Bernardo Congote

Publicado el

Muchos Costeños quieren ¡Energía Gratis!

Por estos días en la Costa han pasado de la euforia a la depresión porque el índice de crecimiento en sus tarifas eléctrica casi duplica al de toda Colombia.[i]

Ello se explicaría porque muchos suscriptores costeños no pagan las facturas; y muchos cometen fraudes contra los medidores; y muchos dañan sus propias redes eléctricas. Estos fenómenos son casi el doble que en el resto de Colombia.

Las tarifas costeñas son las más altas porque en la Costa se duplican los costos de transmisión, los de distribución, los de comercialización y por ello son muy altas las pérdidas económicas de las empresas prestadoras.

Esta cultura destructiva costeña viene desde el siglo pasado cuando la politiquería y sus sindicatos destruyeron las siete empresas departamentales de energía.[ii]

Finalizando los años 90 los españoles compraron los restos por unos 200 millones de dólares; pero comenzando los años 2000 estuvieron a punto de devolverle al Estado el manejo de esa región por resultar inmanejable comercialmente.

El asunto ha sido tan grave que en las reuniones de familia, de socios de los clubes o en los barrios y pueblos de la Costa ¡se ha celebrado como un éxito autorrobarse el servicio de energía![iii]

 

La enfermedad encontró algunas soluciones en el lapso 2002-2010 pero hacia 2015 entonces Electricaribe también entró en quiebra, fue intervenida y apenas en 2020 la Costa comenzó a recibir energía con nuevas empresas creadas por los antioqueños (AFINIA) y los risaraldenses (AIR-E).

 

El chistecito nos terminó costando a TODOS LOS COLOMBIANOS algo así como 6 billones de pesos (deudas que dejó Electricaribe y que contractualmente no asumieron las nuevas empresas).[iv]

 

Haciendo cuentas de mercado, mientras los costeños han convertido la energía en un carnaval destructivo, ¡los demás colombianos acudimos prestos a cuidarles su guayabo! (¿Para esto es la reforma tributaria?)….

 

Por las razones anteriores, la actual crisis tarifaria que ha golpeado nuestros bolsillos, nunca podría justificar que la Costa Atlántica aspire a recibir otra vez más ayudas con nuestros impuestos sin asumir alguna cuota propia.

 

¿Acaso se escucha en la Costa que van a hacer campañas cívicas para elevar el pago de las facturas? ¿Acaso habla algún senador o alcalde que propenderá por castigar penalmente el fraude contra los contadores? ¿Acaso se va a penalizar la destrucción de la infraestructura eléctrica?

Nada. Frente a estas preguntas, la bullaranga costeña se hunde en un profundo silencio.

 

Las soluciones diseñadas por el Gobierno Petro aliviarán la carga tarifaria actual. Pero nada podrán (ni deberán) hacer para eliminar el cáncer que afecta a la Costa Atlántica.

¡Simplemente porque a nuestros compatriotas les llegó la hora de resolver sus propios problemas! (Todo carnaval produce guayabo).

 

Nos conviene estar alerta para evitar que los costeños pretendan enganchar a su raizal Gustavo Petro recibiendo más  ayudas que les permitan vivir en carnavales con un tumor canceroso cada vez peor.

 

Conviene advertir de paso que la empresa AIR-E (que subastó el mercado eléctrico de Atlántico, Magdalena y Guajira), víctima de estos problemas estaría en vigilancia preventiva por parte de la Superintendencia de Servicios desde hace ya varios meses.

 

Vigilancia que es una solución problemática porque cada empresa que llega a resolver el problema, se amodorra en solucionarlo sabiendo que tarde o  temprano el gobierno central (¡sacando de nuestros bolsillos!) acudirá en su ayuda. [v]

 

Con el agravante de que, según sabemos, la vigilancia preventiva del gobierno no incluiría una sola estrategia que induzca a que los costeños sean auto responsables del cuidado y progreso de su sector eléctrico regional.

 

Apreciados conciudadanos costeños:

  • En Colombia todos pagamos cumplidamente la energía eléctrica; pero hace tiempo muchos de Ustedes decidieron no pagarla.
  • En Colombia todos nos cuidamos de defraudar a nuestras empresas de energía violando los contadores; pero hace tiempo muchos de Ustedes decidieron seguirlos defraudando.
  • En Colombia todos cuidamos la infraestructura eléctrica que conduce la energía a nuestros hogares; pero hace tiempo muchos de Ustedes no lo hacen.

No existe argumento alguno para que, sobre todo, los colombianos que pagamos y cuidamos nuestro sector eléctrico, sigamos patrocinando la cultura eléctrica auto destructiva de la Costa Atlántica.

[i] Índice Colombia: 25,9. Índice Costa Caribe: 49.94 (Fuente: Cuadro televisado por Noticias 1, edición del domingo 18 de septiembre).

[ii] http://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/la-costa-quebro-electricaribe    1 abril 2019.

[iii] Ídem, abril 2019. El bloguero fue testigo directo de este fenómeno cuando Asesor del Despacho de la Superservicios en esos años.

[iv] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/euforia-energetica-la-costa-sin-carnavales    Septiembre 20 2020.

[v] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/fomentando-empresas-zombie   Enero 28 2021.

Comentarios