Líneas de arena

Publicado el Dixon Acosta Medellín (@dixonmedellin)

El Maestro Roger Federer

El Maestro Roger Federer

Hace mucho le estaba debiendo un obligado tributo al gran Roger Federer, el mejor tenista de la historia, afirmación que obviamente puede o no ser compartida, sobre todo cuando el jugador sigue activo, aunque esa quizás sea la mejor demostración. De todas formas, incluso los que no concuerden con el comentario inicial, no podrán negar la extraordinaria calidad del suizo, que, como buen reloj de ese país, sigue marcando puntualmente y pareciera tener la cuerda intacta.

Como todas las acciones de los seres humanos se reducen a números, las cifras de Roger Federer en el tenis son impresionantes. Desde el año 2002 al 2016, Federer ha estado situado en el top diez de los mejores jugadores de la clasificación de la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales), número uno del mundo durante 302 semanas, ganador de 17 títulos de Grand Slam. El término Grand Slam, que originalmente viene de los juegos de mesa, se ha adoptado para designar los cuatro torneos anuales más importantes del mundo, que se llevan a cabo en Australia, Francia (Roland Garros), Reino Unido (Wimbledon) y Estados Unidos. Federer, contando la presente final en Australia, acumula 28 finales en estos grandes torneos.

Roger Federer cumple el próximo agosto 36 años, comparado con quien esto escribe, es muy joven, pero para el mundo del tenis, es casi un anciano, sobre todo porque el suyo, es un deporte, en el cual la precocidad siempre ha sido patente, con jovencitos que aparecen de cuando en cuando, con toda la vitalidad y ambición necesarias. En el mundo del deporte, en el cual surgen estrellas excepcionales como atletas, pero en ocasiones, con vidas personales turbulentas, Federer también resulta un modelo a seguir como persona. Casado con la ex tenista Mirka Vavrinec, con quien tiene cuatro hijos (2 parejas de gemelos, 2 niñas y 2 niños), es un hombre de familia, en un deporte de solteros, muy vinculado a la moda, la publicidad, el jet set y todo lo que esto conlleva.

Roger Federer patrocina la fundación que lleva su nombre, enfocada en promover el acceso a la educación y al deporte de niños desfavorecidos, con una especial dedicación a Sudáfrica, pues su madre creció en ese país. Federer igualmente ha sido embajador de buena voluntad de UNICEF, participando en multitud de eventos en favor de la niñez. 

Federer es la elegancia hecha tenis, un estilista que tiene el más variado repertorio, no requiere de la fortaleza de un Nadal, la elasticidad de un Djokovic, o la persistencia de un Murray, para nombrar a los tenistas contemporáneos más completos, aparte del suizo. Tampoco necesita de excentricidades, gritos, gemidos o ayudas extras para intentar desconcentrar a los contrarios, le basta con su tenis preciso, que puede ser potente o delicado, conforme la necesidad del momento. Tampoco se le recuerda por perder tiempo, nunca lo he visto que le atienda un médico o un fisioterapeuta en la cancha, así como no suele discutir las decisiones de los jueces, incluso las que le perjudican. Es un caballero.

No importa que Federer no vuelva a ganar uno de los grandes torneos, porque la edad evidentemente hace mella en el cuerpo, no son iguales ni la resistencia ni los reflejos, pero verlo llegar todavía a finales importantes, cuando algunos comentaristas y “especialistas” lo tenían desahuciado hace varios años, resulta un privilegio para el espectador, que todavía puede enamorarse del deporte del tenis, gracias al mejor, o para no entrar en polémicas insulsas, con uno de los mejores tenistas de la historia. Uno de los pocos a quienes se le puede decir con mayúscula la palabra Maestro.

El ex tenista Jimmy Connors, otro legendario, ha resumido la excelencia que aquí hemos mencionado: “En un tiempo de especialistas, usted puede ser un especialista en cancha de tierra batida, un especialista en cancha de césped, un especialista en cancha dura…o ser Roger Federer”.

Dixon Acosta Medellín

En Twitter, juego tenis con la pantalla (y me gana) como @dixonmedellin

Comentarios