Detrás de Interbolsa

Publicado el Alberto Donadio

Partir en dos a Fabricato

En la reciente asamblea annual de accionistas de Fabricato, la compañía que se volvió fuente de padecimiento de miles de clientes de Interbolsa que sin su consentimiento terminaron de dueños, un accionista planteó que la textilera se debería escindir, una sociedad seguiría con el negocio de las telas y otra aparte recibiría los valiosos terrenos que posee en Bello, Antioquia. En la asamblea también intervino otro accionista, el cual pidió examiner la opción de una liquidación. La intervención de este accionista, Alberto Mario Cortés Salgado, merece ser conocida por todas las víctimas de Interbolsa. Cortés Salgado a través de la firma Cortés Capital Partners hizo el año pasado una adquisición de 10 millones de acciones de Fabricato a precios entre 10 y 12 pesos. Ahora se cotizan a 16. Cortés Capital Partners www.cortescp.com es una compañía inversionista de carácter privado con sede en Monteria. Financia concesiones de servicios públicos y tiene una participación en una subasta ganadera de Monteria. El texto de la intervención de Alberto Mario Cortés Salgado es el siguiente: ———————–Intervención en Asamblea de Accionistas de Fabricato 2014
Por: Alberto Mario Cortés
Soy un accionista nuevo en Fabricato. A raíz de la crisis generada por Interbolsa, el año pasado vi la oportunidad de comprar acciones de esta empresa a precios inferiores a su valor y lo hice. Ayer
también hice uso de mi derecho a inspeccionar los libros de la compañía y les quiero decir que en las actas que revisé se hace evidente el empeño de la administración por sacarla adelante.
Sin embargo, a pesar del evidente esfuerzo por dar resultados positivos y cumplir con los accionistas, no comparto su optimismo. Las cifras no mienten señores y la situación que tenemos
no es nada alentadora:
1- Un mercado que se contrae al 10% anual muestra una preocupante coyuntura externa para cualquier empresa que opere en dicho mercado. Si además de eso, las ventas de la empresa
caen aún más que el mercado (20% en nuestro caso), el panorama se vuelve aún más negro, pues eso indica que estamos perdiendo participación de mercado en un mercado cada día menor.
2- Si la coyuntura externa no se ve muy bien, internamente tampoco estamos mejor. El margen bruto que ya era peligrosamente bajo, sigue disminuyendo y hoy está en menos del 5%, situación
que solo puede generar pérdidas operacionales cada vez más grandes, como en efecto lo estamos viendo. Esto denota una falta absoluta de competitividad de la empresa y cero margen de maniobra.
3- Y para colmo de males, como si no fuera suficiente un mercado en contracción, unas ventas decreciendo aún más que el mercado y las pérdidas operativas, administrativamente las cosas no
están mejor: ¿Por qué lo digo? Primero, porque ni si quiera somos capaces de cobrar lo que estamos vendiendo pues se vende a crédito y los clientes demoran en promedio 7 meses para pagar (lo dice el indicador de rotación de cartera), esto cuando no se pierde el dinero (recuerden la provisión de $52.000 millones que se hizo este año por la cartera de difícil cobro). Así no hay flujo de caja que aguante, aun si fuésemos la empresa textil operativamente más eficiente y con el mayor margen del mundo. Segundo, porque los criterios de asignación de capital dejan mucho que desear si evaluamos las inversiones que se han realizado en compañías no controladas, las cuales en vez de valorizarse, han presentado una desvalorización en su conjunto de más del 60% al corte actual. Por último, tenemos 3 vicepresidencias vacantes. No haré más comentarios sobre este tema.
En fin, aquí podría seguir horas y horas exponiendo la radiografía cruda de este enfermo que lleva tal vez 20 o 30 años agonizando, viviendo del respirador artificial que de tanto en tanto le
suministra el gobierno nacional por medio de salvaguardias a la importación de textiles. Pero no puedo robarles más tiempo. Solo les pido unos minutos más para expresar la propuesta que he
venido a hacerles, considerando los siguientes hechos:
1- La operación industrial de Fabricato, entiéndase la fabricación y comercialización de textiles, es un hoyo negro financiero que drena recursos y que ha demostrado a lo largo de muchos años que
es un destructor de valor para los accionistas y para la economía en general. En la pasada Asamblea General se dio un paso importante al ampliar el objeto social de la empresa para permitirle aprovechar el negocio inmobiliario. Sin embargo, basado en el informe general y las actas de la Junta Directiva que he leído, veo que el foco central de la administración sigue siendo
