BLOGS Cultura

18
10
2010
elmagazin

La niña más odiosa del mundo

Por: elmagazin

226
sfsdgqegh

i’ll take you away, turn this place into our private getaway, Flickr, linh.ngan

Alberto Salcedo Ramos *

(A Chari)

        No hubo en mi infancia una niña más antipática que Socorrito Pino.

        Confieso que en muchas oraciones le pedí a Dios que la dejara calva, que no le salieran de nuevo los dientes de arriba, o que, en el mejor de los casos, se la llevaran – con dientes y cabello, no importa — al punto más remoto de la tierra, donde jamás volviera yo a saber de su vida.

        Aún hoy estoy convencido de que aquel fastidio era justo : Socorrito Pino arruinaba mis alegrías, y parecía tener entre ceja y ceja el propósito de no dejarme tranquilo ni un minuto. Cuando yo peleaba con mi hermana Chari, ahí aparecía Socorrito como convidada de pesadilla, para impedir que le pegara. Lo hacía interponiéndose entre mi hermana y yo, o poniéndole quejas a mi abuelo.

        Cuando, después del baño, me ponía frente al espejo para peinarme, la muchachita insistía en que yo estaba perdiendo el tiempo, pues las peinadas no hacían milagros.

Muchas de mis siestas, que en aquella época eran sagradas, fueron interrumpidas bruscamente por Socorrito Pino, que me jalaba los dedos de los pies y luego salía corriendo, con una risita de triunfo que me taladraba los nervios.

Como vivía metida en mi casa a toda hora, conocía el penoso secreto de que yo, con 12 años, todavía me orinaba en la cama, y hasta se atrevía a preguntarme si aquello no me parecía vergonzoso. Un día llegó al extremo de decirme que ella no creía que yo mojara la cama por enfermedad sino por la pura pereza de levantarme por las madrugadas.

En otra ocasión, Socorrito Pino pasó por el parque en el preciso momento en que yo le pegaba un chicle en la cabeza y le gritaba groserías a un compañero que había desperdiciado un gol fácil. En seguida, hizo un gesto acusador con el dedo índice, y aunque no entendí lo que me dijo, deduje que se lo iba a contar a mi abuelo. Dicho y hecho :     mi abuelo me asestó una muenda realmente memorable.

En medio del llanto le eché a Socorrito la culpa de lo que me había pasado, pensando ingenuamente que le remordería la conciencia. Lo único que conseguí sacarle fue una frase fría que, además, encubría nuevas amenazas : “nada de eso”, dijo, con una cierta resolución adulta. “Los niños no deben decir malas palabras”.

No voy a dármelas de Santa Claus. De hecho, como pueden colegir por la escena del parque, yo no era, como decía mi abuela Elvia, ninguna pelusita inofensiva. Pero juro que a Socorrito Pino jamás le di pie para que invadiera todos los espacios de mi vida, para que no me dejara respirar ni cuando jugaba fútbol ni cuando dormía.  Jamás le busqué el lado. Nunca fui a su casa — que quedaba en la misma calle donde yo vivía — a molestarla. No me levantaba por la mañana maquinando planes que pudieran afectarla, a diferencia de ella, que sí parecía concentrada en el proyecto de destruirme. Socorrito Pino se movía por donde quiera que yo me moviera, y me amargaba los días con una eficiencia digna de mejor causa.

Hay que aclarar que Socorrito siempre encontró en mí una respuesta proporcional a su falta. Por ejemplo, la tremenda zurra que me dio mi abuelo el día que ella me delató por lo del parque, fue correspondida, dos días después, con un feo golpe en el cogote, que la puso a chillar durante varios minutos.

Siempre me desquité de ella, aunque no fuera en forma inmediata. No recuerdo que le haya pasado una sola ofensa por alto : siesta que me dañaba Socorrito a las tres de la tarde, estaba debidamente vengada a las cinco o, a más tardar, a la mañana del día siguiente. Esto no resultaba tan difícil, porque a pesar de que Socorrito siempre huía a las carreras, tarde o temprano regresaba.

