Bajolamanga.co

Publicado el Bajolamanga

Mirar de la vida profunda

Por: 

“Soy lo que otros no pudieron ser”

Jesús Abad Colorado

Por un hueco del cristal roto por una bala miramos nuestro porvenir. Las imágenes que pasan ante esta escena son la radiografía de un conflicto que define nuestra forma de pensar y de actuar. Jesús Abad Colorado logra captar qué se mira y quién mira, abstrayendo su lente, por fortuna no su corazón, y nos regala, sí, porque es un regalo de enorme valor, un retrato en blanco y negro que nos dice, de forma clara, que nos movemos entre la barbarie y la esperanza.

Para la vergüenza del pasado y el dolor del presente quedan los rostros de los hombres, las mujeres y los niños que sufrieron las atrocidades de una guerra que no tiene fin, que cada vez se enquista con más fuerza en nuestra cotidianidad y que no permite cicatrizar las heridas causadas por los violentos.

Las fotos de Abad Colorado son un testimonio de verdad, una forma de implicarse en lo sucedido, una conexión con las víctimas para tratar de sentir su dolor  aunque, tristemente, no lo logremos. Tristemente porque ha sido la lejanía con el sentimiento ajeno el que ha hecho que todo lo vivido por otros no nos toque, no nos duela, no nos afecte, minimizando la importancia de parar la guerra ya para empezar a construir otro camino.

Aniceto llora a su esposa Ubertina; una mujer mira las marcas que dejaron en su piel quienes abusaron de ella en su casa de la Comuna 13; un padre y sus dos hijos pierden su mirada hacia un horizonte difuso luego de salir desplazados de su hogar; un niño ayuda a vestir a un hombre asesinado en la toma que la guerrilla hizo a su pueblo; un encapuchado le señala el Ejército quién debe morir; las paredes de las escuelas ya no se pintan con vinilos de colores sino con orificios de bala.

Y perdemos día a día la oportunidad de decir no más. Y dejamos que nuestra vida se consuma en la resignación del ‘nada va a cambiar’. Y esperamos que todo se resuelva sin comprometernos porque creemos que esta guerra no es nuestra y que la paz se construye sola.

No más colombianos. No podemos seguir justificando la violencia como el mecanismo principal para resolver todo lo que necesita de un esfuerzo inteligente; la construcción de un sendero próspero para nuestro país va más allá, mucho más allá, de lo que proponen los que todo lo creen solucionar con un fusil en sus manos.

Los invitamos a seguir Bajo La Manga en Twitter: @bajo_lamanga y a visitarnos en www.bajolamanga.co

Comentarios