Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

La Margarita

Por: Adriana Patricia Giraldo Duarte

Las Margaritas no tienen pasado porque mágicamente se quedan en nuestra mente con un pensamiento fresco de bondad y ternura. A veces parecieran habitar un tiempo interminable, solo porque contienen en su esencia, el incomparable valor de la verdadera sabiduría.

Son un tesoro escondido en el campo, que solo los más cercanos llegan a descubrir y celebrar.

Son un momento que se atesora y cautiva para siempre; el soplo mínimo de vida que no se olvida.

Esta Margarita nunca pasó desapercibida. De niñas, logré sentir la fuerza de su mirada, y en el tono de su voz, un halo de compañía que no necesitó unirnos luego bajo ninguna convención social.

Lo refrescamos las pocas veces que nos encontramos, y sin que nadie nos lo dijera, quienes pasamos a su alrededor intuíamos que esa Margarita era un ser de entrega sin límites, de aquellas mujeres que no se rinden porque son tan seguras de sí mismas y confían tanto en sus instintos, que no tienen jamás que preocuparse, por el absurdo qué dirán, al término de su paso desbordante.

Intuyo que esta Margarita odiaba la rutina, la improvisación, festejaba su independencia y guardaba para sí, la certeza de sus percepciones. Tenía una inteligencia que la hacía reservada, y solo en su intimidad familiar, lograba ser desparpajadamente libre e inteligente.

Su imagen aparecía aleatoriamente, como esa joven emocionada con cumplir la siguiente meta, muy a pesar de lo que dijeran los demás. Tan fuerte y brillante como los colores de las flores del ramo que lleva su nombre, y que nos impulsa a ver de nuevo su sencillez, delicadeza y elegancia.

Las Margaritas no tienen pasado, porque renacen en la fragilidad y en el equilibro. Y esta Margarita, tan especial, que fue inocencia y belleza, lealtad, entusiasmo por la vida e incondicionalidad, vivirá en el recuerdo feliz de quienes preferimos la sofisticación natural, sin ornamentos y manipulaciones, la imagen viva de un campo en primavera.

Para Zorayda, Dilia y familia.

Más de Lloronas de Abril en

https://www.facebook.com/lloronasdeabril

Comentarios