Bajolamanga.co

Publicado el Bajolamanga

Espionaje cibernético y seguridad nacional

Por: 

Una empresa de inteligencia financiada por el gobierno americano presuntamente está rastreando conversaciones privadas en Facebook pero la evidencia indica lo contrario. Las personas no pueden caer presa de la paranoia y los gobiernos deben encontrar un equilibrio entre la seguridad nacional y la privacidad de sus ciudadanos.

Por temas de trabajo y personales, he podido hacer poco seguimiento a los eventos políticos durante las últimas dos semanas, así que en vez de escribir de un tema de actualidad he preferido escribir sobre un tema que me llamó mucho la atención hace un tiempo cuando supe de él y decidí investigarlo.

En abril de este año salió una noticia sobre una compañía vinculada con la CIA que estaría espiando las conversaciones privadas de los usuarios de Facebook, presuntamente, a través de un software que mina miles de fuentes de información, entre ellas la red social más popular del mundo.

Recorded Future es el nombre de esta compañía americana con oficinas en Estados Unidos y Suecia, que se autodenomina una start up de inteligencia contra ataques cibernéticos y vende sus servicios tanto al sector público como privado. Llevado por la curiosidad, decidí averiguar sobre esta empresa que supuestamente rastrea la intimidad de las personas y verificar si la supuesta notica era verdad o simplemente un mito urbano más.

Aparte de su enfoque innovador en inteligencia y su excepcional producto, lo que más llama la atención de Recorded Future es que uno de sus inversionistas es In-Q-Tel, un fondo de inversión del gobierno americano dedicado a encontrar e invertir en empresas de tecnología con uso potencial en seguridad nacional y presten apoyo a la red de instituciones de inteligencia conocidas como IC, Intelligence Community.

Desde su creación en 1999, In-Q-Tel ha hecho inversiones millonarias en una larga lista de empresas con tecnologías tan variadas como un lapicero que graba lo que escribe hasta programas de reconocimiento de voz, según su página web son 101 empresas bajo su red de inversiones pero podrían ser más asumiendo que hay algunas que se mantienen en secreto.

De la relación entre este fondo gubernamental y Recorded Future es que surgen las suspicacias entre un público preocupado por la privacidad en internet y la posible violación de la misma, sin embargo, de acuerdo a la información que encontré no hay nada que haga pensar que esta empresa está minando información confidencial de las personas.

La empresa americana explica que su proceso de inteligencia está basado en un potente software de minería de datos en fuentes de código abierto, u open source, incluidos periódicos, foros, bases de datos y redes sociales como Twitter y Facebook, que contienen información no cifrada, es decir, no protegida. Como resultado pueden encontrar temas que aparecen reiteradamente en diferentes fuentes que representen un riesgo, como una manifestación o un ataque terrorista, entre otros.

La tesis de negocio de Recorded Future está basada en la disponibilidad de inmensas cantidades de información open source, un tema que he discutido antes. Gracias a la revolución de la información a partir de los años 1990’s, en internet se encuentra diseminada gran cantidad de información que puede ser recogida metódicamente, analizada y convertida en inteligencia.

Es normal desconfiar de las intenciones de este proceso de minería de información y su respeto por la privacidad de las personas, mucho más después de haberse conocido el programa de espionaje de la NSA filtrado por su analista de inteligencia Edward Snowden, pero hay factores que dejan mal paradas estas teorías de conspiración propias de la paranoia colectiva.

Vale recordar que el programa de espionaje de la NSA no era de completo conocimiento del Congreso de estados Unidos y una vez se supo, se formaron comisiones para investigar y enjuiciar a las personas responsables por la violación de la privacidad de sus ciudadanos por lo que en la actualidad, cualquier denuncia seria que involucre el rastreo de información confidencial sin la aprobación de un juez constituye un delito grave.

Tanto Recorded Future como Facebook dieron su explicación de los hechos basados en los registros de sus servidoresy ratificaron que no estaban espiando los chats privados, y al día de hoy tampoco se ha hecho alguna denuncia formal ante la justicia sobre la presunta violación de privacidad.

Pensar que los ciudadanos no estamos bajo algún tipo de vigilancia es ingenuo pero tampoco podemos caer presas de la paranoia. Ante las amenazas modernas a la seguridad nacional, especialmente el terrorismo, las naciones tienen que encontrar un equilibrio entre la privacidad de sus ciudadanos y las necesidades de las entidades de seguridad, el cual permita proteger tanto su territorio como el bienestar de las personas.

Ésta y otras columnas puede leerlas en Bajo La Manga (www.bajolamanga.co)

Comentarios