Bajolamanga.co

Publicado el Bajolamanga

Los jalonadores

Por: Andrés López (@andresflopez)

Por estos días ha cobrado importancia nuevamente para los medios locales en El Poblado en Medellín, el papel primordial que juegan las Juntas Administradoras Locales o JAL, corporación que es elegida cada 4 años en las elecciones locales junto con Alcaldías, Gobernaciones, Concejos y Asambleas departamentales. Corporación de la que hice parte hasta junio del año pasado.

El cubrimiento de periódicos como Vivir en El Poblado y el Periódico Gente radica por la renuncia de 5 de los 7 ediles, como se les dice a sus integrantes, en diferentes momentos. A mitad del 2014 renunciamos 3, uno finalizando el año y a principios de este el otro. Vivir en El Poblado se tomó el tiempo de hacer una averiguación completa de la situación, hablando y entrevistando a diferentes actores de la comuna (El Poblado), incluyéndome. El Periódico Gente se quedó con una sola visión de las cosas. Pero más allá de lo que se dijo o no, resulta importante que los medios se interesen por una corporación que muchas veces pasa desapercibida por la gente de a pie, no porque la JAL no cumpla con su labor, sino porque tiene muchos limitantes para ejercerla. Aunque se cuenta con algunos apoyos por parte de la Alcaldía.

Una de las preguntas que se hicieron los medios es si la JAL es importante o no, y sobre esto tengo que decir como exedil que la tiene toda. Es la encargada de estar pendiente que las cosas se hagan en la comuna, el puente entre la Alcaldía y los habitantes, la encargada del control político en cada una de las comunas de la ciudad. Sus integrantes son los JALonadores de los procesos, y sin ellos instancias como presupuesto participativo, en el caso de Medellín, quedan cojos. Pueden citar a funcionarios de la Alcaldía a rendir cuentas en el territorio a través de cabildos abiertos o audiencias públicas, y son escuchados tanto por el concejo municipal como por la Alcaldía. Son un pilar fundamental a nivel local. Esto solo por mencionar algunas cosas, porque hay mucha más tela de donde cortar. De ahí que los líderes de El Poblado se preocupen por la situación actual de su JAL, preocupación sin duda legítima.

Pero la gente aún desconoce mucho la corporación, sus funciones y su importancia. Desconocimiento que se ve claramente reflejado en el abstencionismo a la hora de votar por sus candidatos. Labor que además se hace Ad Honorem, por el honor y sin recibir sueldo alguno, con excepción de Bogotá y Barranquilla. Dicha situación se vuelve propicia para promesas falsas por parte de candidatos en las elecciones al Congreso de la República, que se comprometen a sacar una ley para un eventual salario. En mi caso, el deseo de trabajar por la gente fue lo que me hizo querer estar allí. Y ese mismo deseo fue el que me hizo renunciar para buscar hacerlo desde otros espacios con más incidencia. El trabajo se hizo con toda la dedicación, el compromiso y la responsabilidad, y los habitantes y líderes de El Poblado pueden dar cuenta de ello. Y doy fe de que mis demás compañeros que renunciaron por diversas razones que a veces son más fuertes que uno, afrontaron el reto de la JAL con la misma convicción.

Es normal que en año electoral como lo es este, el tema cobre relevancia. Mi llamado al escribir sobre la JAL no es otro que generar la conciencia en las personas de Medellín y el resto de municipios del país de su importancia. Espero que para las elecciones que se llevaran a cabo el 25 de octubre de este año más personas sean candidatos, y que la gente decida también apoyarlos masivamente con su voto de confianza.

 

Nota: para mi gente de El Poblado, todo el cariño. Saben que el trabajo que se hace por la comunidad no termina y es de largo aliento.

 

Esta y otras columnas podrá leerlas en www.bajolamanga.co (@bajo_lamanga)

Comentarios