Líneas de arena

Publicado el Dixon Acosta Medellín (@dixonmedellin)

Comentarios previos a los premios Óscar 2020

Parásitos

 

Un año más, las estrellas descienden del cielo, o quizás mejor, se levantan del suelo, en donde han estado siendo pisoteadas por los mortales, en el llamado paseo de la fama de Hollywood y se sientan en el teatro Dolby de Los Ángeles para aplaudir a los seleccionados por el honor y la gloria y darle palmaditas a los nominados perdedores, que guardan su discurso preparado.

Ante el paisaje desolador del cine actual en Hollywood, desprovisto de originalidad y sorpresa, lleno de superhéroes y efectos visuales, los académicos han comenzado a ver al mundo y aunque hay también presiones económicas de estudios, plataformas, productoras, es un alivio que nos llegue una película como Parásitos, ignoro si se llevará la estatuilla como mejor película, asegurada está la de mejor película en idioma extranjero, pero seguramente será la gran protagonista de la ceremonia.

Subirán al escenario Joaquin Phoenix, ese gran actor que es un personaje en sí mismo, Renée Zellweger, quien se burlará de todos los que se han mofado de ella, por el gesto perpetuo que le han dejado las operaciones estéticas, pero que no le ha impedido una interpretación inolvidable como Judy Garland y posiblemente Brad Pitt, porque no puede quedarse en blanco ese homenaje al Hollywood divertido y dramático de los sesenta que dirigió Quentin Tatantino. Al Maestro Martin Scorsese, al menos lo mencionarán varias veces y seguramente El Irlandés algo se llevará. Si por extraña razón no mencionan al Sr. Phoenix o los Parásitos, entonces que se preparen Pedro Almodóvar, Antonio Banderas y su Dolor y Gloria. Haré fuerza para que Klaus, la película española pueda vencer a los imperios de la animación anglosajona. Gane o no, hay que destacar a la bella Scarlett Johansson, nominada como mejor actriz principal y de reparto, en dos películas diferentes.

Una de mis secciones favoritas de la ceremonia de los premios Óscar es la de los obituarios (In Memoriam), afición que comparto con mi amigo Gustavo Paredes. Posiblemente sea por la nostalgia que encierra o por alguna suerte de necrofilia, vaya uno a saber. Esta sección resulta importante por el reconocimiento a quienes nos entretuvieron durante felices horas en una sala de cine y que se fueron ahora sí a la eternidad, en un sentido último homenaje. Al mismo tiempo sirve para recordarle a las celebridades que no son inmortales del todo.

Esta vez, algunos no aprovecharán para ir al baño a desahogarse, se quedarán para darle un aplauso de pie al último grande de la era dorada, Kirk Douglas.

Hay estrellas que se apagan pero dejan una estela gigantesca.

Ahora sí pueden tender la alfombra roja.

Dixon Acosta Medellín

A ratos en Twitter hablo de cine como: @dixonmedellin

Comentarios