Bajolamanga.co

Publicado el Bajolamanga

¿Hay límites a la libertad de expresión?

Por: Andrés Preciado (@andrespreciado3)

Los atentados reprochables que esta semana se registraron en Francia plantean de nuevo una pregunta de fondo al modelo de democracia liberal occidental: ¿debe existir un límite a la libertad de expresión?

La pregunta parece sencilla pero en el fondo implica un debate de largo y ancho bastante importante para la construcción social y cultural de nuestras sociedades. La respuesta intuitiva es un rotundo no, en la medida en que debemos prescindir de  límites a la libertad de expresión, pero luego de una revisión muy local encuentra uno que si los hay y varios ejemplos sirven para ejemplificarlo. En Antioquia, por poner un caso, se condenó públicamente a un diputado que señaló que invertir en el departamento vecino del Chocó era como gastar perfume en un pedazo de mierda ¿acaso el diputado no estaba en toda la libertad de decir lo que le pareciera sobre esa situación sin que se le reprochara?

En época del mundial salió a circulación un meme, que al parecer estaba relacionado al medio víctima de los atentados en Francia, en el que algunos jugadores colombianos aparecían consumiendo cocaína y eso daba a entender que el país entero y su selección estaban muy ligados a la droga ¿no tenían derecho, en el marco de la libertad de expresión, quienes crearon el meme a pensar en Colombia y relacionarlo a la cocaína?

Podrá decirse que son casos muy distintos, pero en el fondo no, detrás de las caricaturas del rotativo francés también hay una generalización del islam con el terrorismo, igual a la que en Medellín reprochamos con Pablo Escobar, vale decir además que la sátira del medio no era exclusiva con esa religión. Esto no amerita la masacre que sufrieron, pero resulta incoherente que en algunos casos tengamos juicios incriminatorios preferenciales en relación a qué puede decir un medio, una personalidad o un simple ciudadano.

Como sociedad podemos establecer unos límites a la expresión en el marco del respeto a la diferencia de todo tipo y a no inmiscuirnos en las decisiones del fuero interno que le caben a cualquier persona, ¿pero no será que caemos en la tiranía de la tolerancia? O acaso una persona no puede ejercer la libertad de expresión para señalar abiertamente su rechazo a homosexuales, por ejemplo, ¿no puede?

No quiero dejar una respuesta definitiva, pero creo que es necesario dar el debate amplio en torno a si la libertad de expresión al universalizarse no termina siendo un problema, ¿debe tener límites?

 

Esta y otras columnas podrá leerlas en www.bajolamanga.co (@bajo_lamanga)

Comentarios