Detrás de Interbolsa

Publicado el Alberto Donadio

En qué tiene razón Iván Cancino, y en qué no

En qué tiene razón Iván Cancino, y en qué no

Sostiene el abogado Iván Cancino que Víctor Maldonado no fue el único beneficiario de créditos del Fondo Premium. Es cierto. Pero de eso no se puede deducir que se hayan violado las garantías de Maldonado. Sencillamente no se le aplicó la captación a otros beneficiarios de créditos. Se les debió haber aplicado, congelándoles sus bienes y embargándolos pero el hecho de que ello no haya ocurrido no invalida las medidas contra Maldonado. No todos los delitos generan imputación, ni todos los responsables de un delito terminan acusados por la Fiscalía. Hay una explicación de por qué sí se actuó contra Maldonado: Era el principal accionista de Interbolsa y los créditos que recibió de Premium se convierten en autopréstamos. Pero además: Maldonado siempre estuvo enterado de qué era Premium y sabía cómo funcionaba el Fondo.

Sostiene Cancino que Maldonado no es el único beneficiario de Premium pero sí es el único perseguido por la justicia. Sí, es injusto. Pero también es injusto lo que Maldonado hizo como accionista de Interbolsa. En lugar de velar por el buen manejo y la correcta inversión de los dineros captados del público para Premium los tomó en préstamo para sus empresas y no los pagó. La capacidad económica de los clientes de Interbolsa que invirtieron en Premium era infinitamente menor a la de Víctor Maldonado, pero él como principal dueño de la compañía se aprovechó de su mayor capacidad económica y de su condición de principal accionista para convertir los dineros captados en financiación para él y para sus negocios. Un aprovechamiento abusivo. Además esos créditos de las sociedades de Premium eran préstamos de favor, préstamos del mercado extrabancario, se le dieron con manga ancha, no se le exigieron las garantías que le habrían exigido los bancos. Y Maldonado lo que hizo fue abusar de ese privilegio y no pagar.

Maldonado como principal dueño de Interbolsa no solamente no veló por los dineros confiados por la clientela a la comisionista sino que ni siquiera veló por su propia inversión en la compañía. No hay constancia de que se hubiera preocupado por el riesgo de iliquidez que representaban los repos gigantescos del Grupo Corridori. No solamente eso, Maldonado ni siquiera cubría sus propias obligaciones cuando tenía que ajustar las garantías de los repos que él mismo tenía en acciones de Interbolsa y de la BMC, incrementando así la iliquidez de la sociedad comisionista.

En cambio sí está demostrado que cuando Interbolsa se fusionó con Inversionistas de Colombia Maldonado aprovechó la información privilegiada que tenía para comprar más acciones de Interbolsa.

Maldonado no atendió este mandato legal del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero: «Las entidades vigiladas, sus administradores, directores, representantes legales, revisores fiscales y funcionarios, deben obrar no sólo dentro del marco de la ley sino dentro del principio de la buena fe y de servicio al interés público» (art. 72)

Otro punto más. Maldonado no solo utilizaba la plata del Fondo Premium para sus necesidades de liquidez sino que también presiono varias veces a la SAI para que la cartera Credit le prestara a sus empresas y a la holding para el giro de dividendos a pesar de la situación de iliquidez que se presentaba. Es decir, Maldonado conscientemente utilizaba todas las empresas del Grupo para sus intereses personales en detrimento de la responsabilidad fiduciaria que tenia como mayor accionista del Grupo.

La realidad es que Maldonado desaprovechó la oportunidad que tuvo el año pasado de presentar un plan de desmonte justo y equitativo que le hubiera permitido librarse de la imputación penal y le habría garantizado el desembargo de sus bienes decretado por la Superintendencia de Sociedades. Si hubiera ofrecido pagar las deudas junto con los intereses hoy no estaría detenido en Madrid ni ad portas de una extradición. Pero no quiso ver la realidad, o sus abogados no se la dejaron ver. Si hubiera actuado a tiempo, a la mayoría de clientes de Premium les habrían devuelto toda la inversión.

Ahora dicen que Maldonado quiere pagar. Si es así, ¿tiene en el exterior la plata que debe en Premium y la que debe por los repos con las acciones de Interbolsa? Por qué sus representantes no muestran una certificación bancaria para poder empezar a creer que ahora sí va a pagar.

Comentarios