El Hilo de Ariadna

Publicado el Berta Lucia Estrada Estrada

EN UN PAÍS DE MACHITOS CONCEJALES Y GOBERNADORES SON REYES, URIBE ES UNA FALSA DIVINIDAD Y LOS JEFECILLOS DE LAS FARC VEDETTES TRASNOCHADAS

Con frases “cuando lo vea le doy en la cara m….” Uribe amenazó a un funcionario del Palacio de Nariño y nunca pidió disculpas; sólo gritó energúmeno, haciendo gala de su carácter, que alguien le había grabado la conversación. Si eso lo hace un individuo que ocupó el puesto de presidente de la república, aunque a veces sea una republiqueta, ¿Qué puede esperarse de concejales ineptos y machistas, que conducen ebrios y recogen menores de edad en las calles, que creen que el poder es para abusar de los demás ciudadanos que ellos consideran de segunda? ¿Qué puede esperarse de un gobernador que ha sido señalado desde hace años de tener lazos estrechos con grupos ilegales y que hasta ahora había gozado de total impunidad y que el partido que le dio el aval no se había atrevido a sacarlo de sus tiendas?

Ellos dirán que el ejemplo viene de lo más alto, que si un expresidente, que se cree aún presidente, vocifera,  amenaza e impide gobernar al presidente de turno, lo que ellos  hacen es simplemente seguir la línea que el jefe en cuestión les ha señalado. Es una vergüenza que crean que están por encima de la ley y de la ética, es una vergüenza que se sientan con la autoridad para seguir imponiéndonos sus métodos violentos y de malandrines de esquina de barrio. Pero ¿qué puede esperarse de un expresidente, y de una parte de su familia, que ha sido señalado de tener nexos con la mafia y con grupos paramilitares?

Pero también están los jefecillos de las FARC que se pasean como vedettes de turno por los micrófonos sedientos de noticias; uno de ellos luciendo la pañoleta de Arafat, convencido de ser el portador de su simbología. Ellos tampoco piden perdón, ellos tampoco reconocen que Colombia ha sido una víctima permanente de una ideología heredada de un personaje siniestro como lo fue Stalin. Consideran, además, a Cuba, y ahora Venezuela, un modelo a emular. Tampoco reconocen el daño que le han hecho a miles de niños que fueron raptados para la terrible maquinaria de la guerra, ni reconocen que miles de niñas han sido violadas sistemáticamente, imagino también que muchos niños, y además obligadas a abortar, la mayoría de la veces en condiciones verdaderamente dramáticas. Esto es un secreto a voces, no sólo porque ha sido denunciado por varias guerrilleras que han logrado salir con vida de la trampa funesta que es la guerra y el calvario de las FARC, sino porque un testimonio de alguien tan respetable como la Chiva Cortés así lo relata. Y por supuesto que está el secuestro, esa terrible herida que le infligieron a Colombia, herida que yo considero un delito de lesa humanidad, pero que ellos, con Piedad Córdoba haciéndoles eco, nos han querido vender como “retención”. Y por supuesto que están sus vínculos con el narcotráfico y con la corrupción que ésta ha generado, sin olvidar los lazos siniestros que han establecido con mafiosos y paramilitares para aumentar el negocio de la droga.

No obstante, los ciudadanos de bien, y somos la mayoría, que luchamos día a día por construir un mejor país, esperamos excusas y una verdadera ruta que nos conduzca no a la oscuridad de la selva sino a la luz al final del túnel.

 

 

 

 

 

Comentarios