Dos o tres cosas que sé de cine

Publicado el fgonzalezse

Talentos ocultos (Hidden Figures): la Historia como telenovela

Fuente: Pop Matters
Fuente: Pop Matters

Nada más sospechoso que los relatos de reivindicación. Nada más común que una película que revela las injusticias de antaño en una narración que redime a los oprimidos en forma de material fílmico. Talentos ocultos (Hidden Figures) es uno de esos largometrajes que abundan durante la “temporada de premios”: a la vez necesarios y redundantes, películas de denuncia que narran superaciones con férrea convencionalidad. No se trata de un filme condenable ciertamente. A su manera, intenta hacerle justicia a las figuras ocultas de una historia que suele no reconocer a muchos de quienes hacen posibles las hazañas que se pregonan tan repetitivamente. Los productores de la película prefieren abordar un evento espinoso a través del melodrama –que no la telenovela–. Este tratamiento busca hacer accesible a la Historia y, en tanto lo consigue, también simplifica el evento histórico. Las buenas intenciones no esconden que el desarrollo formulario disminuye a la anécdota misma. Las vidas de tres científicas quedan reducidas a los tópicos de las telenovelas, contados, claro está, con ocasional ingenio. Talentos ocultos en su afán por resaltar la contribución de unos personajes menores en la narrativa histórica, los convierte en los más reconocibles estereotipos.

Fuente: The New York Times
Fuente: The New York Times

Katherine (Taraji P. Henson), Dorothy (Octavia Spencer) y Mary (Janelle Monáe) son computadoras (mujeres encargadas de hacer los cálculos para distintos tipos de proyectos) en la NASA. Las tres tienes aspiraciones más altas, aunque su condición las limita a un rol secundario. La carrera espacial está en plena acción y las hazañas soviéticas no hacen sino echar tierra a los esfuerzos estadounidenses. Al Harrison (Kevin Costner) encabeza el equipo que busca poner en órbita a John Glenn (Glenn Powell), como ya ocurriera con Gagarin para su contraparte, la URSS. Para conseguirlo requerirán de estas tres mujeres, cuya contribución solo se ha reconocido con posterioridad. Talentos ocultos toma estos hechos para hacer una vindicación de sus protagonistas en clave de melodrama. La película sigue el esquema del oprimido que supera las dificultades, si bien trata de ponerlo en el complicado contexto de una sociedad que segrega a sus heroínas. A pesar de que la conjunción de ambos pone de relieve la desigualdad, el uso del género soluciona una compleja realidad histórica acudiendo a convenciones, motivo por el que el intento de reescribir la historia se limita a una fórmula que antes que controvertir o subvertir, ajusta al relato oficial para que cumpla con la debida corrección política.

Fuente: Black Film
Fuente: Black Film

Una escena crucial muestra el tipo de largometraje que es Talentos ocultos. Se le solicita a Katherine que confirme con urgencia unos cálculos para el lanzamiento de la misión espacial. Al terminarlos, ella corre a llevarlos a la sala de control junto con el empleado con el que se le pidió la confirmación. Apenas llegan, el hombre entra mientras que a Katherine le cierran la puerta en las narices. Se sostiene un primer plano de la protagonista por unos segundos, lo que parece subrayar esa posición marginal a la que se sometía a las protagonistas. Toda la reiteración de situaciones típicas del melodrama y las telenovelas parece haber conducido a un resultado inesperado: el señalamiento de una comunidad que niega el reconocimiento a unas personas por pertenecer a determinados grupos marginalizados. Talentos ocultos no se atreve a ser esa película, sin embargo. No arruino el filme al contar que, tras unos segundos, a Katherine le abren la puerta y la dejan entrar: a pesar de los obstáculos ella recibe su recompensa, una heroína más de otro relato de superación. Salta a la vista, en cualquier caso, que la Historia no pudo ser tan simple: no se puede seguir ensalzando con retórica patriotera a un esfuerzo encomiable cuando estaba sumido en tan obvias contradicciones como segregar a personas por su raza y al tiempo hacerlas trabajar en misiones con nombres como Amistad. Los productores notan la contradicción y dan prelación a una narración esquemática que lime tales incongruencias y por eso prefieren hacer de esta historia basada en hechos reales una fábula. Una fábula coherente, valga decir (una cuestión no menor, ya que en salas se presenta espectáculos tan incoherentes como Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge), una película que exhibe una aguda fascinación por la violencia en lo que se supone es la celebración de la historia de un objetor de conciencia que rechazaba la violencia). Talentos ocultos es pues un largometraje de aspiraciones altruistas, uno bien intencionado, correcto e inofensivo. Es un nuevo capítulo en la serie de reediciones de la Historia como telenovela, uno que incluso llega a bordear con la subversión, pero que al final prefiere el seguro terreno de los chatos relatos de superación.

Fuente: Space
Fuente: Space

Trailer

Fuente: New Cinema
Fuente: New Cinema

Para leer más comentarios puede ingresar en: http://2o3cosasquesedecine.blogspot.com.co/

Comentarios