Bajolamanga.co

Publicado el Bajolamanga

La ciudad de Space

Por: Sara Arango (@sarangof)

En Medellín, como en todas las urbes, confluyen distintas realidades formando una superposición de ciudades que a veces parecieran venir de mundos distintos. Es así como en el mismo espacio coexisten la ciudad del tango, la ciudad de los desplazados, la ciudad de los habitantes de calle, la ciudad contada por Universo Centro, la ciudad de los ¡campesinos!, la ciudad de los artistas, la ciudad de los académicos y la ciudad del urbanismo social, entre otras.

Hay otras ciudades que cohabitan en Medellín, tan espeluznantes que con mencionar más de una nos distraeríamos de esta columna y de su foco. La que mencionaré es aquella donde pudo suceder la tragedia de Space: la ciudad de Space.

En esta ciudad, tan orgullosa por su gran contribución al empleo formal a través de la construcción, evidenciamos hace un año la caída de un edificio en una de las zonas de mayor status de la ciudad. Entre los responsables, nadie más que los más importantes miembros de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos (SAI), personas de la mayor alcurnia en Antioquia. Esta Sociedad lleva décadas dictaminando conceptos sobre lo que debería y no debería pasar en nuestro territorio en materia de infraestructura, movilidad y urbanismo.

A ellos les debemos propuestas tan «vanguardistas» como construir segundos pisos viales y autopistas urbanas, infraestructuras pesadas que habrían de acompañar una «ciudad de tres pisos» dispersa entre el valle de San Nicolás, el valle del río Cauca y el valle de Aburrá. Toda una utopía cortoplacista para constructores.

A los conceptos de esta organización también debemos agradecerles la construcción del túnel de Oriente, una mina de oro que amenaza los recursos hídricos en Santa Elena, pero que catalizará la ya metastática expansión suburbana y exurbana en el valle de San Nicolás, muy a beneficio de los únicos invitados al festín en la ciudad de Space.

Como si no fuera poco, la constructora CDO insistió hasta lo último en no implosionar ninguna de las torres de Space, siempre basados en los conceptos «técnicos» de la SAI. ¿Cómo les seguimos creyendo? En Medellín -la de todos- ¡les vamos a quedar debiendo hasta plata y perdón!

¿Cuál es la ciudad de Space? La ciudad de Space es la del culto al cortoplacismo, de la falta de priorización a la vida humana, del máximo usufructo a cualquier costo. La ciudad donde un parque urbano a lo largo del río sería un desperdicio de espacio que podría ser ocupado por más carros y más cemento.

En la ciudad de Space nos olvidamos de las víctimas de este inaceptable incidente y además seguimos comprando y construyendo inmuebles en cualquier hueco que le saquemos a nuestras montañas.

Menos mal nuestra hermosa Medellín no es solamente la ciudad de Space. Afortunadamente existen grupos e instituciones que todos los días la estudian, la contemplan, la analizan, la caminan, la sienten, la imaginan, la proponen. En Medellín sí hay esperanza.

 

Esta y otras columnas podrá leerlas en www.bajolamanga.co (@bajo_lamanga)

Comentarios