Mi Opinión

Publicado el Ben Bustillo

Lewis Energy, HOCOL, y la prensa, impasibles ante mi denuncia pública sobre el corredor criminal de Juan Mina

Cuando entré al lote a tratar de verificar los adelantos del proyecto la semana pasada, la celadora trató de impedir mi entrada, pero seguí caminando al mismo tiempo que le pedí dejarme hablar con la persona encargada. Me llevó ante una persona que se identificó como Carlos, negando darme su nombre completo o teléfono. Miren su foto:

Y a pesar de que le expliqué la razón primordial del por cual estaba dentro del lote manifestando que yo era el dueño del lote y de los derechos aéreos como minerales incluyendo hidrocarburos, no me permitió inspeccionar las obras. Es más, cuando iba saliendo, le dijo a la celadora que no me dejara salir, y cuando le protesté, cambió la historia diciendo que le había dicho “que bajara la cabuya de 2 centímetros de alto”.

Me dio el teléfono de Luz Estela Góngora diciéndome que ella era la encargada del proyecto, a quien llamé tan pronto pude, pero nunca regresó la llamada. Quien llamó en su remplazo fue una voz masculina, y me dijo su nombre, pero no lo pude grabar inmediatamente, le pregunté varias veces más, pero rehusó hacerlo. Este señor me llamó del número 313 800 9973.

También alegó, estúpidamente, mandando una copia de la matrícula inmobiliaria 040-47707 del 2016 señalando la anotación número 10, la cual es inválida, fraudulenta y sin peso legal.

En mi investigación, pude identificar al señor de la foto: Carlos Eduardo Machado Franco, Chief Administrative Officer en Lewis Energy Colombia, Inc., según Linkedin. https://www.linkedin.com/in/carlos-eduardo-machado-34313a16/.

Por último me llamó Jorge Posada, quien gritando me dijo “yo soy la única persona con quien puedes hablar.” Este individuo, aparentemente es el representante legal, aunque hay manifestación conflictiva en la formación de Lewis Energy en Colombia, porque encontré información donde dice que Rodney Ray Lewis, es quien es el representante legal, y su presidente.

Curiosamente, la burocracia de la empresa privada tiene demasiados espacios abiertos abriendo una vulnerabilidad civil y criminal de acuerdo a estatutos de los dos códigos.

Y lo más risible es que Lewis Energy tiene un “Código de ética y conducta”. Rod Lewis tiene su mensaje (¿le servirá para limpiarse el trasero?), y hablan de “transparencia, compromiso, equidad y respeto, y negociación justa”. ¡Payasos criminales!

He dejado pasar varios días para ver la reacción de la prensa (a quien les notifiqué), de HOCOL, la gobernadora, al comandante de la policía, al alcalde, y ninguno hizo intento de averiguar mi acusación.

No es mi primer artículo sobre las actividades criminales asiduas en ese sector de la carrera 38 hacia Juan Mina; hace unos meses denuncié un atentado contra mi vida ante la inspección de Juan Mina, la SIJIN (la de la carrera 38), por las instalaciones de agua y luz conectadas  ilegalmente, pasando las conexiones sobre otras tierras que tengo sin mi autorización.

Hoy otros dos pedazos de tierra que también estoy reclamando, uno de 19.5 hectáreas con la familia Tatekawa, y otro de 30 hectáreas donde una hermana se roba la parte de mi madre, se la vende a Quintal, la hipoteca y la pierde con varios bancos.

Lo curioso es que todas esas transacciones se hacen ante la Notaría 3ª de Barranquilla, a quien estoy comenzando a descubrir todas las patrañas que ocurren en esta dependencia.

Continúa la investigación con procesos legales contra el presidente de Lewis, su representante legal, y su Chief Administrative Officer.

O a lo mejor me toca solicitar un puesto de jefe con las bandas criminales localizadas en el área. Tengo entendido que Boris Lustgarten se socializaba con grupos de narcotraficantes, compraba y guardaba robos en uno de sus lotes, y que hasta era o es miembro del grupo de la “gata”.

Desafortunada o afortunadamente, no soy hombre de pistolas. Mis únicas armas son mi palabra oral y escrita y el manejo de la justicia e interpretación de códigos civiles y criminales.

[email protected]

 

Comentarios