Detrás de Interbolsa

Publicado el Alberto Donadio

Pirámides en Irán llevaron a disturbios

Tomado de eleconomista.es:—

La chispa que ha encendido las protestas en Irán: un gran fraude financiero amenaza a los ayatolás

12/01/2018 – 16:52
  • El país está viviendo su particular crisis financiera a lo occidental
  • La apertura de la economía al capital ha resultado ser un desastre
  • Es un cóctel explosivo de corrupción, inmobiliario y abuso de poder

La quiebra de varias instituciones financieras y bancos que ofrecían rentabilidades imposibles a sus clientes ha desencadenado fuertes disturbios en Irán, que se consideran como el mayor desafío al régimen de los ayatolás desde 2009. Las protestas por el fraude financiero rápidamente se han transformado en disturbios y manifestaciones más amplías contra la política económica del Gobierno iraní. El histórico acuerdo nuclear de 2015 alimentó las expectativas de la población en que mejoraría su calidad de vida ya que llevaba aparejado el levantamiento de sanciones económicas para el país. l Donald Trump defiende que ha llegado la hora del cambio en Irán, número 1 en patrocinar el terrorismo

El gran fraude afecta a millones de iraníes que se han visto atrapados en la quiebra de varias firmas de inversión que prometían retornos exagerados a sus clientes. El Gobierno de Rouhani se enfrenta al mayor escándalo desde que está en el poder, ya que los intermediarios financieros estaban expresamente «autorizados» y «supervisados» por las autoridades y el asunto está envuelto en una trama de corrupción política.

El sector financiero prosperó bajo el mandato del predecesor de Rouhani, Mahmoud Ahmadineyad, cuando legalizó la propiedad privada y semiprivada de las cooperativas de crédito a mediados de la década de 2000. Los iraníes de clase trabajadora y clase media, cuyo poder adquisitivo estaba disminuyendo a causa de la inflación y la devaluación de la moneda, acudieron en masa a ellos.

El FMI ha estimado que había más de 7.000 firmas financieras. La cuenta oficial del Gobierno apunta que hasta el año pasado controlaban el 25% del flujo de caja del país. Rouhani intentó limitar el impacto de la caída de estas compañías y ordenó al banco central limitar las tasas de interés que ofrecían al 15% y controles más estrictos.

Los analistas y economistas iraníes dicen que las empresas estaban condenadas al fracaso. No eran propiedad de expertos financieros, sino personas que tenían vínculos estrechos con instituciones religiosas y la Guardia Revolucionaria.

Gran parte de su capital se invirtió en el sector inmobiliario pero no fueron lo suficientemente rentables como devolver a los inversores los retornos prometidos. La falta de regulación, rendición de cuentas y transparencia y un ambiente de corrupción, según The Wall Street Journal.

El origen del gran fraude

Antes de la privatización acometida por Ahmadineyad, las instituciones financieras funcionaban principalmente como fondos de jubilación para funcionarios. El resto de la población prefería mantener su patrimonio en dólares y en oro por la desconfianza que le generaba el Gobierno.

Según el FMI, tras el inicio de la reforma de la regulación de las firmas financieras muchas empresas ce asesoramiento financiero o gestoras estaban afiliadas a fundaciones religiosas o se pensaba que tenían el respaldo del poder judicial o de la Guardia Revolucionaria, lo que reforzó la confianza entre sus clientes.

Las instituciones invirtieron gran parte del dinero de los inversores en bienes inmobiliarios y otros activos ilíquidos, al tiempo que utilizan nuevos depósitos para gestionar el flujo de efectivo. Para 2013, las pérdidas financieras se acumularon a medida que el precio de la vivienda bajaba; mientras que otras entidades eran acusadas de corrupción y mala administración. Cuando los depositantes exigieron su devolución de dinero, las financieras se encontraban sin liquidez.

Problemas a partir de 2013

Mizan Credit and Financial Institution, estrechamente asociado con el sistema judicial iraní, fue uno de los primeros y más grandes en quebrar en 2013. Había otorgado grandes préstamos a una gran constructora Padideh Shandiz, una empresa que atrajo millones de dólares de los iraníes, antes de convertirse en objetivo de investigación por corrupción en 2015 y declararse en quiebra posteriormente.

Fereshtegan, una firma de crédito de la provincia de Jorasán Razaví, que hace frontera con Afganistán, se declaró en bancarrota hace unos cuatro años y se fusionó con varias otras firmas enfermas para formar el banco Caspian. Tenía aproximadamente 450.000 depositantes y aproximadamente medio billón de dólares en activos. El nuevo banco prometió que los clientes que perdieron su dinero recuperarían sus ahorros gradualmente, dando prioridad a los depositantes más pequeños.

El banco central de Irán ha intervenido para salvar a otras empresas con problemas, ya sea mediante la organización de fusiones y transferencias de activos a bancos saneados, o mediante la conversión en entidades financieras públicas. Mizan, por ejemplo, transfirió sus activos al Bank Saderat, el mayor banco comercial de Irán.

Muchos iraníes que perdieron dinero acusan a los gerentes de embolsarse los fondos y culpar a las autoridades por no regularlos. Pocos gestores se han enfrentado consecuencias legales, lo que ha despertado la ira de la población.

Comentarios