El Río

Publicado el Blog El Río

Tres jóvenes recorrerán el Magdalena en un barco de botellas recicladas

Durante un mes, tres santandereanos recorrerán la distancia que separa a Honda de Barranquilla en un barco hecho con botellas plásticas recicladas. Su objetivo: grabar un documental que nuestra cómo viven las comunidades ribereñas del país.

galeria-magdalena2

banner

Por: María Paula Rubiano
Fotografías: Cortesía Ecodinamics

Yessid Fajardo, Andrés Barón y Daniel Cepeda nunca habían construido un barco. Ninguno es ingeniero naval, ni tiene un pasado de navegante. Tal vez por eso no aplicaron cada una de las convenciones del diseño naval a la hora de construir su embarcación con botellas plásticas. Pusieron el timón en la parte de adelante del barco (la proa), tiene un pequeño pasadizo como un catamarán, pero una proa en punta. Tiene dos llantas pequeñas de scooter. “Todo es raro en él”, dice Yessid Fajardo entre risas. Por eso, cuando le mostraron su proyecto a ingenieros navales, hubo una respuesta que se repitió más que otras:

– Eso parece un renacuajo.

Sin embargo, eso no los frenó. Están orgullosos de su Frankestein navegante y dispuestos a demostrar que funciona recorriendo en él los casi 900 kilómetros del río Magdalena que separan a Honda de Barranquilla, en una expedición ambiental a la que le pusieron “Navegando el Magdalena 2018”, y que partirá el próximo 20 de abril desde Honda (Tolima).

La idea de atravesar las aguas del Magdalena en un barco hecho con 350 botellas plásticas y con propulsión a pedal nació hace un año, en una de las reuniones de la fundación Ecodinamics, que crearon los tres jóvenes hace dos años y medio.

En palabras de Yessid Fajardo, en Ecodinamics hacen “trabajos con la comunidad para que se sientan integrados en el cuidado de la naturaleza”. Es decir, proyectos de educación ambiental, de reforestación y talleres de formación medio ambiental. Pero sabían que su alcance era pequeño.

Decidieron que el 2018 sería el año para saltar al escenario nacional. La pregunta dificil era el cómo. “Daniel Cepeda dijo entonces que hiciéramos un bote en botellas. La idea inicial es que lo pasearemos en una laguna. Pero entonces yo dije que navegáramos por el Magdalena, el río más importante del país”, cuenta Fajardo.

Durante un año se reunían en la Fundación para hacer dibujos, pruebas y diseños. fue la parte más complicada, dice Fajardo. “Al principio no nos funcionaba nada, sobre todo no lográbamos vencer la resistencia del agua con el material, que son las botellas. Decidimos mantener las botellas  a flote con aire a presión”.

Tras varios ensayos, lograron que cada botella resista hasta dos kilos de peso. cada botella aguanta dos kilos en el agua. “Casi 300 kilos pesa el bote con algunas modificaciones recientes”, explica el ingeniero de comunicaciones.

Con “modificaciones recientes”, Fajardo se refiere a los gadgets que uno a uno se han ido añadiendo al “renacuajo”: que un panel solar para cargar celulares y un dron que viajará sobre ellos, que sensores para agua, que nevera y caña de pescar, música, conexión a WiFi y elementos de seguridad.

galeria-magdalena15
Todos los elementos tecnológicos del bote funcionan con paneles solares instalados en el techo.

En diciembre de 2017 el híbrido entre tecnología y trabajo manual se sometió a la prueba final. Los tres lo llevaron hasta Bolívar, un pueblo santanderano rico en agua en donde se asienta el Lago Pozo Verde. durante quince días le hicieron pruebas de dirección, propulsión, volcamiento. Todo “funcionó perfectamente”. Días más tarde un ingeniero naval vio su modelo en ación y les dijo: “eso llega por que llega”.  Con esa especie de bendición se sintieron listos para arrancar.

Hay que contar el viaje

Cuando empezaron a planear su itinerario se dieron cuenta de que se encontrarían con tantas culturas ribereñas como pueblos se levantan a orillas del Magdalena. Pensaron que debían aprovecharlo, y el proyecto para darse a conocer se convirtió, además, en la idea para un documental sobre el río.

Empezaron a tocar puertas buscando aliados, y los encontraron en el Festival de Cine Verde de Barichara (Festiver), que este año se celebrará en septiembre. Con Festiver decidieron emprender una caravana que acompañe el recorrido del barco.

La caravana terrestre, que será liderada por Andrés Barón,  será la encargada de organizar la logística en los 30 pueblos donde se van a hospedar y en donde irá el equipo de producción documental. “Queremos contar todo sobre estos lugares, su gastronomía, su relación el río, los problemas ambientales que ellos en su día a día tienen que vivir”, expresa Fajardo.

ruta-agua
La ruta de la expedición “Navegando el Magdalena 2018”.

En total, ya son 15 personas las que están trabajando en la expedición, y se han invertido unos $50 millones. “Hasta ahora nos ha tocado costear todo, ahora queremos cosechar este mensaje por el río. Hasta hace dos meses y medio teníamos almacenes y negocios propios, pero nos tocó renunciar a todo para dedicarnos completamente a esto”. Están convencidos de que vale la pena.

El Río se alió con Navegando por el río Magdalena 2018 para que sus lectores puedan conocer, en tiempo real, cómo avanza la expedición que partirá de Honda el próximo 20 de abril. Recuerda seguirnos en nuestras redes (Facebook en este enlace y Twitter, en este otro) para no perderte la travesía.

Si quiere contactarse con nosotros escríbanos a: [email protected]
Twitter: @BlogElRio @Pau_erre

Comentarios