Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

Confesión

desapego-emocional-preciosa

Por: Gonzalo Pravisani

Te confieso que amo mi nueva vida y cada día el amor por ella es tan puro que defender con espadas, lanzas o armadura de caballero de guerra será mi propósito invaluable.

Quiero confesarte que la habitación que está en mi mente ha estado muy tranquila, resplandeciente, y que mi corazón danza como cuando oye las canciones más hermosas que hayan interpretado.

Quiero confesarte que mi mundo ha tenido más éxitos y que solo les pertenecen a aquellos seres que siempre han estado conmigo en los momentos que han marcado mi vida, rescatando la importancia que tienen para mí y el espacio que tiene cada uno en mi corazón.

Quiero confesarte que tu nombre ha sido perdonado por mi alma, por mi mente y por mi corazón. Que Dios ilumina mi camino, que ahora sé que lo mejor no es luchar contra las adversidades, sino dejar que todo fluya y que la luz del universo siempre anuncie las buenas nuevas que hay para ti.

No te guardo rencor, no te guardo odio, solo puedo decirte que te quiero tanto que mi mejor expresión de demostrarlo es decirte que todo estará bien, que mi vida está muy bien sin ti y que la tuya estará mejor sin que sepas de mí. Que si algún día nuestros caminos se cruzan solo mírame con ojos de amor y recuerda que las oportunidades se presentan una sola vez, que los humanos no valemos por lo que tenemos, valemos por lo que SOMOS, que el dinero es efímero y que lo mejor es demostrar lo que sientes sin tapujos, sin medidas, sin barreras o sin fronteras.

Lo que yo opine es irrelevante para tu vida.  Sé que tu inteligencia es maravillosa y sabrás elegir la decisión que te haga sentir plena.

Te admiro, te respeto y te confieso que estas líneas solo quieren decirte que me has regalado la mejor lección de vida, y que al igual que yo, debes entender que hay que soltar para tomar nuevas vidas, nuevos propósitos, nuevos amigos y tomar un camino donde la felicidad sea disfrutada hoy y también se disfrute en el mañana.

Por eso suelta, tu rencor te pertenece, es tuyo, de nadie más y el mejor ejercicio que puedes hacer para soltarlo es pidiendo lo que tanto clamas: felicidad, personas correctas, felicidad y olvido de todo lo que dejaste de hacer en el pasado.

Lee mis líneas, son tuyas, son para ti, hacen y harán parte de ti.  No llores, solo ríe, hemos aprendido cada uno del otro, pero entiende que mi cariño será eterno para aquellos que siempre ven lo mejor de mí.

Y tu aun no estás preparada para saberlo, valorarlo o apreciarlo.

Más de Lloronas de abril en https://www.facebook.com/lloronasdeabril/

 

Comentarios