El Río

Publicado el Blog El Río

No, no todos los humanos pueden deshacerse de sus excrementos de forma segura

La Organización Mundial de la Salud publicó el más reciente informe sobre el acceso a agua potable, saneamiento básico e higiene en el mundo. Colombia, si bien es líder en la región, todavía tiene deudas con sus campesinos.

gifsnotasaneamientoaguablogelrioportada

thumbnail_franjadejustncblogelrio-03

Texto: María Paula Rubiano
Ilustraciones: César Andrés Rodríguez Garavito
Periodistas Blog El Río

En 2015, la Organización de Naciones Unidas se trazó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con el mismo optimismo –casi ingenuidad, dirían algunos– con el que ha trazado su agenda desde su creación Según los 17 ODS, para 2030 la humanidad alcanzará un grado de equidad considerable y la pobreza será reducida a su mínima expresión. En ese contexto, garantizar que la gente no se muera por falta de agua limpia, o porque siguen en contacto con sus propios excrementos, resulta una tarea urgente.

Con ese optimismo característico, la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo adscrito a la ONU, acaba de publicar el informe “Progreso en Agua Potable, Saneamiento e Higiene: 2017” en el que aseguran que si bien hay que meterle el acelerador para alcanzar estas metas, todavía es posible lograr un mundo en el que nadie defeque al aire libre, sin control sanitario y en el que, además, todos tengan acceso a un mínimo de agua potable.

Si bien recoge datos de 2015, el informe es la herramienta más actualizada para tomar decisiones globales respecto al saneamiento básico y el acceso al agua potable de los países. Desde 1990, la OMS le ha hecho seguimiento al tema y, por ello, puede hacer proyecciones más o menos realistas respecto a lo que pasará en el mundo con estos temas.

Casi todo el mundo toma agua limpia (menos en África y Oceanía)

Buenas noticias en este frente. Según el informe, el 71% de la población mundial accedió a fuentes de agua segura: es decir, agua sin riesgo de estas contaminada, disponible cuando se necesita y almacenada en instalaciones.

Pero no todas son buenas noticias: en los países de África subshariana apenas el 58% de la población tuvo acceso básico al agua. Y en Oceanía la situación es todavía peor: el número apenas llega al 52%. En algunos países de ese contiennte, como en Papua Nueva Guinea la población tiene acceso a una fuente de agua segura apenas al 37%.

Como en la mayoría de indicadores de pobreza, el sector rural está detrás del urbano: de hecho, de cada tres personas con acceso a agua potable segura, tan solo una vive en el sector rural (1.900 millones de personas).

En Colombia, los datos son bastante alentadores, pero dan cuenta de las diferencias -aunque no abismales- en el acceso a agua potable entre el campo y las ciudades. De acuerdo con la OMS, para el año 2015, el 100% de la población de las ciudades del país tenía acceso a este servicio, mientras que entre quienes habitan el campo, el número se quedaba en el 86%.

En el campo, el restante porcentaje se divide entre un 5% de quienes tienen acceso al agua de manera limitada -no es agua tratada o tienen que transportarse más 30 minutos al día para conseguirla- y un 8% que simplemente toma el agua con la que cocinan y consumen a diario de fuentes de agua superficial, sin ningún control ni proceso de limpieza.

gifnotasaneamientoaguauno1

¿Y los sanitarios… qué?

Aunque pareciera que llevar agua potable a las regiones más pobres del mundo es el reto más urgente, en realidad, la necesidad de que la gente tenga lugares seguros donde dejar los residuos sólidos que producen sus intestinos -mejor dicho, su materia fecal- es mucho más apremiante. De hecho, el saneamiento básico fue el Objetivos del Milenio (los antepasados de los Objetivos de Desarrollo Sostenible) que tuvo peores resultados en 2015, cuando se venció el plazo para cumplirlo.

De acuerdo con la OMS, 2.300 millones de personas todavía no tienen acceso ni siquiera a una letrina para depositar sus excrementos. De hecho, apenas el 39% de la población mundial tiene acceso a un sistema de saneamiento básico confiable (es decir, de sanitarios u otros sistemas que permitan transportar y trata los excrementos antes de ser devueltos al ambiente).

gifsnotasaneamientoaguablogelriodos

Lo que es más grave: 892 millones de persones todavía practican la defecación al aire libre.  Y, según la ONU, cada dos minutos mueren unos 800.000 niños en todo el mundo por diarrea, casi siempre causada porque las aguas que consumen están contaminadas con excrementos.

Es un circulo vicioso difícil de romper, pues si bien desde el 2000 la cantidad de personas que defecan al aire libre ha disminuido a razón de 22 millones de personas al año, esa cifra no es suficiente para eliminar este problema para el año 2030.

gifsnotasaneamientoaguablogelriocuatro

¿Y en Colombia? Los datos no son muy buenos. Si bien el 86% de colombianos tiene acceso a un sistema de saneamiento básico (como alcantarillado que recoja sus desechos) apenas un 20% (sí, ¡20%!) dispone de un sistema de saneamiento que además de recogerlo, le de tratamiento a estas aguas negras.

gifsnotasaneamientoaguablogelriocinco

Si quiere contactarse con nosotros escríbanos a: [email protected]
Twitter: @BlogElRio @Pau_erre

Comentarios