Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

El vaivén de las promesas

 

get-8-2010-3rb4gknk

Van y vienen las promesas, la idea falsa que nos vendieron hace unos años y que apenas toma fuerza consciente al envejecer.

Van y vienen muy a pesar del dolor, de la locura temporal que me dejas porque sí, de la responsabilidades en exceso que evitan que te piense y hasta de las culpas que empiezo a quitarme de encima, cuando me doy cuenta de que no hago parte de tus prioridades.

A veces me pregunto para qué quiero ser una viñeta más en ese listado imaginario, si aún no resuelvo esta vida de afanes y de suspiros cortados a media noche, cuando le soledad se come mis deseos.

Me lo pregunto más, cuando llegan esos días en los que todos empiezan a recordarte por qué sería mejor que estuvieras ubicada en una categoría, y te exigen pertenencia a un lugar común y te preguntan con especial acento sobre asuntos que creías resueltos.

Y vuelven a poner el tema en la agenda, y hasta te hacen dudar de la elección adecuada, y piensas y repiensas en lo que preferirías.

Y el ánimo con el que te levantaste te pesa en el cuello y te recuerda las obligaciones, y te hace menos fuerte, y te merma cuando ves las fotos del resto de humanos, aparentemente felices.

Y asumes tu día de nostalgia y vuelve la sonrisa a tu rostro, porque sobre todo, sabes que vives tu mundo con un atrevimiento que cuesta dualidades, pero que allá donde tu voz interior se conecta contigo está la verdadera respuesta.

Es a tu modo, chiquilla, me dijo una llorona.  Créele a ese pálpito y avanza, que mañana será un mejor día.  Que él llegará con menos promesas y por lo menos, te escuchará y volverá a recordarte lo ganado en el terreno de la  inconformidad, un paso antes de tu compensación.

 

Más de lloronas de abril en https://www.facebook.com/lloronasdeabril?fref=ts

Comentarios