Bernardo Congote

Publicado el

Murió el 0,1%. Empobrecimos el 95%. Y aquellos…

El rifi rafe entre la Casa de Nariño y el Palacio Liévano no para. Que si Ustedes que si Nosotros. Lo cierto es que en esta pandemia ha llovido por todas partes, sobre todo en los cambuches de los desprotegidos…

Es lamentable destacar que Colombia haya quedado clasificada en el tercer puesto entre los peores países para vivir durante la pandemia[i]. Pero lo lamentable del dato no invalida su veracidad.

La mayoría lo hemos padecido. La gestión que la Casa de Nariño le ha dado a la pandemia ha estado oscilando entre la improvisación y el espectáculo.

Primero, porque un sistema de salud abandonado por décadas, fue sometido a altísimas presiones de la noche a la mañana -para tapar tapar- y es cierto que lograron que no reventara. Pero ¿A qué costos?

En segundo lugar, porque el inquilino de la Casa de Nariño aprovechó la pandemia para continuar en campaña electoral cuando nuestros datos, indican que se posesionó presidente hace ya casi tres años.

No resulta gratuito, por ejemplo, que las dos primeras zonas de vacunación hayan sido Montería y Sincelejo, siendo la Costa el eje de la amenaza secto fascista que tendría por eje al niño jesús de la familia Char, Alejandrito.[ii]/[iii]

Pero el Palacio Liévano no se queda atrás. Su inquilina, enarbolando una esperanzadora bandera verde, la habría desteñido generando más frustraciones que realidades.

Siendo López la alcaldesa de la primer ciudad del país, se habría quedado corta en hacer uso de su autonomía habiendo quedado sometida a los dictámenes del gobierno central.

Sobre todo en lo relativo a que la “MEJOR” terapia contra la pandemia haya sido el confinamiento, cuando los datos sugerían – y han confirmado – tomar decisiones contrarias a la dictadura del confinamiento. [iv]

El Banco de la República (Ojo) ha estimado preliminarmente que el confinamiento habría evitado la muerte de unas quince mil (15.000) personas y, al tiempo, habría logrado disminuir el consumo nacional anual en un 4.7% [v]/[vi]

Si a estos datos les agregamos el supuesto de que “el modelo no toma en cuenta agentes que obedezcan a incentivos” [vii](Página 17), ello significaría que los eventualmente “salvados” no tendrían incidencia económica significativa.

De modo que, como es lógico, la drástica disminución en el consumo estaría a cargo de los desempleados sobrevivientes que sí obedecen a incentivos económicos.[viii]

Si añadiéramos el supuesto un PIB de USD 300.000 millones, el 90% del cual sea explicable por el consumo interno (exportando unos USD 30.000 millones anuales), la disminución en el consumo por pandemia podría habernos costado unos USD 13.000 millones. Esto es, unos 45 billones de pesos menos en las cajas de las empresas y bolsillos de los trabajadores[ix].

Comparando estas cifras, no sería atrevido confirmar, preliminarmente, que el impacto económico negativo del confinamiento, habría superado los presuntos beneficios salubristas que justificaron las decisiones dictatoriales de cerrar fábricas y comercios a la topa tolondra.[x]

Curiosamente, sin embargo, no se ha escuchado crítica alguna proveniente de la ANDI o de FENALCO. ¿Por Qué? Porque estos gremios sólo escuchan a sus GRANDES AGREMIADOS beneficiarios monopólicos.

La mayoría de los gremios no tienen oídos para los medianos y pequeños empresarios ni, menos, para los millares de informales que, peor, resultaron inculpados como ¡responsables del contagio viral!.[xi]

¿Cuándo cobraremos el costo político de haber sido confinados para salvar hospitales al costo de quedar las mayorías más pobres y desempleadas?

¡En 2022!

¡Ojo con el 2022!

Congótica. Nuevamente la lucha entre las alucinaciones (politiqueras) y los datos, habría sido ganada por estos últimos.

Congótica 2. Se habría probado FALSO que la prioridad era “salvar vidas” porque, al final, sólo se trataba era de “salvar hospitales” para tapar el desastre politiquero del que han sido víctimas por décadas.[xii]

Congótica 3. Montería (capital del ubérrimo) y Sincelejo (casa materna de los que “se robaron a Bogotá”, primeros en recibir las vacunas. MMM…

[i] Galindo, Fernando / Bloomberg. https://www.elespectador.com/opinion/colombia-entre-los-tres-peores-paises-del-mundo-en-la-gestion-de-la-pandemia/  Febrero 3 2021

[ii] Alejandro Char, Federico Gutiérrez (de parte del ubérrimo…) y Peñalosa (de parte de quién).

[iii] https://www.elespectador.com/noticias/salud/con-50-mil-vacunas-a-la-mano-aun-falta-mucho-para-celebrar/   Febrero 15 2021

[iv] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/los-datos-los-unicos-no-mienten  Julio 14 2020

[v]  Carranza y Otros (2020) The COVID epidemic and the economic activity with acquired immunity. Bogotá: Banco de la República. No. 1147.

[vi] Otros datos menos confiables, sugieren un bajón del 6,7% en el consumo, esto es, de unos USD 18.000 millones (este cálculo, del blog). Según nota de Juana Téllez: https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/el-consumo-privado-en-2020/El consumo privado en 2020

[vii] Ibidem, Págs. 17 y 18. Los autores añaden, plausiblemente, que el modelo está afectado por evidentes simplificaciones.

[viii] Agregando, además, el supuesto de que la población más vulnerable se encontró en el rango de la menos productiva económicamente (mayores de 60-70 años).

[ix] Adicionalmente, Fedesarrollo estimó en Enero 2021, que las NUEVAS RESTRICCIONES cargarían el balance con un costo “entre 8 y 12 billones de pesos y la pérdida de unos (¿otros?) 146.000 empleos”. Comunicado de Prensa, Enero 20 2021.

[x] Confirmando de esta manera, algunos diagnósticos del blog: https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/confinamiento-mentiroso-no-cura-empobrece   Enero 5 2021

https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/distanciamiento-una-tragedia-politiquera  enero 16 2021

https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/inflacion-negativa-negocios-abiertos-bolsillos-vacios   septiembre 6 2020

[xi] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/al-caido-los-informales-caerle-los-gremios   Enero 21 2021

[xii] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/confinamiento-mentiroso-no-cura-empobrece  Enero 5 2021

 

Comentarios