Bernardo Congote

Publicado el

(In)Equidad de la Reforma Tributaria

Carta Abierta al Gobierno Nacional.

El autor, DANIEL ESTEBAN MENDOZA REBOLLEDO, es Licenciado en Administración de Empresas de la Universidad EAN. Cuenta con 20 años de experiencia dirigiendo equipos de trabajo multiculturales y estableciendo unidades de negocio en los sectores automotriz, consumo ferretero y abrasivos industriales en América Latina. Actualmente es el Gerente General Latinoamérica de la multinacional alemana VSM AG.(El blog no se responsabiliza por los contenidos aquí publicados).

 

Consciente de la necesidad de lograr mayor equidad en nuestro país y con el ánimo de apoyar las iniciativas sociales del gobierno, presento una serie de planteamientos acerca de la reducción de beneficios tributarios (ampliando la base de cálculo del impuesto sobre la renta, entre otras, para personas naturales, como parte de la propuesta de Reforma Tributaria que cursa en el Congreso de la República).

 

  1. Inequidad en la reducción de beneficios basada en el ingreso mensual individual mayor a Diez millones de pesos colombianos y no en el ingreso del núcleo familiar:

 

La propuesta actual va dirigida al ingreso individual y no al concepto de Hogar o núcleo familiar. El hecho de recargar a los ingresos individuales más altos genera un efecto de inequidad desde la perspectiva del ingreso de un Hogar. A continuación, presento un claro ejemplo:

 

Familia A con dos hijos, cuenta con un salario de 12 Millones de pesos mensuales que recibe gracias al trabajo de uno de los padres de Familia. Adicionalmente uno de los padres de familia se dedica al cuidado del hogar con el fin de dar un debido acompañamiento a los hijos en su desarrollo educativo y emocional, con lo cual se hace también un importante apoyo a la sociedad. Adicionalmente esta familia posee deudas de vivienda adquiridas en función a los beneficios que ofrecía el estado antes de acceder al crédito o Leasing hipotecario. También emplea a un/a trabajador/a de servicio (por días) como apoyo al hogar debido a que uno de los padres también debe velar por sus padres adultos mayores o dar cuidado especial a uno de los hijos con discapacidad. El empleado/a del servicio antes que verlo como un “lujo” es también un aporte social de esta familia, la cual cumple con todas las obligaciones en su calidad de empleador. Con la reforma tributaria, el ingreso neto de la familia A se reducirá cerca de $500.000 pesos, afectando lo que representa una liquidez «apretada» debido a los altos intereses que paga por su vivienda y el impacto de la inflación, entre otros. 

 

Familia B con dos hijos, cuenta con dos salarios que en su promedio anual equivalen a máximo 8 Millones de pesos mensuales, que recibe gracias al trabajo de ambos padres de Familia. De igual forma esta familia posee deudas de vivienda y emplea a un/a trabajador/a del servicio como apoyo al hogar mientras ellos trabajan y también como aporte social, cumpliendo con todas las obligaciones en su calidad empleadores. En este caso, dicho hogar, que tiene un ingreso promedio de 16 Millones de pesos mensuales (4 Millones más que la familia A) NO pagará un centavo adicional de impuesto a la renta.

 

En el ejemplo se demuestra que la propuesta de Reforma no es equitativa con todos aquellos hogares que dependen de un solo ingreso, realizan un aporte social importante apoyando con el cuidado de los hijos y/o adultos mayores a través de uno de los padres de familia y se le limita en el aporte a la economía del país mediante un menor consumo y el empleo de otras personas.

 

Para ingresos superiores a 20 millones de pesos, con deudas proporcionales a ese tipo de ingreso, la situación es aún más compleja.

 

Basado en esto, propongo que, más allá de sus promesas políticas, se replantee el aporte adicional que deberían hacer también aquellas personas que perciben ingresos inferiores a 10 Millones de pesos, colocando tal vez los 5 millones de pesos de ingreso individual como base, o, cómo ejercer control sobre aquellos hogares con doble ingreso que no harán el aporte a la transformación social que todos queremos.

 

De esa forma la carga de las personas con ingresos mayores a 10 millones de pesos, llevarán gran parte del peso de la reforma a sus espaldas, ya que el aumento de la retención en la fuente se incrementará hasta por encima del 40% del valor actual.

 

La equidad social se logra entre todos y no por unos pocos. Probablemente existe ahora un ambiente optimista que permita que un sector más amplio de la sociedad colombiana esté dispuesta a hacer un aporte y se pueda contar con el apoyo de mayores ingresos, pero con un incremento del impuesto a la renta menos agresivo.

 

  1. Reducción de los beneficios a cuentas AFC y Créditos de Vivienda.

 

Gran parte de quienes nos acogimos a los beneficios de las cuentas AFC y/o crédito de vivienda lo hicimos con el fin de adquirir una vivienda propia, pero también darle un voto de confianza al país, impulsando su desarrollo económico. Reducir la base de beneficios genera un impacto negativo en esa confianza, violando derechos adquiridos y seguramente desacelerando un importante sector económico a mediano plazo.

 

¿No sería justo, al menos, mantener esos beneficios a quienes bajo el contrato de una política económica de Estado decidieron invertir en el país y someterse a pagar altas tasas de interés? ¿Qué acciones adicionales podría adoptar el gobierno para evitar afectar a sus inversionistas? ¿Una reducción de intereses de parte de la Banca, para aliviar el mayor pago de Impuesto sobre la renta?

 

 

  1. Evasión de impuestos por parte del comercio informal.

 

Se hace imperativo generar un sistema de monitoreo y control al trabajo informal en Colombia y convencer a la población activa que, para seguir recibiendo beneficios, le conviene pagar impuestos. La evasión del IVA o Impuesto al consumo por parte del comercio informal es multimillonaria y su reforma no está planteando acciones claras en este caso.

 

Una campaña de sensibilización para que todos trabajemos formalmente mediante facturas (idealmente electrónicas (cada informal también tiene celular)) resultaría saludable. En efecto, con las tecnologías disponibles y billeteras electrónicas que se usan en la actualidad, es posible realizar una autorretención reportable de cada ingreso recibido.

 

De este modo todos los colombianos aportaremos de forma equitativa y justa a los grandes proyectos de transformación social, confiando en que el gobierno también reduzca de forma significativa los gastos innecesarios del estado y la corrupción.

 

En este sentido, formulo al final una reflexión relacionada con los gravámenes a los pensionados, población que durante su vida laboral fue activa contribuyente. Resulta cuando menos paradójico y cuando más inequitativo, que mientras unos cinco millones de informales no tributan, ni su proyecto se propone hacerlo, se quiera atacar tributariamente a quienes ya contribuyeron a construir el país que tenemos.

 

 

 

Comentarios