Bernardo Congote

Publicado el

Inseguridad = ¿!Los Vigilantes NO Vigilan?!

Sueña extraño. Sospechoso inclusive. En cada época de vacaciones la empresa de seguridad contratada, nos envía un panfleto hablando sobre la «inseguridad» urbana.

En diez (10) páginas, este año trajo datos del Hurto a Residencias, a Personas, a (sic) Celulares, a (sic) Bicicletas, a (sic) Motocicletas, a (sic) Automotores.[i]

Pensando mal, ella trataría de “probar” que la inseguridad va en aumento, como perversa estrategia de mercadeo que justificaría seguirla contratando…

Para peor, el tal panfleto subliminalmente induce a que las personas no salgamos de casa (o sea, nos quedemos vigilándola) y, expresamente, a que gastemos sobre protegiendo el inmueble con rejas, chapas, alarmas, etc. (¡para facilitarles su “vigilancia”!).

Para no ir lejos, sus recomendaciones “en cuanto a la seguridad de los inmuebles, automotores, y hábitos personales” son, ni más ni menos que unas cincuenta y cinco (55).

Y además, la empresa de “vigilancia” nos recomienda “la implementación (sic) de pólizas con amparo por sustracción, tanto a título personal como de zonas comunes”.

De modo que a la hora del té estaríamos pagándoles a estas empresas de “vigilancia” que sienten a un vigilante en una portería (consumiendo servicios públicos que también pagamos), para que ¡abra y cierre las puertas del conjunto! ?

Todo porque si ocurre algún siniestro, terminamos explicándoles a nuestros NO VIGILANTES por qué razón habríamos incumplido alguna (s) de las cincuenta y cinco recomendaciones que nos hicieron “formalmente y por escrito”.

Producto de lo cual, los presuntamente VIGILADOS terminamos siendo responsables de los delitos que ocurran contra nuestros inmuebles, automóviles o personas, porque nuestros NO VIGILANTES no asumirían responsabilidades proporcionales.

La cereza del postre consistiría en precisar que la mayoría (si no todas) de las empresas de NO VIGILANCIA, a las que les pagamos fortunas por NO VIGILARNOS, estarían conformadas por militares o policías retirados.

De manera que, dedicados muchos años a NO VIGILARNOS en una guerra centenaria que NO han podido ganar (si militares), o en el control de la protesta social urbana que han convertido en asesinatos de civiles a mansalva (si policías), los retirados crean o se vinculan a empresas de NO VIGILANCIA que fomentarían la inseguridad ciudadana.

La primera reacción que tuve estos días leyendo el panfleto de nuestros “NO vigilantes”, fue la de, definitivamente, cancelarles el contrato. Todo porque la empresa que nos cobra gruesos millones mensuales dizque por “vigilarnos”, ¡no nos vigila sino que nos recomienda ( ) que vigilemos por ella!

La segunda reacción fue caer en cuenta de que esta es una forma perversa mediante la cual estas empresas NO VIGILANTES se empeñan en “probar”, barrio a barrio, localidad a localidad, que nuestras ciudades estarían azotadas por el delito. Eso no es cierto, pero el voz a voz sí es terrible.

Se configuraría así el fenómeno de profecía autocumplida probando por qué cada vez que un periodista pregunta en las calles, el ciudadano “percibe que la inseguridad va en aumento”.[ii] ¡Por supuesto! ¿¡Acaso no está inseguro en su propia casa!?

Para acabar de abobar, bastaría con revisar los datos de las curiosas ONGs llamadas “NN Cómo vamos”(pagadas por las Cámaras de Comercio), que terminan confirmando que Ejército, Policía y las compañías de NO VIGILANCIA, tienen razón “porque” la inseguridad aumentaría por aquí o por allá.

Mi última reacción ha sido escribir este blog. Probablemente sea la más tonta de todas. Pero de pronto le sirve al (a la) lector (a) para pensar si la verdadera confabulación delincuencial y criminal no provendría de los delincuentes ¡sino de los vigilantes!

¡Y todo bien!…

 

Congótica. ¿Por qué en los pueblos y ciudades la “presencia de la autoridad” produce miedo y no seguridad?

Congótica 2. ¿Por qué los platudos tienen sus propios “esquemas de seguridad” (contratando también retirados de Ejército y Policía) logrando que los únicos seguros sean ellos mientras los demás caminamos por las calles a merced de ¡los NO VIGILANTES!?

Congótica 3. A lo anterior contribuyen algunos medios de comunicación que, publican cada crimen con tal profusión aumentando, patológicamente, la sensación de que “de verdad vivimos muy inseguros”.

Congótica 4. Esta narrativa parecería actualizando el cuento garciamarquino llamado: “Algo muy grave va a suceder en este pueblo”… (paradójicamente ubicado en la página BOGOTANITOS, destinada a la CULTURA Y RECREACIÓN ¡¡¡de los niños!!![iii]

[i] Extraídas, presuntamente, del SIEDCO (Sistema de Información Estadístico, Delincuencial, Contravencional y Operativo de la Policía Nacional).

[ii] Para ello bastaría con revisar los datos de las curiosas ONGs llamadas “Cómo vamos”.

[iii] https://www.culturarecreacionydeporte.gov.co/es/bogotanitos/erase-una-vez/algo-muy-grave-va-suceder-en-este-pueblo    Consulta de diciembre 28 2021

Comentarios