La verdad sea dicha : muchas veces fui más brusco de lo que ella había sido conmigo. Y, sin embargo, no me arrepentía, porque la gracia no estaba sólo en ajustarle las cuentas sino en amedrentarla para que nunca más se apareciera por mi vista. Vano empeño : después de mi golpe, venía su llanto ; luego, el retiro de ella hacia su casa y al rato estaba de nuevo al lado mío, como si nada, dispuesta a una nueva maldad.

Socorrito Pino tenía un cabello negro y abundante. “Un cabello lindo”, decía la gente. Bueno, eso sería cuando estaba seco, porque cuando estaba mojado, recién peinado,  llevaba una horrible raya torcida en la mitad. En todo caso, la atracción que yo sentía por ese pelo no parecía estética sino vandálica : allí me cobraba todos los desmanes de su dueña. La muchacha vestía con descuido, siempre descalza y siempre con los dobladillos del vestido zafados. Aparte, daba la impresión de estar siempre sucia. Yo sentía muchísima rabia cuando mis tías decían que era bonita.

Con sus dientes pasaba algo parecido : todo el mundo decía que eran bellos, menos yo, que simplemente los veía como un arma despreciable.

La situación llegó al punto en que yo le pegaba hasta cuando no me hacía nada, sólo por su repelencia de existir y colocarse a mi lado con ese aire de niñita autosuficiente. No sé por qué Socorrito nunca se quejó ante su hermano Fernando, un gigantón de 15 años que tenía atemorizado a medio pueblo de Arenal. Confieso que esa posibilidad me producía pánico.

Una vez estaba  yo  jugando  parqués, solo, y ella se arrimó, agarró los dados y terminó  metida en el juego, sin tener la cortesía de dejarme ganar, como recompensa por haberle aceptado su descarada autoinvitación a la mesa. Lo peor no fue eso, sino que se burló de mi derrota, con verdadera desconsideración.

Ese día la mordí en un brazo, le dije que me dejara en paz y, como si fuera poco, me mofé de su manera de pronunciar las palabras. Ella se fue llorando con histeria, como siempre. Y, también como siempre, con una aparente mansedumbre en la mirada, como si el malo fuera yo, como si ella no fuera capaz de matar una mosca. Eso era, en realidad, lo más raro : que ni cuando lloraba por mis castigos ni cuando ella me hacía una maldad a mí, había en sus ojos ninguna gota de rencor.

En menos de media hora volvió a la carga, con más bríos y con nuevas insolencias : yo dormía en el cuarto de mi tía Libia y Socorrito me arrancó de la siesta con un apestoso chorro de vinagre sobre la cara. Esa fue la última vez que la vi y eso fue todo lo que vivimos : una historia de impertinencias, de brusquedades, de patanería.

Así hubiera seguido, quién sabe hasta cuándo, el círculo vicioso, de no ser porque la familia Pino Villalba se trasladó a Cartagena, en busca de nuevos aires. Puedo asegurar como que dos y dos son cuatro, que a la vuelta de unas horas ya ni me acordaba de que Socorrito Pino existía.

Lo que pasó después con nuestras vidas, la de ella y la mía, carece de todo interés. Por lo menos, para este relato. Baste decir que ambos nos alejamos de Arenal.

Lo realmente maravilloso de esta historia ocurrió después de casi 20 años, en diciembre de 1995. Fue en la casa de Alberto Ramos, mi abuelo.

Cuando llegué, estaba mi abuelo conversando con una mujer  que, de lejos, lucía estupenda.

– ¿Sí te acuerdas de ella ?, me preguntó mi abuelo con una sonrisa.

