Dos o tres cosas que sé de cine

Publicado el fgonzalezse

Blade Runner 2049: duplicado sublime, final predecible

Fuente: CBS News
Fuente: CBS News

2017. Todavía no hemos podido ver las asombrosas imágenes que Roy Batty, el replicante que pelea con Deckard, se ufanaba de haber mirado. Todavía se aspira a deslumbrar a la audiencia con paisajes desusados, bellos y terribles. Blade Runner 2049 no se distingue del primer Blade Runner en ello. Sí lo hace al ampliar la imaginería de su precursor con sensibilidad y destreza. La secuela se sirve de la película original como terreno sobre el que edificar un universo para contar aventuras de seriado con aspiraciones filosóficas. La versión de Denis Villeneuve procura balancear entre el esquematismo que caracteriza a las secuelas –una repetición de la fórmula del original– y la inserción de relatos nuevos. Y lo logra correctamente, como el estudiante aplicado que busca complacer a todos. Blade Runner 2049 “duplica” hábilmente a la original para satisfacer a los hambrientos espectadores que han ansiado ver un mundo terrible y maravilloso. La película es una fabulosa repetición, aunque no sea sino ocasionalmente un filme genial. A pesar de sus peculiaridades, el largometraje no escapa a su carácter genérico. Vale recurrir a lo que es casi un lugar común: la película de Villeneuve, como muchas otras, es un indicador de nuestros tiempos: tiempos melancólicos, turbios y chatos. Es un filme que capta, entre todos sus homenajes y referencias, algo de la ansiedad de las personas de hoy. Y acaso esto sea suficiente para resaltarlo, sin por esto llegar a convenir que se trata de una nueva obra maestra de la ciencia ficción. Blade Runner 2049 es, como ya anotaron varios críticos, una película decente. Nada más.

Fuente: Austin Chronicle
Fuente: Austin Chronicle

1982. Al prometedor Ridley Scott se le encargó dirigir Blade Runner –uno de los tantos títulos que se consideraron para el proyecto–, una película de ciencia ficción con alma de cine noir. Las exhibiciones previas prendieron las alarmas de los productores, con lo que empezó el suplicio de un largometraje que se vio modificado múltiples veces, uno que pasó de ser un fracaso estruendoso a película de culto. Es fácil creer hoy que su novedad lo hiciera insólito. Casi que se olvida que el proceso creativo que configura a Blade Runner fue el de una ecléctica fusión de elementos de los más diversos orígenes: de temáticas propias del Western a un paisaje urbano en que las pirámides conviven con gigantescas pantallas que publicitan productos de empresas de 1982. Si en algo se puede acordar es que, en ese año, Blade Runner era un extraño pasajero. Arruinado por ese intento por hacerlo inteligible con una innecesaria narración en off, la cual ocultaba a un lento y ambiguo relato detectivesco de carices filosóficos. Un filme que además planteaba interrogantes que no resultaban tan evidentes entonces, en una realidad que no estaba tan invadida por la tecnología como la de hoy. Hubo una época en que se consideró a este Blade Runner un simple refrito. Con el tiempo el filme fue creciendo, sumando seguidores y significados. Aun hoy resulta ser un largometraje misterioso. A pesar de no ser uno de sus acérrimos fieles, no puedo negar su magnetismo (que da tanto para su legión de fans como para justificar secuelas.)

Fuente: CNET
Fuente: CNET

2049. K (Ryan Gosling) es un replicante que trabaja como Blade Runner, policías que cazan y matan a replicantes rebeldes. Es obediente y eficiente como los androides de la nueva generación. Pero los descubrimientos que K va a ir haciendo lo transformarán y lo llevarán hasta Deckard (Harrison Ford). Blade Runner 2049 plantea una historia que repite en líneas generales la de la original, con variaciones y añadidos. Se trata de una hábil reinvención que inicialmente respira con vida propia. Aun cuando las referencias al original y a otras películas son constantes, el paisaje del largometraje deslumbra como novedad. La labor de los realizadores suma nuevos elementos, como la muy alabada, con toda razón, fotografía de Roger Deakins. Asimismo, el conflicto que vive K le da un sabor distinto a los primeros dos tercios. Por instantes, la película revela una inesperada poesía. Por citar un par de ejemplos, hay algo de sublime y extraño en la escena en que Joi (Ana de Armas) y Mariette (Mackenzie Davis) besan como una sola mujer a K, mientras que la escena del interrogatorio que hace una máquina a K, por ser una máquina, es singular y opresiva. La película de Villeneuve devela una alienación y una ansiedad propias del hombre de hoy. Estas preocupaciones pasan a un segundo plano, sin embargo; pues se diluyen en una resolución formularia. Blade Runner 2049 resuelve el conflicto de acuerdo con el molde de los blockbusters, sin darle espacio a la ambigüedad que caracteriza al original.

Fuente: Hypable
Fuente: Hypable

2017 (1982). Las secuelas tienden a anular la fantasía. Dan respuesta definitiva a lo que una vez hubo de imaginarse. No debe censurarse del todo esto en Blade Runner 2049. En cambio, si debe lamentarse el que el largometraje termine siendo un pálido reflejo del original. El esquematismo devora toda poesía, todo amago de individualidad. Blade Runner 2049 es cine de calidad hecho a la sombra, cine consumido por la ansiedad de las influencias. O, en otras palabras, un largometraje que hace eco de otro con ceremoniosa reverencia, uno que se inhibe de tener el más leve gesto de insolencia. La película del 82 también citaba a fuentes del pasado, pero en una combinación que produjo tanto desconcierto como fascinación. Los realizadores de la de hoy sueñan con el pasado, comentan oblicuamente el presente, pero se atienen, en últimas, a la fórmula. Pudo haber sido más, pero Blade Runner 2049 no es sino una película decente. Mientras se trata de un asombroso y, por momentos, inspirado duplicado, no deja ese persistente vicio de jugar a lo seguro. Eso sí, cabe señalar que tanto hoy como en el pasado persiste el ansia por ver imágenes asombrosas, imágenes que se pierden en el flujo de sus innecesarias repeticiones y que se perderán, con todos los significados que pudieron arrastrar consigo, para ser, como todo lo demás, parte del olvido.

Fuente: Vox
Fuente: Vox

Tráiler – Blade Runner

Fuente: Movie Pilot
Fuente: Movie Pilot

Tráiler  – Blade Runner 2049

Fuente: Ain't Cool News
Fuente: Ain’t Cool News

Para leer más comentarios puede ingresar en: http://2o3cosasquesedecine.blogspot.com.co/

Fuente: Diariodevenusville
Fuente: Diariodevenusville

Comentarios