Detrás de Interbolsa

Publicado el Alberto Donadio

Las acusaciones vs Hernández Frieri

Treinta y tres páginas tiene la acusación penal formulada en Miami contra Gustavo Adolfo Hernández Frieri y otras personas por lavar fondos robados a la petrolera venezolana PDVSA.

Las acusaciones concretas contra Hernández Frieri, accionista y miembro de la junta directiva de la comisionista de bolsa Global Securities, son las siguientes, tomadas de la acusación penal:—

 

Gustavo Adolfo Hernández Frieri «es un lavador profesional de dinero que utiliza sus compañías financieras, Global Security Advisors (GSA) y Global Strategic Investments, en Miami, para lavar dinero con falsas inversiones en fondos mutuos».

Es lo que afirma la acusación penal en su contra formulada ante un juez en Miami.

La investigación se inició en 2016 cuando una fuente confidencial que tenía en su poder 78 millones de euros se ofreció a cooperar con HSI (Homeland Security Investigations). La fuente aceptó llevar una grabadora.

A lo largo de dos años se hicieron 100 grabaciones, que revelaron un concierto para delinquir internacional destinado a lavar dinero de PDVSA, la petrolera gubernamental venezolana, en Miami y por medio de otras organizaciones de lavado de activos. Se descubrió que el dinero se lavó invirtiéndolo en bienes raíces en Miami y en un esquema tramposo para lavar centenares de millones de dólares en falsas inversiones.

En 2014, cuando el cambio oficial en Venezuela estaba a 6 bolívares por un dólar, el cambio en el mercado negro era de 60 bolívares por dólar. Se podían cambiar 10 millones de dólares por 600 millones de bolívares en el mercado negro. Luego, si una persona tenía acceso al cambio oficial podía comprar 100 millones de dólares con los 600 millones de bolívares. Es decir, diez millones de dólares se podían convertir en 100 millones de dólares en un par de transacciones.

En la investigación se descubrió que los acusados utilizaban títulos y bonos falsos así como falsas inversiones para justificar las operaciones.

El concierto para delinquir empezó en diciembre de 2014 con un plan para sustraer 600 millones de dólares de PDVSA por medio de fraudes y sobornos. Los acusados se valieron de la fuente confidencial para blanquear una parte de los dineros robados. En mayo de 2015 el plan era robar 1.200 millones de dólares de PDVSA.

El 2 de abril de 2016 la fuente confidencial y Abraham Edgardo Ortega, ex director financiero de PDVSA, se reunieron en Panamá con Gustavo Hernández Frieri. Este señaló que podía lavar dinero utilizando su comisionista de bolsa y un fondo mutuo privado. Específicamente Hernández Frieri indicó que su comisionista GSA operaba desde los Estados Unidos pero realizaba negocios en América Latina y manejaba 2.000 millones de dólares.

Posteriormente Hernández Frieri y la fuente confidencial se reunieron muchas veces en Miami en las oficinas de GSI, la firma de Hernández Frieri.

En Panamá Hernández Frieri dijo que ellos tenía un fondo mutuo falso que recibía dinero como si fuera una inversión en el fondo mutuo, pero que luego se retiraba el dinero del fondo mutuo. De esa manera se lavaban los activos. Hernández Frieri dijo: «Hacemos las transacciones de tal manera que la compra parece legítima» y el dinero puede ser enviado a cualquier parte utilizando «tarjetas» o «cheques» o giros bancarios pero en cuanto a los giros dijo que siempre hay que vigilar quién recibe el giro pues como dice el dicho el pez muere por la boca pues a todo el mundo lo vigilan. Hernández Frieri explicó que podía evitar que lo siguieran autoridades como Interpol y reconoció que la situación de la fuente confidencial era una bomba de tiempo. Hernández Frieri insistió en que usaran WhatsApp y no emails.

Durante el concierto para delinquir, Hernández Frieri también lavó dinero como parte de un plan para promover el tráfico internacional de narcóticos.

En febrero de 2017 la fuente confidencial lavó una parte de los fondos de PDVSA a través de la falsa estructura de fondos mutuos de Hernández Frieri. El 21 de febrero de 2017 Hernández Frieri le envió por correo electrónico a la fuente confidencial las instrucciones para hacer la inversión en el falso fondo mutuo. El nombre del fondo era Global Securities Trade Finance, creado en Islas Caimán.

El 24 de febrero de 2017 la fuente confidencial dio instrucciones a un banco de Bahamas, donde estaban parte de los fondos de PDVSA, para hacer una inversión de 5 millones de dólares en el falso fondo mutuo de Hernández Frieri. El 28 de febrero de 2017 el dinero fue girado a un banco en Estados Unidos. La fuente confidencial obtuvo prueba de la falsa inversión y Ortega recibió los 5 millones de dólares.

