300 GOTAS

Publicado el Bastián Baena

Lima enfrentará las sequías desempolvando tecnología pre-inca ubicada en la cima de los Andes

Una tecnología que por antigua solemos denominar como primitiva, resulta la alternativa más viable que encontraron los limeños para abastecerse de agua durante las épocas de sequía. Descartaron la idea de una planta desalinizadora para hacer una apuesta más sencilla: desempolvar las amunas construidas por el ingenio del imperio Wari a más de 4.000 metros de altura.

Esta cultura -antecesora de los incas- desarrolló un sistema de acequias que le permitía aprovechar las lluvias de las regiones más encumbradas del altiplano andino, transportando el agua por zanjas que seguían las curvas de las punas hasta los sitios donde el suelo estaba fracturado, provocando así la infiltración del agua en el subsuelo.

En lugar de almacenar el agua en un depósito superficial, la técnica consiste en hacer llegar el agua a los pozos subterráneos, como una forma de reabastecer los acuíferos que, a su vez, dan origen a los ríos. Esta técnica ancestral de recolección de lluvias ejemplifica de la mejor forma el concepto de “siembra y cosecha de agua”. Es lo común que durante los meses de sequía las cuencas de los ríos conserven sus torrentosos caudales, a causa del incesante incremento del agua subterránea.

Sin embargo se hace necesario la cooperación y la presencia continua de toda la comunidad, ya que las zanjas requieren cuidados cotidianos y las canaletas deben conservarse limpias y en buen estado. Las amunas se destacan entonces como una alternativa sostenible que involucra la participación y el compromiso de todos los miembros de la población a la que benefician.

Se planea invertir más de 20 millones de dólares en la recuperación de unas cincuenta amunas que acabarían así con un prolongado olvido de 1.500 años. Se estima que recuperando estas tecnologías ancestrales la ciudad de Lima podría aumentar sus reservas de agua en un 60%.

Lima rescues pre-Inca technology located on the top of the Andes to face drought

A technology we call “primitive” is the most viable alternative that Peru has found to preserve water that abounds in the mountains. Lima dismissed the idea of a desalination plant and will bet instead on a simple idea: rescuing the “amunas” built 4,000 meters above sea level by the Wari Empire.

This culture, predecessor of the Incas, developed a system of canals that collected rains from the higher regions of the Andes. Water is transported by ditches that follow the curves of the highlands until places where the ground is fractured, causing water infiltration in the subsoil.

“Amunas” do not attempt to store water in a shallow container. The technique involves taking water underground to replenish aquifers that give rise to the rivers. This ancient technique of rainwater collection is an example of the concept of «Harvesting Water.» It is common during the dry season for rivers to maintain their torrential flows, because of the relentless increase of groundwater.

However, the presence and cooperation of the whole community are necessary, because ditches require daily care and gutters must be kept clean and in optimal conditions. “Amunas” stand out as a sustainable alternative that involves the participation and commitment of community members.

The government plans to invest over $ 20 million in recovering fifty “amunas”, thus reactivating an ancient practice that has been forgotten for over 1,500 years.It is estimated that by regaining these ancient technologies, Lima could increase its water reserves by 60%.

Fuente: diarioecologia.com / agriculturaesnetwork.org / hidraulicainca.com

 

Fotografía: clubdedamasperuanasenitalia.org

Aporta información para 300 palabras más a través de nuestra página en Facebook

Curiosidades, datos y estadísticas a través de Twitter: @300gotas

Haznos llegar tus comentarios a nuestro correo 300gota[email protected]

Comentarios