Más allá de la medicina

Publicado el jgorthos

¿CÚAL ES EL IMPACTO POR LOS ACCIDENTES DE MOTOCILCETAS EN COLOMBIA?

moto

En 1867, cuando Sylvester Howard Roper diseñó y adaptó el primer motor de cilindros a vapor, en los Estados Unidos, no se imaginó que daba inició al desarrollo de la motocicleta. Posteriormente los cambios del motor y el avance en diseños darían con lo que hoy conocemos como la “moto”.

El desarrollo de este singular medio de transporte ha demostrado no solo evolución en su diseño, sino eficiente desempeño en la ciudad y en el campo y, de manera especial, esa particular sensación de libertad, de vértigo y “adrenalina pura” en los amantes de este medio de locomoción.

Llama la atención como aumentan los motociclistas en las vías colombianas y la manera como cientos de personas disfruta este medio de transporte sin convertirse en peligro. Pero lamentablemente no son la mayoría.

En nuestras ciudades, especialmente en Bogotá, las motocicletas se han convertido en una “solución” económica y eficiente ante el problema de la movilidad. Además, la producción en serie por parte de los fabricantes internacionales permite un mercado competitivo a precios muy económicos.

Hoy día con tan solo presentar su cédula de ciudadanía y con módicas cuotas mensuales, usted puede adquirir una motocicleta. Pero, ¿quiénes están adquiriendo motocicletas? ¿Cómo y quiénes ejercen el control sobre la adecuada manera de conducirlas?

Según el Consejo Colombiano de Seguridad, desde el 2011, a diario se producen 90 accidentes de tránsito, de los cuales 16 son mortales. Por esta causa, al año mueren aproximadamente 5600 personas, el 46% de ellas pertenece a conductores de moto y acompañantes; el 27% son peatones, pasajeros el 11%, conductores un 7% y ciclistas el 5% .

Por esta razón la Organización Mundial de la Salud -OMS- considera que los accidentes de tránsito se deben considerar como un problema de salud pública y sostiene que:

  • Cada año los accidentes de tránsito causan la muerte de aproximadamente 1,25 millones de personas en todo el mundo.
  • Las lesiones en accidentes de tránsito son la causa principal de muerte en el grupo de 15 a 29 años de edad.
  • A pesar de que los países de ingresos bajos y medianos tienen aproximadamente la mitad de los vehículos del mundo, se producen en ellos más del 90% de las muertes relacionadas con accidentes de tránsito.
  • La mitad de las personas que mueren por esta causa en todo el mundo son “usuarios vulnerables de la vía pública”; es decir, peatones, ciclistas y motociclistas.
  • Si no se aplican medidas para evitarlo, se prevé que de aquí al 2030 los accidentes de tránsito se convertirán en la séptima causa de muerte.

Así las cosas, el uso de casco, chamarra y botas no es suficiente para controlar los accidentes de tránsito en motocicleta.

En nuestro país una cosa dice el Código de Tránsito y otra lo que vemos en las calles, sobre todo con el abuso de algunos motociclistas, que zigzaguean por autopistas, vías principales, vías secundarias, andenes, puentes peatonales, separadores; son expertos en evadir trancones y en registrar los mejores promedios de velocidad en tiempos de poca o nula movilidad; para ellos más vale la rapidez que las normas de tránsito.

Para lograr una licencia de conducción de motocicleta se debe incrementar la exigencia en conocimientos, seguridad, edad y otros requisitos que aseguren que quien porta dicha licencia es, de verdad, un “experto”, un conductor responsable.

Tal como están las cosas, en nuestro medio, la moto es algo así como una licencia de adolescentes previa al automóvil.

El otro tema discutido ampliamente es el funcionamiento del Seguro Obligatorio de Tránsito –SOAT-, que por el vertiginoso incremento de la accidentalidad se ha vuelto insuficiente para cubrir las lesiones asociadas a estos accidentes. Para entender mejor esto hay que ver qué cubre este seguro:

  • Muerte y gastos funerarios de la víctima: 750 salarios mínimos legales diarios vigentes.
  • Gastos médicos de la víctima: 800 SMLDV.
  • Incapacidad permanente de la víctima: 180 SMLDV.
  • Gastos de transporte de la víctima: 10 SMLDV.

Esto quiere decir que al ingresar un herido a un centro hospitalario por accidente de tránsito le cubrirá inicialmente 18 millones de pesos y seguidamente lo asumirá el llamado segundo pagador; es decir, la EPS afiliadora del paciente accidentado. Por la gravedad de los accidentes y las consabidas lesiones, generalmente ese monto se consume rápidamente y el Plan Obligatorio de Salud termina asumiendo el mayor costo.

Según cifras de FASECOLDA apenas un 45% de las motos están aseguradas, lo cual refleja la informalidad y el fraude en las pólizas.

Entonces, ¿qué deberíamos hacer?

Con esos índices de mortalidad y lesiones asociadas a los accidentes en motocicletas, el problema debe ser abordado por el gobierno como un tema de salud pública.

No podemos seguir pasivos. Es un hecho que las campañas de prevención son insuficientes, que tenemos un incremento exponencial de motocicletas en el país, que los costos asociados a los accidentes se han incrementado haciendo inviable financieramente el SOAT y que el control en el licenciamiento y uso de las motos en vía pública es inadecuado.

El gobierno debe incrementa los controles a quien solicita una licencia de conducción para motocicleta, que las pólizas de accidente se ajusten en proporción a los accidentes, que las normas de conducción de motos sean más estrictas y que el control ciudadano sea una realidad.

De esta manera podría disminuir las tasas de accidentalidad y, sobretodo, evitar tantas vidas perdidas y secuelas incapacitantes por culpa de un irresponsable uso de la motocicleta. 

Comentarios