la producción textil, y el negocio inmobiliario, que podría ser la tabla de salvación, ha pasado a un segundo plano. Tratar de rentabilizar el negocio textil ha sido la tarea fracasada de todos los administradores de la empresa en los últimos 20 o 30 años.
2- Peor aún, ya están en proceso de venta propiedades inmobiliarias importantes y que son las únicas que le dan valor a nuestra empresa, para seguir inyectando capital de trabajo al hoyo negro
del negocio textil. Por ejemplo, el local de Fabrisedas se va a vender por $12.764 millones para este propósito. Esto consta en el Acta 3.066 del 15 de octubre de 2013. También se va a utilizar el
famoso lote de Pantex, la joya de la corona, para garantizar más deudas con el sector financiero.
Entonces ya llegamos al punto en que nos estamos deshaciendo de lo que nos da valor para inyectarle capital a lo que lo destruye.
3- En pocos años pasamos de más de 8.000 empleados a alrededor de 4.000 hoy día y a pesar de eso, las pérdidas son aún más grandes. Gracias a dichas pérdidas, solo en el último año nuestro patrimonio pasó de $85 por acción a $78,50, para una disminución del 7,6%.
Señores accionistas, no importa el esfuerzo y la energía que la administración actual le ponga a esta labor. Sabemos que tenemos administradores de reconocida trayectoria y muy capaces, pero
los enfermos de cáncer no se curan con sobredosis de aspirinas. La tendencia va a continuar y de no hacer nada hoy, solo vamos a extender la agonía unos cuantos años más hasta llegar a un
patrimonio cero. Entonces la decisión está entre no hacer nada y permitir que desaparezcan los
empleos y nuestro patrimonio en pocos años, o en hacer algo y salvar el capital actual para darle un mejor destino que sí genere valor para los dueños y la sociedad en general.
Soy respetuoso y valoro las nobles intenciones de la administración, pero me aparto totalmente de
la idea que tienen de que disolver y liquidar la empresa sea algo negativo. Por el contrario, si sacamos el corazón de esta ecuación, desde el punto de vista netamente financiero, es lo mejor
que nos podría pasar a los accionistas, pues Fabricato es una de esas pocas y particulares empresas cuyo valor de liquidación es mucho más alto que su valor como empresa en marcha. Y
el valor en ambos casos está determinado por las propiedades inmobiliarias, no por nuestro negocio textil, que es nuestro objeto social. Me explico: el valor de la empresa en marcha fue
determinado en un rango de entre $35 y $55 por acción, según la firma contratada para hacer la
valoración el año pasado, dependiendo de si se cumplían algunos supuestos los cuales no se han
cumplido. O sea que el valor queda en $35 con tendencia a disminuir cada año.
Por otro lado, los inversionistas son aún más pesimistas, pues al cierre de ayer el precio de mercado de las acciones era de solo $17. En cambio, si decidiéramos disolver y liquidar la
empresa, he calculado que recibiríamos no menos de $60 por acción al final del proceso, lo cual
sería como ganarse la lotería. Entonces dejemos ya de esperar que el precio suba milagrosamente cuando la empresa nunca va a generar valor, o que salga ese comprador internacional que nos pague bien por la empresa. La solución está en nuestras manos.
Por eso señores accionistas, les propongo que hagamos una votación para solicitarle formalmente a la Honorable Junta Directiva que cite a una Asamblea Extraordinaria de Accionistas dentro de 3
meses, cuyo único punto del orden del día sea el debate y votación de las opciones reales que tiene la empresa y que se incluya dentro de estas opciones la disolución y liquidación definitiva de
Fabricato. A su vez, también le pido a la Junta Directiva hacer público un informe donde explique los detalles de un plan de liquidación, con mínimo un mes de anticipación a dicha asamblea
extraordinaria. Ya yo realicé esa labor por mi cuenta señores, y problemas en apariencia tan grandes como el pasivo pensional, tienen soluciones relativamente sencillas de llevar a la práctica
en beneficio de todos. Pero es indispensable que todos ustedes, los accionistas, conozcan el proceso para poder tomar una decisión informada.
Entonces solo me resta decirles que espero que mi propuesta conste en el acta de la asamblea y sea tenida en cuenta. Muchas gracias por su amable atención.

Comentarios