Líneas de arena

Publicado el Dixon Acosta Medellín (@dixonmedellin)

LITIGANTE

 

Nota preliminar: El presente artículo, previamente lo publiqué con mis apellidos de pila en la columna de opinión que llevo en El Correo del Golfo, el único periódico en español del Medio Oriente. Ahora lo publico en este blog, por el estreno en Colombia de la película “Litigante”, sobre la cual está dedicado.

 

Dos hermanas, una de ellas abogada y funcionaria de una entidad oficial, encargada de temas de elevada responsabilidad jurídica, cuidando de su madre aquejada de una fase avanzada de cáncer. La abogada conoce a un hombre e inicia una relación amorosa, un novio algo intermitente. Es una historia que conozco muy bien, pues así fue el inicio de mi relación con mi esposa Patricia.

Una historia que ahora veo reflejada en la película “Litigante” del director colombiano Franco Lolli. Es posible que muchos de los que hemos sido afectados directa o indirectamente por el cáncer, encontremos situaciones identificables en la película, pues se trata una enfermedad cruel que no solo afecta a quien la padece, sino que contagia a todo su entorno. En la película de Lolli, encontramos a Silvia, una madre soltera, profesional, quien debe al mismo tiempo, encargarse de su hijo pequeño, de una denuncia en su contra y de su madre enferma que no para de fumar.

 

A Franco Lolli los cinéfilos ya lo habíamos descubierto con el filme “Gente de Bien” (2014), un relato sobre las diferencias entre clases sociales, que se marcan desde la infancia. En “Litigante”, aparte del guión cuidado, que siendo emotivo no cae en sensiblería ni melodrama, destacan las actuaciones desde la del niño que encarna al hijo de Silvia, así como la de la protagonista y su madre enferma. Lo más interesante es que tanto Carolina Sanín (Silvia, la hija) como Leticia Gómez (Leticia, la madre) no son actrices profesionales, Carolina Sanín es escritora y docente reconocida, así como Leticia Gómez es abogada y la madre del director de la película en la vida real.

El autor de la nota con el Director Franco Lolli.

La película me toca por otro lado, al tiempo que se desarrolla la trama central, el drama de la enfermedad, también muestra lo que ocurre con una funcionaria honesta, envuelta en una aparente conspiración corrupta, relacionada con unos contratos de unas obras públicas, adjudicados aparentemente sin los requisitos legales para ello. Silvia como abogada, ha tomado decisiones basándose en estudios técnicos y en las orientaciones de su jefe directo, confiando que su entorno sea tan transparente como ella.

 

A un funcionario público no se le niega una investigación, uno puede ser llevado a los tribunales por acción o por omisión, acorde con las delicadas responsabilidades como servidor público. Es una sombra que siempre ronda, muchos funcionarios honestos se han visto involucrados en dificultades legales, incluso condenados, no por ser corruptos, todo lo contrario, por ser demasiado inocentes y confiar más de la cuenta en el género humano.

 

Cuán necesarias son este tipo de historias, que nos cuenta Franco Lolli en sus películas, las cuales son una especie de rara avis en la filmografía colombiana, historias personales, que no se pueden etiquetar simplemente como dramas, pues son como la vida misma, que se alimenta todos los días con noticias buenas y malas, con rachas afortunadas y tristes. Litigar, significa contender, pleitear, en una historia como la de la película, surgen reproches, discusiones, esos temas que siempre se quieren evitar en las familias y surgen en las crisis, pero también y lo más importante es que el amor permanece intacto.

 

Escribo estas líneas un 19 de octubre y veo que hoy se celebra el día mundial contra el cáncer de mama. Sea el momento para enviar toda la solidaridad a quienes luchan contra esta enfermedad, pacientes y allegados. A todas las Leticias, pero también a las Silvias, el abrazo que termina abarcándonos a nosotros mismos, que tarde o temprano seremos Leticia o Silvia. Gracias Franco Lolli por las historias necesarias.

 

Dixon Acosta Medellín

En Twitter a ratos litigo como @dixonmedellin

 

Comentarios