BLOGS Actualidad

10
06
2013
Marco Antonio Valencia

¿CÓMO TENER HIJOS LECTORES Y NO MORIR EN EL INTENTO?

Por: Marco Antonio Valencia

 A los niños no les gusta leer porque nunca han visto a sus padres leer; y lo que es peor, nunca han recibido un libro de regalo el día de navidad o en su cumpleaños; y para acabar de completar, cuando lo castigan lo mandan a leer. Entonces ¿Cómo logramos qué aprecien la lectura? Bueno, en honor a la verdad, hay padres sensibles que quieren cumplir con su responsabilidad y se esmeran para que sus hijos lean. Son pocos, pero los hay. Lo que ocurre es que cuando un niño no sabe leer o no quiere leer, llegamos a la decepción y la tristeza. Y la pregunta ¿qué hago? O lo que es peor, le echa la culpa al colegio, en especial al profesor de español.

Y como profesor de español le respondo: La lectura es como una pasión, igual que el fútbol, la televisión o las maquinitas que se estimula por la intervención de otros. Los seres humanos hacemos los que otros hacen. Imitamos a nuestros padres y maestros. Nos enamoramos y le tomamos gusto a las cosas cuando alguien con pasión, con entereza lo hace. Si vemos a papá leyendo con gusto y emoción, se da ejemplo. Si les hiciéramos caso a los pedagogos, nunca hay que obligar a leer, nunca hay que mandar a leer. A leer no se fuerza. ¿Por qué? Porque leer es un derecho. Un derecho universal y hay que gozar. La pasión por los libros se transmite cuando un adulto le lee al infante en voz alta. La lectura en voz alta de un padre a un hijo es fundamental. Se aprovecha para hacer preguntas y estimular la imaginación tratando de predecir lo que va a ocurrir en la página siguiente. Tratando de explicarse por qué los personajes actúan de una u otra manera. Y cuando el lector enfatiza, hace voces, imita sonidos, y lee con emoción en la voz, la lectura atrapa al niño. Como leer es un placer, un derecho y un goce, no es bueno hacer examen de lectura con preguntas “deme el resumen” o “cuente qué ha leído”. Mejor es conversar sobre lo leído. Tratar de llegar a conclusiones o aprendizajes, incluso hasta burlarse de los personajes y situaciones. Al conversar del libro se va cerniendo las buenas conductas de las malas desde la vida y hechos aparecidos en el texto. Y se van aclarando aprendizajes varios.

Un padre tiene que estimular la lectura de todo: comics, carteleras, periódicos, caricaturas, avisos comerciales, libros de superación personal, cuentos tradicionales, y por supuesto la literatura clásica. Pero el chico tiene derecho a no leer un libro. Y si no le gusta un libro, hay que cambiárselo. Se trata de “darle en el gusto” para que lea con gusto. Tenemos que entender que hay una lectura instrumental, donde el niño demuestra que conoce las letras, el significado de algunas palabras y puede leer y comunicar conocimientos. Y hay otra lectura de placer donde, a través de historias y metáforas, leer permite avanzar en la capacidad de reflexión, en la capacidad argumentativa para criticar, en la forma universal de entender el mundo. Si bien es cierto que la lectura tiene que permitirle al niño generar autonomía, y eso comienza con no imponer textos o géneros, y permitir que los niños escojan lo que quieren leer; nada exime de la responsabilidad de los adultos para indicarle a los niños y jóvenes qué libros son mejores que otros. Si bien, es difícil y complicado decir qué es bueno y qué es malo en temas de cultura y literatura, si se puede identificar aquellos libros que son ediciones con fines meramente comerciales. Por demás, siempre se puede averiguar un poco de los libros en páginas de internet donde aparecen las reseñas. Para que los niños aprendan el gusto por la lectura, hay que estimular ese amor y esa pasión por los libros y las buenas historias leyendo juntos y leyendo y voz alta. Hay que hacer lo posible para que el niño lea en voz alta en horas de clase. A veces cuando es una tarea para la casa, no se hace. Ahora bien, leer es difícil. Es uno de los actos más complejos, serios y difíciles del ser humano. Requiere memoria, concentración, disciplina, disposición anímica, conocer vocabulario, en fin. Por lo tanto, hay que ofrecer al principio lecturas motivadoras. Y hacer conciencia, que si bien es difícil, lo que se gana es grato, es bueno y necesario.

Categoria: Sin categoría

TAGS:

3

3

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

plinius

11 junio 2013 a las 18:57
  Responder

excelente. muchas gracias.

Opinión por:

manamuisca

12 junio 2013 a las 0:35
  Responder

profesor, un pedagogo no obliga ni castiga para leer, al contrario un maestro acompaña en el avatar y desafió de la historia sin fin de los sueños para recrear las fantasías , la literatura fantástica o realista, el placer de abrir un cuento asi sea un comic , de representarlo sea en una obra plástica o escenificar para que recree el cuento, la novela antes de hacer concienzudos análisis críticos, o de contar los signos de puntuación -tarea que le puso a un joven sobre el paraíso perdido-, por supuesto perdió el año y perdió veinte años para graduarse luego en un nocturno, poco pedagoga era la profesora casi crea un pordiosero, policía o un pendejo por una perspectiva pequeña y puerca

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Tags

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.