Follamos, luego existimos

Publicado el Alejandra Garavito

Hagamos el amor y no la guerra.

Existe una gran parte de la población a la que simplemente le hace falta hacer el amor. Ese acto que va mucho más allá de follar, pero que tiene la misma finalidad: darnos felicidad.

fotoarticulo

Sí, es hora de hacer el amor con el mismo placer con el que follamos. Es hora de unirnos para complementarnos con nuestras diferencias, no solo en la cama.

Ya hemos vivido muchas clases de guerras; no solamente en Colombia, sino en todo el planeta. Entre ellas, una lucha de sexos y prejuicios que ha convertido a cientos de mujeres en las llamadas “feminazis” y ha fortalecido la herencia machista en los hombres, en cambio de atenuarla.

Es hora de entender que vivimos en un mundo evolucionado con ideas nuevas y personas nuevas, que creen que ser liberados no es ser putos, que está bien ser heterosexual y tener una familia sin hijos, u homosexual y quererlos tener.

Hagamos el amor y digámosle a esas personas que acostumbran a resolverlo todo a través de cualquier acto violento, en cambio de escuchar o establecer el diálogo; que hagan el amor.

No queremos ser más presas de la intolerancia y la doble moral y de esta pelea que nos acostumbró a gritar y a luchar antes que hablar. Porque hoy millones de personas están dispuestas a coexistir en armonía y hacer valer su libertad sexual, su orientación sexual y sus derechos, sin irse a los extremos.

Hoy en nombre de todos ellos, invitamos a los que aún no están dispuestos a ceder, que intenten hacer el amor y no la guerra.

Merecemos vivir en un mundo mejor, capaz de aceptarnos a todos como somos. Un mundo donde la gente pueda expresarse sin miedos, donde los desacuerdos se resuelvan con argumentos y no con enfrentamientos o represión.

Hagamos el amor con todos, en todo momento. Olvidemos las taras mentales con las que crecimos y hagamos el acto de paz más grande que podemos hacer que es convivir y respetar todas las diferencias de las personas que nos rodean.

Es es hora de bajar las armas más peligrosas que son las ideas de odio. Y comenzar a disfrutar de toda la variedad de pensamientos que tiene cada ser humano de esta tierra, sin dejar de follar sus cuerpos de vez en cuando.

Escrito por Alejandra Garavito.

Únete a nuestra evolución sexual:

https://www.facebook.com/hambreshop

Hambre / F♥ck Shop

Comentarios