En una reunión el 29 de marzo de 2017 grabada en secreto, la fuente confidencial le preguntó a Hernández Frieri por el banco de EU que recibió el dinero y Hernández Frieri contestó que ese banco era controlado por sus socios de Uruguay, que también controlaban otro banco en Puerto Rico.

En abril de 2017 Hernández Frieri lavó 400.000 dólares de los 5 millones como comisión de la fuente confidencial por su papel en lavar los 5 millones de dólares. Hernández Frieri giró 396.000 dólares al banco de EU controlado por sus socios uruguayos. Para ocultar la operación, Hernández Frieri creó un falso contrato de préstamo entre una compañía de fachada y Global Securities Trade Finance.

En una reunión del 7 de junio de 2017, grabada secretamente entre la fuente confidencial y Hernández Frieri, éste le dijo a la fuente confidencial que él trabajaba con otro banco de EU, que conocía al dueño y que podía facilitar las cosas. «Seguro y discreto y lo bueno es que el banco sin estar en Estados Unidos, está en Estados Unidos pues está en Puerto Rico». Eso dijo Hernández Frieri. Posteriormente Hernández Frieri le presentó a la fuente confidencial el dueño de ese banco de Puerto Rico, el uruguayo Marcelo Federico Gutiérrez.

Durante numerosas reuniones con la fuente confidencial en Miami, Hernández Frieri trató de desarrollar una relación con la fuente confidencial para conocer los nombres de otros clientes criminales que necesitaran blanquear dinero. Hernández Frieri le planteó otras posibilidades de lavado de activos a la fuente confidencial y se jactó de sus conexiones en varias instituciones financieras de los Estados Unidos, incluyendo otros brokers.

En una reuión grabada el 8 de noviembre de 2016 la fuente confidencial le puso una trampa a Hernández Frieri, informándole que tenía un cliente que quería comprar un avión en Brasil para mover una mercancía delicada. Antes de proponer el plan, Hernández Frieri le dijo a la fuente confidencial que podía hablar con confianza pues ellos estaban más allá del bien y del mal. La fuente confidencial dijo que el cliente tenía que pagarle el valor del avión a alguien en España pero que sin que se pudiera rastrear el pago porque había riesgo de que las autoridades investigaran el avión. Hernández Frieri aceptó. La fuente confidencial dijo que el dinero era limpio y que estaba en Estados Unidos. Hernández Frieri se ofreció a abrir una cuenta inmediatamente y a hacer el pago y a justificar el pago vendiéndole al cliente una falsa inversión. La fuente confidencial y Hernández Frieri acordaron cobrarle al cliente solamente 30,000 dólares para que luego hiciera otros negocios con ellos.

El 10 de enero de 2017 la fuente confidencial y Hernández Frieri dieron inicio a la operación. Al recibir instrucciones de Hernández Frieri, el gobierno de EU giró 300.000 dólares a una cuenta en el banco Wells Fargo de Global Securities Management LLC y el 23 de enero los dineros llegaron a una cuenta en España. Hernández Frieri le envió a la fuente confidencial un contrato falso por 300.000 dólares para justificar la operación inicial y un recibo de Global Securities Management por esa suma por concepto de estructuración de préstamos.

En una reunión grabada el 9 de enero de 2017 entre la fuente confidencial y Hernández Frieri, se habló de otra operación de lavado. Hernández Frieri dijo en la reunión que la persona de la cual hablaban tenía una de las mayores fortunas del chavismo. Hernández Frieri planteó las diferentes opciones de lavado.

El 7 de marzo de 2017 Matthias Krull le dijo a la fuente confidencial que los clientes estaban preguntando por los fondos mutuos de Hernández Frieri que estaban localizados en Estados Unidos lo cual les causaba preocupación. La fuente confidencial dijo que los fondos mutuos no estaban en Estados Unidos pero que Hernández Frieri tenía oficinas en Miami y Nueva York y que Hernández Frieri vivía en Miami.

El 5 de abril de 2017 Krull dijo que uno de los venezolanos estaba preocupado en cuanto a girar fondos para comprar los fondos mutuos falsos de Hernández Frieri pues no quería valerse de bancos de los Estados Unidos. Krull le dijo que no había problema pues todos los giros en dólares pasan de todas maneras por bancos corresponsales en los Estados Unidos.

En una reunión el 25 de agosto de 2017 entre la fuente confidencial y Hernández Frieri se habló de unos abogados que habían llevado casos de arbitraje en nombre del gobierno venezolano y que iban a pagarle una comisión a un funcionario venezolano. Hernández Frieri dijo que los abogados no podía pagar directamente la comisión o soborno: «No, es imposible, imagínese, especialmente con OFAC y con toda la gente que revisa todos los días estos giros de dinero. Hermano, eso es álgebra de kinder. Tenemos que buscar un fondo privado».

Comentarios