El Río

Publicado el El Espectador - The Nature Conservancy - Dejusticia

Deforestación y minería ilegal, motores de las inundaciones

Las inundacioes pueden afectar a 12 millones de colombianos. / Archivo El Espectador Las inundaciones pueden afectar a 12 millones de colombianos. / Archivo El Espectador

En la presentación de 22 mapas departamentales y 29 municipales, el director del Ideam, Omar Franco, señaló que esos delitos, entre otros, podrían influir en la gravedad de las inundaciones.

Por: Blog El Río

Comienza la época de lluvias y con ella, el riesgo de verse afectados de 12 millones de colombianos, es decir, del 28% de la población del país. Por esta razón, y en el marco del Día Internacional del Agua, el Ideam presentó 22 mapas departamentales y 29 municipales en los que hacen un pronóstico a dos años de cómo los caudales de los ríos, humedales y ciénagas podrían aumentar e impactar la vida de sus habitantes.

De acuerdo con los datos que durante dos años recopilaron y modelaron los ingenieros del Centro Nacional de Modelación (CNM), que se conformó oficialmente en 2016, las zonas que se inundan de forma periódica corresponden al 12% del territorio, y, cuando las lluvias extremas arrecian, como sucedió en 2010 y 2011 por el fenómeno de La Niña, el territorio inundable asciende al 28% de toda la geografía nacional.

Los departamentos más susceptibles a ser inundados son Valle del Cauca –en donde en la mañana de este martes se declararon dos alertas rojas-, Atlántico, Cundinamarca, Magdalena, Antioquia, Córdoba, Cesar, Cauca y Meta. A su vez, los municipios con mayores riesgos son Bogotá, Cali y Barranquilla.

Si bien toda la vida las áreas con mayor susceptibilidad a inundarse han sido los municipios en el oriente del país, en las llanuras de la Orinoquía y el Amazonas, así como en los valles aluviales del Pacífico y el Caribe, y los valles interandinos (entre ellos la Sabana de Bogotá), la intervención humana podría estar afectando gravemente la frecuencia y gravedad de las inundaciones.

Omar Franco, director del Ideam, señaló que “la deforestación se ha convertido en un problema importante a nivel de cuencas y subcuencas, para el año 2015 estamos hablando de una pérdida en 124.000 hectáreas. Por supuesto que el mal uso del suelo en términos de ordenamiento, construyendo vías e infraestructura, o minería mal hecha, pueden estar disminuyendo la capacidad de manejo de los ríos”.

Asimismo, recordó que las 340 millones de toneladas de sedimentos (basuras) que recorren los ríos del país influyen muchísimo en la capacidad que tienen los mismos de transportar grandes volúmenes de agua, como los que les caen en temporadas lluviosas.  La discontinuidad en los jarillones o la construcción de diques ilegales también han entrado a  jugar un papel clave en la magnitud de las inundaciones.

Otros factores, como las invasiones en las rondas de los ríos, serían agravantes importantes. En este sentido, la definición de políticas claras y adecuadas para el uso del territorio es uno de los motores más graves para las inundaciones. “Hay poblaciones que están en lugares en los que no deberían estar, y que, finalmente, se ven afectadas cuando suben las corrientes”, explicó Franco.

Y es que, como ocurre en muchos municipios del país, son las comunidades más pobres las más propensas a verse afectadas por estos fenómenos. De acuerdo con el Ideam, el 48% de la población más pobre del país vive en las zonas  susceptibles de ser inundadas. “Es clave que los municipios tengan en cuenta esta información que les estamos dando y que a partir de allí, planeen”, enfatizó el director del Ideam.

Franco explicó además que los 29 mapas son tan solo los pilotos de otros que se desarrollarán este año. El ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, dijo que este año se le otorgarían a todos los municipios de Chocó, afectado periódicamente con las inundaciones de los ríos Atrato, San Juan, Telembi, Patía y Mira, con estaciones hidroclimáticas automatizadas. “Este territorio tiene enorme vulnerabilidad de inundaciones, a la que en los últimos años se les han sumado los problemas relacionados con la minería ilegal”, explicó Murillo en el evento llevado a cabo en la Universidad Javeriana.

Lo más grave: las creciente súbitas

El Ideam explicó en esta entrega de mapas que las crecientes súbitas, que afectan a poblados ubicados en la región andina, son las más graves, pues ocurren en un corto período de tiempo, cuando hay grandes tormentas en las partes altas de las cuencas e incrementan los niveles de las mismas de uno a cinco metros en cuestión de horas. Son graves porque además de tener una gran fuerza destructiva, se calcula amenazan en un nivel alto y medio al 31% de los colombianos.

Comentarios