El Hilo de Ariadna

Publicado el Berta Lucia Estrada Estrada

ALGUNAS ANOTACIONES SOBRE LA TRADUCCIÓN DE EDITORIAL PLANETA DE LA NOVELA DE GENGI

novela Genji 

“De todos los tesoros del Japón, el Genji Monogatari, es el más precioso”, Ichijo Kaneghoshi

El domingo 29 de abril de 2012 Héctor Abad Faciolince escribió una columna muy lúcida sobre la importancia de las buenas traducciones, pero omitió, de manera consciente, dar su comentario sobre las malas, ya que éste no era su objetivo final y como yo he estado leyendo una de las obras cumbres de la literatura universal, Genji Monogatari, decidí que iba a escribir algo al respecto.

Son muchos los escritores que han alabado la belleza inconmensurable de La novela de Genji o Genji Monogatari, de Murasaki Shikibu (se supone que ella nació en la segunda década del siglo X, entre el 970 y el 978 y su deceso habría sido  entre los años que van del 1015 al 1031). Esta gran escritora japonesa ha sido considerada desde siempre el pilar de la literatura de su país por autores como  Ichijo Kaneghoshi (siglo XV), por Yasunari Kawabata (XX) y en la actualidad por Haruki Murakami. Por su parte, Marguerite Yourcenar dijo: “No se ha escrito nada mejor en ninguna literatura” y Jorge Luis Borges: “Una obra de arte jamás igualada”.

Hay que tener en cuenta que la Historia de la Literatura que conocemos en Occidente ha sido escrita por hombres y para hombres; por lo que ha dejado a un lado la investigación sobre las escritoras. Es por ello que se nos ha enseñado que la primera novela es El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra, borrando, desconociendo, o simplemente por ignorancia, que ya en el siglo XI, en la refinada Corte Heian del Japón, el género de novela ya existía; siendo leída con verdadero entusiasmo entre sus súbditos sedientos de buena literatura y de la representación de diversas manifestaciones culturales y artísticas.

La primera versión completa en español, de El libro de Genji, fue realizada por Xavier Roca-Ferrer en el año 2006, y en el 2010 fue publicada por la Colección Austral del Grupo Planeta, versión a la cual hago referencia;  aunque la considero bastante mediocre, por no decir mala o lamentable, fue con la que pude trabajar y la que me dio la oportunidad de poder leer esta magistral obra. Luego decidí comprarla en una traducción al francés, Editions Diane de Selliers, y la diferencia es enorme. La mala traducción al español le roba parte de su encanto, la poesía de Murasaki Shikibu queda reducida a cenizas y la lengua española es francamente atropellada.

En su versión del libro, al menos en mi concepto, Xavier Roca-Ferrer comete varios errores:

– Se inventa algunas palabras, he aquí algunos ejemplos:

Impermanente, negligida, impremeditadamente.

Luego las busqué en el Diccionario de uso español, de María Moliner, para estar segura que no existían, pero no pude encontrarlas.

– Utiliza palabras poco poéticas como: encamarse o matrimonió.

– Los problemas en la sintaxis son bastante recurrentes, por ejemplo:

La dama parecía más hermosa a cada día que pasaba.

Había llegado tan alto que tenerlo delante le imponía no poco.

Hombres fieles a la casa de Genji donde los hubiera

Que se había ido marchado de vuelta a Igo.

Ugon llegó al templo la primera

Tenía tres años cuando se me llevaron

El día de año nuevo amaneció espléndido, sin ni una sola nube en el cielo.

Había sufrido un cambio notable a peor

Lo había asustado no poco.

Para terminar, quisiera decir que la lectura de El Libro de Genji es una de las más grandes y sublimes experiencias que he tenido como lectora; así considere que la versión en español, anteriormente anotada, no esté a su altura. En otra oportunidad haré un breve análisis sobre la obra en cuestión.

Comentarios