No lo dudé ni un segundo : era Socorrito Pino, idéntica, como si apenas hubieran traspuesto su cara del pasado a este cuerpo formidable de hoy. Que estuviera igual implicaba que ya desde niña había sido atractiva. Sólo que yo no quise verlo, por la antipatía que sentía por ella. O tal vez fue que no pude  verlo, por física torpeza.

– Sí, claro, ella es Socorrito Pino, dije, un poco aturdido.

En cambio la mujer lució fresca, deliciosamente fresca, cuando mi abuelo le preguntó si se acordaba de mí. Su respuesta todavía me sobrecoge el corazón:

– ¿Cómo me voy a olvidar de él, señor Albertico, si fue mi primer novio ?

————————————————————————————————–
(*) Cronista colombiano

TAGS: - -

226

1 voto2 votos3 votos4 votos5 votos
Loading ... Loading ...
226

Opiniones

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Puede escribir sus comentarios aquí

Opinión por:

teresana

17 mayo 2011 a las 5:01 PM
  

Excelente!!! Muy buena crónica… Gracias… Y lo anterior me deja concluir, que todos somos lentos para apreciar muchas cosas, lastima que tengamos que esperar 18 años o más para aprender :)

Opinión por:

yosemucho

24 noviembre 2011 a las 10:39 AM
  

Excelente,, hay una 2da parte? Porque debería!!

Opinión por:

l-pelaez

30 noviembre 2011 a las 12:38 PM
  

Buen relato… me atrapó.

Opinión por:

castalo2006

20 diciembre 2011 a las 7:35 PM
  

Que bueno y bacancito este relato,por fin algo diferente.

Opinión por:

castalo2006

20 diciembre 2011 a las 7:36 PM
  

Bien delicioso y bacancito este relato,por fin algo diferente.

Opinión por:

castalo2006

20 diciembre 2011 a las 7:38 PM
  

Bien delicioso y bacancito este relato,por fin algo diferente

Opinión por:

castalo2006

20 diciembre 2011 a las 7:39 PM
  

Bien bueno y entretenido este relato,por fin algo diferente

Opinión por:

castalo2006

20 diciembre 2011 a las 7:42 PM
  

Bien bacano este relato,por fin algo diferente

Opinión por:

castalo2006

20 diciembre 2011 a las 7:43 PM
  

bacano este cuento.

Opinión por:

castalo2006

20 diciembre 2011 a las 7:44 PM
  

Inetersante relato,uno en la medida que lo va leyendo,se va imaginando un final de fabula,excelente.

Opinión por:

josetenene

18 julio 2012 a las 10:54 AM
  

Por una coincidencia con mi realidad, adiviné el final, pero no por eso me abstuve de terminar de leer. Que bello es recordar. Gracias @SalcedoRamos

Opinión por:

sundance

31 agosto 2012 a las 5:38 PM
  

Hace mucho tiempo fue publicada esta crónica y aun en esta época la sigo leyendo y la disfruto igual que la primera vez

Opinión por:

valchax

27 noviembre 2012 a las 6:15 PM
  

Excelente relato, recrea la imaginación de una manera espectacular.

Opinión por:

condicionhumana

3 abril 2013 a las 11:57 AM
  

este cuento nos ha sucedido a varias personas.

Opinión por:

lapizlasuri

19 agosto 2013 a las 9:16 AM
  

Los blog son realmente artículos o crónicas cautivadoras, sugestivas, divertidas y con un lenguaje enriquecido que generan en los foristas, comentarios mucho mas maduros, de manera cortés y deferente. Son además y por sobre todo mucho mas estimulantes que los leídos en las noticias del día a día

Buscar en este blog

Enlaces

  • Dedicatorias
  • Nacimiento y caída de la prensa roja en pdf
  • El Caminante
  • Premio Guillermo Cano
  • Historia
  • De fondo
  • Donde termina mi nombre pdf
  • Desde mi punto de vista
  • Sueños de fútbol
  • La esquina del cuento

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. Elespectador.com no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos. Si considera que el editor de un blog está poniendo un contenido que represente un abuso, contáctenos.