Bernardo Congote

Publicado el

Paro estudiantil Indefinido: ¿Suicidio colectivo?

Escribo con base en algunas intuiciones sobre lo que se vive ahora en la Universidad Distrital en Bogotá (UD), probablemente extendible a otras públicas.

Paradójicamente, pasados ya casi dos meses la resistencia estudiantil ya no sería contra el ESMAD sino ¡contra la continuación de las clases!

Suspendidas las movilizaciones colectivas por el Comité Nacional de Paro – estrategia interesante por cierta perspectiva política de mediano plazo-, los estudiantes se habrían anclado en un suicida “paro indefinido”.

Algunas voces habrían salido de esa caverna juvenil (¡oh paradoja!) afirmando inclusive que un Consejo Académico no puede imponerse (sic) sobre la voluntad de los estudiantes. ¿¡Los pájaros tirándole a las escopetas!?

Y algún profesor se preguntaba públicamente estos días, si se trataría de que los estudiantes volvieran a clases “sólo cuando cambie el sistema”.

Siendo ello posible, profundizaría el carácter contradictorio – suicida de la consigna. Precisamente porque estaría probado que la ciencia se ha construido para estudiar cómo y por qué cambian los sistemas.

De manera que “para cambiar el sistema” (que cambia autopoiéticamente), si se hablara del económico político no habría otra condición diferente a estudiar las condiciones de forma y fondo de esos cambios.

Resistirse a estudiar, terminaría siendo la mejor forma de contribuir a que ¡no cambie el sistema!

Lo que nos mueve a buscar quién o quiénes estarían empujando este ahogado al río. (¡Probablemente sean algunos profesores!)

La universidad pública tiende a convertirse en fábrica de pensionables. Algunos profesores que, pagados con nuestros impuestos, medran por años, intocables atizarían la resistencia al cambio.

Algunos profesores se opondrían, por tanto, a que la universidad viviera transformaciones, haciéndola caminar por el filo de una navaja mediocre.

Sin razones por las cuales, cierto profesorado se habría acaballado sobre una táctica gatopardista impulsando vociferante todo tipo de “cambios” para que nada cambie (su sueño pensional, por ejemplo).

Y en este juego suicida nuevamente los únicos perjudicados serían los estudiantes. También dentro de la universidad, resultarían sirviendo de idiotas útiles en beneficio de los intereses de ciertos grupúsculos profesorales.[i]

Y perjudicándose ellos (y sus familias) ¡estarían en la universidad para NO profesionalizarse!

Gracias a esta perversión suicida, ser estudiante universitario – no estudioso- se estaría convirtiendo en un oficio para construir una irreparable autoderrota juvenil.

Preguntas:

¿Por qué razón si en la UD, por ejemplo, existen unos 27.000 cupos para una demanda potencial de 250.000 jóvenes, los que estudian allí pretenderían permanecer eternamente cortándoles camino a estas mayorías?

¿Por qué razón a esta perversión algunos se atreven a llamarla “cambio social”?

¿Por qué razón algunos profesores vociferan “que cambie el sistema” pero nunca su propio sistema de amodorramiento escolar esperando pensionarse?

¿La matrícula cero para qué sirve con universidades cerradas?

¿Por qué razón algunos jóvenes estudiantes permiten que algunos viejos profesores les engañemos una y otra vez?[ii]

 

Congótica. Con base en lo anterior, no extrañaría que hoy el presidente de FECODE haya tenido que exiliarse. (¿Será que algunos (innombrables) colegas le estén amenazando por haberse acogido a suspender el paro indefinido?).

Congótica 2. ¿Podría entenderse así por qué, por ejemplo, uno de los líderes de la resistencia callejera en el Portal Américas en Bogotá, tendría por alias “El profe”…?

[i] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/los-jovenes-estudiantes-sirviendo-intereses-oscuros   Junio 6 2021

[ii] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/estudiante-profesor-puede-enganarle    Septiembre 22 2020

Htpp://blogs.elespectador.com/politica/Bernardo-congote/la-educacion-y-sus-engaños   Octubre 22 2018

https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/se-suicida-universitario   septiembre 22 2019

Comentarios