Bajolamanga.co

Publicado el Bajolamanga

Fiscal pantallero

Por: Sebastián Díaz (@sebastiandiazlo)

En un país tan polarizado el fiscal debería amarrarse la lengua. No le basta con aprovechar cada espacio en los medios de comunicación para sacar a relucir –lo que son para él- sus logros como jefe de la Fiscalía, como para que ahora estropee por su imprudencia uno de los procesos judiciales y políticos más sonados de los últimos años en Colombia, el tema del famoso hacker y Óscar Iván Zuluaga y su hijo David.

Por eso debería ser cauteloso y más porque ese tema está en todo el meollo del problema, pues con pruebas y testimonios la Fiscalía intenta demostrar que las labores del hacker en la campaña presidencial del Centro Democrático iban más allá de asesorías para cuentas en redes sociales. Parece que el fiscal no ve que tiene una caja de Pandora que poco a poco se ha empezado a abrir: primero con el testimonio del hacker y luego con la versión del contador de la campaña, Carlos Álvarez, que reveló movimientos irregulares de dinero adentro de la campaña. En ese sentido, el que más se ve perjudicado es David Zuluaga, porque el señor Álvarez dijo que él sí hizo varias transacciones al hermano del hacker Sepúlveda. El famoso pago de 230 millones de pesos.

Uno de los principios claves del periodismo es que hasta que la justicia no diga lo contrario, Óscar Iván Zuluaga y su hijo son inocentes, y el primero aún goza de la imagen de aquel político emprendedor que se fue haciendo poco a poco, trabajando de sol a sol para ascender en el vertiginoso mundo de la política.

Y no es que yo haya cambiado mi opinión de Zuluaga después de que conocimos el video de él con el señor Sepúlveda. Él aún le debe muchas explicaciones a la justicia, a su electorado y al país de lo que en realidad sucedió en su campaña; y tampoco creo el argumento chimbo del abogado Jaime Granados cuando dice que el video está editado (ya está comprobado por la Fiscalía que es legítimo y que la edición solo obedeció a parámetro periodísticos) o que -¡hágame el favor!- no es su cliente quien aparece en el video, pero como digo eso también insisto en su presunción de inocencia y en que él debe darle la cara al interrogatorio citado por la Fiscalía si en realidad quiere demostrarle al país que es el político honesto que tanto alardeo durante la pasada contienda electoral.

Al fiscal Montealegre y a algunos colegas periodistas les faltó tacto. Juzgaron a Zuluaga como si fuera un prófugo de la justicia cuando apenas esta le pide que le entregue su versión de los hechos, y el fiscal quedó en una encrucijada mucho más coyuntural que en la que se encontraba antes de darle la entrevista a La W, porque expuso tanto este caso que si Óscar Iván Zuluaga o su hijo llegan a ser condenados, le caerá el uribismo y si no sucede nada judicialmente con ninguno de los dos, también será sancionado por la opinión pública, en especial el sector antiuribista, porque sin tener presente lo que han dicho el contador de la campaña presidencial del Centro Democrático y el propio hacker, lo obvio y evidente es que Zuluaga sí se reunió con un señor que hoy es señalado de haber obtenido y revelado información reservada de personas relacionadas con el proceso de paz. Lo que queda por demostrar es el grado de relación que existió entre la campaña uribista y el hacker.

Lo siento, fiscal. Si quiere dejar claro que no hay persecución política al uribismo, entonces no dé tanta pantalla.

Entre comillas: dijo Andrés Pastrana luego de su intento fallido de visitar al preso político venezolano Leopoldo López que “volveré a visitarlo las veces que sean necesarias (…) hay que defender la libertad de expresión”Pero qué tan delicado es que una persona con el título de expresidente intervenga en los problemas de otro país. Da la impresión que lo que Pastrana busca es mojar prensa.

 

Esta y otras columnas podrá leerlas en www.bajolamanga.co (@bajo_lamanga)

Comentarios