BLOGS Actualidad

20
02
2013
Polo Díaz-Granados

El Mello Cotes y el inicio de la vallenato-política

Por: Polo Díaz-Granados

Empiezo por contarles al que lea esto -y aún no se ha enterado- que El Mello Cotes, nuestro Gobernador del Magdalena, se va a arriesgar: se inscribió para concursar en la cuadragésima sexta versión del Festival de la Leyenda Vallenata; ¡El man quiere ser rey vallenato!

La noticia nació en un periódico local de Valledupar (referenciada por el Hoy Diario) y cogió fuerza por estos días cuando Néstor Morales, enlazado con Barranquilla, lo comentó al aire. Pero les confieso que no me sorprendí. Varias semanas atrás, en medio de una reunión de compadres, ya me habían comentado: “¡Imagínate que el Gobernador del Magdalena se está preparando para ser rey vallenato, pasa más tiempo practicando que gobernando!”, me dijeron.

Era de esperarse. Bien lo dijo Néstor Morales: “Aquí no es que haya un Gobernador metido al vallenato; aquí lo que hay es un vallenato metido a Gobernador”.

Y es que ese es el grave problema. El problema es que mientras nuestro departamento se está sumiendo en problemas de índole nacional, problemas de verdad muy serios, tengamos a un gobernador pintado en la pared, que su mayor preocupación es la de ensayar desde noviembre del año pasado para que le vaya bien en su concurso de acordeón. ¡Más vale que le vaya bien! ¡Por lo menos!.

Vean, lo que pasa con el Magdalena y su dirigente es -por poner un ejemplo pendejo- como cuando un niño juega con los carritos en la sala de la casa mientras que sus papás tratan de arreglar problemas familiares que pondrían en vilo la estabilidad de un hogar; el niño se dedica a jugar y realmente no sabe lo que pasa a su alrededor.

Y cuando por fin se le da por hablar temas medianamente interesantes, se las embarra: hace poco salió con que nos va a “regalar” la doble calzada Ciénaga-Barranquilla, como si fuera de su bolsillo que tiene que sacar el billete. Como si no fuéramos los Magdalenenses los que pagamos lo que se construye y lo que no en nuestro departamento. ¡Como si no fuera su obligación hacer algo por la región que lo eligió!

¿Si le interesa tanto tocar el acordeón, por qué –por lo menos– no aprovecha este par de años que le quedan y se dedica a hacer de la cultura una política pública seria? ¿O es que la música que toca no es tanto por folclor sino por beber ron y ya? ¿Como en este video?

Imagen de previsualización de YouTube

Sigamos viendo cómo las bandas criminales se siguen reorganizando; sigamos viendo cómo la extorsión no deja comercio alguno sin su respectiva vacuna, mientras que los empresarios de bien, poco a poco, se van llevando sus inversiones para otras ciudades… Que mientras tanto nuestro gobernador se dedicará a refundar una nueva forma de política y acordeón: la vallenato-política.

Más pertinente no podría ser el video del Gato Samario, pa’l que no lo haya visto… Así es que se gobierna, a punta de acordeón, ¡y ron!

Polo Díaz-Granados
www.seguimiento.com.co

En Twitter: //

 

Categoria: Sin categoría

0

0

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Buscar en este blog

Todos los Blogueros en Actualidad

Categorías

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.