Detrás de Interbolsa

Publicado el Alberto Donadio

Fabricato: pedrada en ojo de tuerto

A todas las víctimas de Interbolsa les va a caer como pedrada en ojo de tuerto lo que decidió la junta directiva de Fabricato en reunión del 19 de noviembre de 2013. El acta señala: «Negocio inmobiliario. Se comenta sobre el negocio inmobiliario y se decide que en atención a la necesidad de dar foco al negocio textil, los inmuebles no serán tema de la administración actual, la estrategia y definición sobre los mismos será un tema del Comité de Proyectos.» Los clientes de Premium, las víctimas de los TEC, los acreedores de Interbolsa holding, todos esperaban que los terrenos de Fabricato sirvieran para recuperar parte de las pérdidas. Hace un año las expectativas eran buenas. El gobierno le quitó la empresa a Alessandro Corridori, nombró como presidente de la junta al ex ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, modificó los estatutos para que el objeto social incluyera también los negocios inmobiliarios, avaló la entrada a la junta de Alianza Fiduciaria, hoy el principal accionista por virtud de repos incumplidos. Se suponía que esas medidas del gobierno estaban encaminada a darle liquidez al principal activo de Fabricato, que son sus inmuebles, bien sean vendiéndolos o mediante desarrollos urbanísticos. Luego la junta trajo como presidente a un brasileño que gerenciaba una textilera en Ecuador. La acción reaccionó bien a este anuncio. El número de trabajadores bajó de 4.000 a 3.600. Se cerraron líneas de negocios no productivas. Todas decisiones positivas. Sin embargo, que la junta decida que la administración no se va a ocupar del negocio inmobiliario lo van a tomar como una traición las víctimas de Premium, de los TEC y los clientes de Interbolsa a los cuales les hicieron repos sobre Fabricato sin su autorización por lo que terminaron de accionistas forzosos e involuntarios. ————————————–Afirmar que la administración debe dar foco al negocio textil es una perogrullada. Es obvio que cualquiera que tomara las riendas de Fabricato tenía que seguir atendiendo ese negocio. De lo que se trataba era de que, además, adicionalmente, la nueva junta explorara las posibilidades de monetizar los terrenos baldíos de Bello. Pero no. La junta dice que la administración no puede caminar y mascar chicle al mismo tiempo. El negocio textil anda mal para Fabricato y para todas las textileras hace mucho tiempo. Tratar de enderezar la empresa a costa de no ocuparse de recuperar el único activo valioso, es otro porrazo que reciben las víctimas de Interbolsa. Alberto Carrasquilla, Luis Fernando Guzmán, presidente de Alianza Fiduciaria, y Pablo Muñoz, liquidador de Interbolsa Holding, les deben explicaciones a los miles de inversionistas que creían que su gestión en la junta estaba encaminada a negociar los inmuebles para morigerar las pérdidas que sufrieron por los múltiples engaños a que los sometió Interbolsa. Si no fuera por esa razón ellos no estarían en la junta de Fabricato. Textileros no son.

Comentarios