El Río

Publicado el Blog El Río

En Colombia hay 43 cuencas que podrían quedarse sin agua en época seca

Las presiones sobre el agua de Colombia no dejan de crecer: en comparación con 2014, hay seis cuencas más en estado crítico y alto de desabastecimiento. El 83% de ellas se ubican en la zona Magdalena-Cauca.

En Colombia hay 391 municipios con riesgo de desabastecimiento. Es decir, un cuarto del territorio nacional. / Foto: Cortesía Linda Esperanza Aragón – Parque Cultural del Caribe.

Por: María Paula Rubiano – Periodista blog El Río y El Espectador

Tal vez una de las primeras ideas que los colombianos aprenden sobre su país es que es un territorio lleno de agua. Nos hablan de dos mares, del río más caudaloso que nos roza al sur, del Magdalena, del páramo mas grande del mundo. Muchos colombianos crecen con quebradas y riachuelos al lado de la casa, y las inundaciones son una tragedia que llega puntual a los noticieros en épocas de lluvia. Pero la verdad es que, debido a un manejo inadecuado del agua, ciertos lugares de Colombia cada vez más se acercan a una crisis de agua.

Así lo demuestra el último Estudio Nacional del Agua, un esfuerzo que, desde 1998, lidera el Instituto de Hidrología, Meteorlogía y Estudios Ambientales (Ideam) junto al ministerio de Ambiente. Cada cuatro años, estas entidades recogen la mayor cantidad de datos posibles para mostrar una instantánea del estado de las aguas en Colombia. Para la edición de 2018, dijo en el lanzamiento la directora del Ideam, Yolanda Monsalve, recogieron datos de 29 sectores, tanto públicos como privados, y de los niveles nacional, regional y local.

Entre otras conclusiones –son nueve capítulos que ocupan 415 páginas– el informe señala el estado frágil al que hemos llevado a la cuenca más importante del país: Magdalena-Cauca. En la presentación, el ministro de Ambiente, Ricardo Lozano, dijo que “la cuenca del río Cauca, al cruzar todas las variables que analizamos, es la más amenazada, y en consecuencia está en muy alto riesgo de desabastecimiento en épocas secas”.

Esto significa que la región en donde viven la mayoría de los colombianos y en donde se concentra el 80% del PIB nacional, está en riesgo de no proveer suficiente agua para todos, especialmente en un escenario en el que las épocas secas se intensifiquen y disminuyan las lluvias, tal como predicen los modelos de cambio climático.

Este problema se debe a que justo en esta región se concentra no solo la demanda de agua para vivienda, sino para la generación de hidroenergía y, sobre todo, para la agricultura. Así, la región Magdalena– Cauca demandó en 2016 unos 25.766 millones de metros cúbicos de agua, es decir, el 70% de toda el agua que se consumió ese año en Colombia. En contraste, una región como la Amazonía consumió apenas el 1,4% del agua.

El informe le pone números concretos a este problema. Para lograrlo, los técnicos del Ideam cruzaron datos sobre uso del agua, presiones sobre los ecosistemas, agua no retornada a la cuenca, calidad de agua, erosión por deforestación, transformación de ecosistemas, carga contaminante y presencia de mercurio.

Así, el grupo liderado por Omar Vargas y Martha García, concluyó que de 105 subzonas hidrográficas del Magdalena-Cauca (es decir, pequeños ríos y afluentes que llegan a esos dos poderosos ríos), 31 están en un estado de degradación tan grave que, en un año seco, la demanda de agua será mayor a su oferta. Esos 31 lugares representan el 83% de zonas que están en estado crítico en el país. El 17% restante se distribuye en el Caribe y la región Pacífica.

Las causas para este aumento en las presiones, señala el informe, son principalmente la ganadería y las actividades agrícolas. Y es que, la agricultura se traga el 43% del agua en Colombia, y el sector pecuario, el 8%. Además, estas actividades se relacionan con un uso elevado de pesticidas, transformación de ecosistemas clave para la conservación del agua (como páramos o ciénagas inundables) y erosión.

Y, aunque el informe estima que de aquí a 2030 la demanda de estos sectores será de entre 12.707 y 14.833 millones de metros cúbicos de agua al año, hay, por lo menos, una buena noticia. “Comparando con los datos de los ENA de 2010 y 2013, pudimos ver que hay evidencia histórica de que ha aumentado la eficiencia en el uso del agua, es decir, que a pesar de que se usa más agua, se devuelve más a las cuencas”, dijo Diego Arévalo, del Centro de Tecnología de Antioquia CTA y GSI-LAC.

En ese contexto, ¿qué hacer? el informe es claro: los sectores que más usan son, al mismo tiempo, causantes de una posible crisis y principales afectados. En ese sentido, el ministro Lozano resaltó la importancia de que esos mismos sectores se involucren en la restauración de las cuencas y mejoren la eficiencia con la que usan el recurso hídricoSe sugiere, además, aumentar las soluciones basadas en la naturaleza para producir alimentos, mejorar la gestión del agua en cabeceras urbanas y garantizar el acceso a agua potable.

Si quiere contactarse con nosotros escríbanos a:  [email protected]
Twitter: @BlogElRio @Pau_erre

Comentarios