Bajolamanga.co

Publicado el Bajolamanga

Los que rompen la confianza

Esto de hacer campaña política recorriendo las calles me puso a pensar en algo: ¿qué pasa en Medellín que la gente no confía?

Quiero describir una escena: conocimos a la señora Mariana, ella es una líder social en la comuna 3 Manrique, nos acercamos a ella para contarle una  propuesta política y nos pidió conocer al candidato, a “ese que aparecía en el volante”. El candidato efectivamente llegó y saludó a doña Mariana, y durante el trascurso de su corta –muy corta- conversación fueron más de tres las veces que ella repetía de forma suplicante  “pero no nos olvide, yo necesito un candidato que se comprometa a volver donde nosotros cuando sea alcalde”. Tanta era la desesperación por sentirse utilizada que le pidió una cita al candidato para hablar con él y que conociera su trabajo como líder.

Lo ojos de doña Mariana estaban llenos de miedo, sus palabras no expresaban otra cosa diferente a desilusión y su cuerpo en general desconfiaba de todas las personas que estaban a su alrededor “prometiendo” una cantidad de cosas que ella -por la ley de la experiencia- está convencida de que no se van a cumplir.

La historia se repite cada cuadra, en cada esquina de Medellín hay alguien que se ha sentido utilizado alguna vez por la política, y que ha dejado de confiar. Yo los entiendo, porque a mí también me han roto promesas, porque a mí también me han prometido muchas cosas y, sin el más mínimo temor, me han dejado esperando a que se hagan realidad, porque yo también he confiando en otros que no me han cumplido.

Yo no sé si sea posible que una Señora como doña Mariana pueda confiar otra vez en los políticos, pero lo que sí puedo hacer es protestar con tristeza contra todas aquellas personas que son ligeras con el lenguaje y que prometen deliberadamente sin considerar poder cumplir . Cuando usted haga una promesa cargue el peso de esa promesa en sus hombros para que se sienta obligado, porque con cada compromiso incumplido no solo afecta a quien confió en usted sino que está aportando a la red de desconfianza que se consume cada día a Medellín.

Señores candidatos: no le hagan más daño a la ciudad prometiendo cosas que saben que no pueden cumplir, sus acciones no son pasajeras, los ojos de toda la ciudad están puestos en ustedes, y cuando ustedes le prometen a una señora que le van a regalar una casa, esa señora estará todos los días pensando en su casa, y justo cuando tenga que despegarse de su esperanza el daño a la ciudad va a estar hecho, porque sacó a otra persona del tan reducido número de sujetos que todavía podemos confiar.

Los invitamos a seguir Bajo La Manga en Twitter: @bajo_lamanga y a visitarnos en www.bajolamanga.co

Comentarios