Detrás de Interbolsa

Publicado el Alberto Donadio

Tomás Jaramillo ya nos engatusó una vez

Escribe RAJ:———
Buenos días Donadío!

Muy difícil la digestión de la entrevista ayer con Tomás Jarapillo. No encuentro nada positivo de todo lo que dijo, salvo la mención a la captación. Lo que escuché fue a una persona que se niega a aceptar su responsabilidad en los desastrosos hechos que seguimos padeciendo y sigue convencido de que todo el problema fue «un mal negocio». Los que hemos seguido todo el caso conocemos prácticamente todos los pésimos manejos que los dueños de Interbolsa y Premium hicieron con nuestros recursos. Nada de esto habría sucedido si hubieran seguido las reglas de juego correctamente, como debió de ser y como se comprometieron al recibir nuestros recursos. Por eso tuvo que aceptar los tres delitos, incluyendo estafa, porque eso fue lo que hizo. Cuando nos dice que los recursos para pagarnos están ahí, haciendo unas cuentas mágicas que solo él entiende, no sé si habla un sociópata, un lunático o una persona que está preparando su defensa apelando a la insanidad mental. ¿Cómo tiene el coraje de decirnos que la acción de Fabricato está muy castigada? La acción vale lo que vale en el mercado, si llegó a 90 pesos fue por el mago Jarapillo que se encargó de inflarla con nuestros recursos ilegalmente utilizados hasta que se le estalló en las manos. Esto es lo que llaman «un mal negocio», cuando fue una acción penal gravísima en toda regla que los tiene en la cárcel. Igual sucede con la captación de Premium, pero él sigue pensando que mientras haya dinero, ¿cuál es el problema? ¿qué hago yo aquí?

Hasta cierto punto tenía simpatía con Maldonado: ¿por qué tendría él que ser solidario con todos estos manejos? Hasta cierto punto de razón le doy a la esposa: ¿por qué la superfinanciera no controló los malos manejos de los Jarapillo y Ortiz que habrían evitado que su esposo termine pagando por la mayoría de los platos rotos? Pero es cuando no se puede olvidar la ambición de Maldonado: se volvió adicto al crédito fácil de Interbolsa, que le permitía cumplir su sueño de prestar dinero sin pagar intereses. Tiene que asumir su responsabilidad, contante y sonante, pero igual está en todo su derecho de pedir que se investiguen los bienes de los Jarapillo en el exterior.

Si a Tomás le parece que la acción de Fabricato está tan castigada, ¿por qué no le pide un préstamo al suegro que parece ser tan buena gente y acaudalado para que nos compre esas acciones y se gane la lotería del buen negocio en un futuro no muy lejano? ¿O le pide a su señora madre que venda unos lotecitos de las haciendas de la Botero de su herencia para comprarnos las acciones de Interbolsa, empresa que seguramente con su visión para las finanzas logrará reconstruir apenas salga de la cárcel? Más claro Revollo no se lo puede decir: los recursos que están intervenidos (incluyendo los de Maldonado) no son suficientes para repararnos. Llevamos ya 3 años esperando a que esto suceda y no vamos ni en el 7%. ¿Por qué no les pide a sus familiares y amigos que le compren esos bienes? Eso se llama agotar todos los recursos para repararnos, más que gastar dinero en abogados de multimillonarios como Lombana y Bernate para que devuelvan en el menor tiempo posible a este peligro para la sociedad. Obviamente nos dirá que es el suegro el que está pagando al abogado porque él ya no tiene nada, a pesar de que está documentado que en los dos últimos años de Interbolsa tuvo ingresos de entre 3 y 4 millones de dólares. ¿Se le fueron poniéndole gasolina al yate del suegro porque no había derecho a abusar tanto, al menos había que pagar la gasolina, los servicios y la administración del apartamento en Torres de Llorente?

Ya nos engatusó una vez, no volverá a hacerlo de nuevo. La credibilidad de Tomás Jarapillo es muchísima menor que la de las mismas Farc. Siga velando por sus intereses señor estafador confeso Jarapillo, nosotros sabemos muy bien quiénes están de nuestro lado luchando por recuperar nuestros recursos.

Saludos Alberto!

Comentarios