloronasdeabril/?business_id=769700883235803&ref=bookmarks

 

Comentarios