Bernardo Congote

Publicado el

¡La (Perversa) Fiesta Infantil del Halloween! ¡Protesto!

Cuando estaba cocinando este blog, me enteré de que mi nieta (9 años) haría parte de un evento literario a difundirse por redes sociales el Halloween 2021.

Ella tiene, por cierto, alguna vena literaria. Sin necesidad de “halloweens” cualquier día de la semana me recita poesías y cuentos suyos dotados de gran fantasía e imaginación.

Pero nunca la habían invitado a expresarse literariamente en redes sociales. (¿¡Por qué tenía que ser un Halloween?!)

¿Por qué la literatura de mi nieta saldría a la luz en redes sociales precisamente un día llamado “de los niños” que (perversamente) se vomita sobre ellos sembrado de brujas, máscaras sangrientas o todo tipo de Chuckis en las vitrinas? (¿¡Sembrando basura en el alma de nuestros niños!?)

Y me preguntaba si gracias a nuestros halloweens fuimos víctimas de tantas mentiras covidianas, de enmascararnos para todo a toda hora o de vacunarnos de urgencia (sin encontrar las vacunas listas).

Y también me explicaba por qué mi Universidad, que se supone escenario del escepticismo constructivo, con dos años de pandemia encima sigue imponiendo reglas hitlerianas del tipo Uso obligatorio de tapabocas que cubra nariz y boca, para todas las personas independientemente de la actividad o labor que desempeñen”.[i]

¿Estoy hilando muy delgado asociando el mentiroso, perverso, miedoso, tramposo y asesino Halloween, con el miedo que cada vez más deprime a las nuevas generaciones? [ii]

¿Hilo delgado tomando a favor de mi hipótesis, el hecho de que por esta suma de perversiones el suicidio sea una de las tres mayores causas de muerte entre los jóvenes?[iii]

¿Exagero pensando que una niñez cuyo MÁS OSTENTOSO DÍA del año es este llamado “de las brujas”, puede ser caldo de cultivo de manifestaciones sicosociales degradantes en la adolescencia y juventud?

¿Por qué razón los empresarios del miedo, de los disfraces, de las armas, de los videojuegos, hallan en Halloween uno de sus MEJORES días en ventas?

¿Acaso esos empresarios del miedo y las mentiras llenan las habitaciones de sus niños con caretas sangrientas, camisetas con degollados o armas “no letales”?

¿Pero son responsables acaso los empresarios? ¿Quiénes sino los padres de familia compramos esas manifestaciones perversas del miedo, la angustia y la depresión para CELEBRAR el día de nuestros niños?

¿Por qué una sociedad que se encarga de violentar a sus niños desde que nacen (con bautismos y comuniones tramposas) es tan hipócrita preguntándose por qué las enfermedades mentales y el suicidio acosan a los jóvenes?

¿Por qué somos los adultos tan faltos de vergüenza para tirarles a nuestros niños todas estas piedras y esconder la mano?

¿Quiénes y por qué invitaron a mi nieta a exponer su literatura en el más perverso de los días del año? (¿Sus padres? ¿Sus maestros? )

Congótica. Este abuelo tuvo el valor de levantar su pluma en señal de protesta.

[i] Circular 025-2021, Universidad Distrital FJDC.

[ii] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/se-suicida-universitario   Septiembre 22 2019.

[iii] Ballesteros, Gutiérrez y Otros (2010). El suicidio en la juventud: una mirada desde la teoría de las representaciones sociales. Bogotá: Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 39 / No. 3. Página 524.

Comentarios