Bernardo Congote

Publicado el

¿Cuándo va a pedir perdón la Iglesia Católica?

Santos declaró voluntariamente ante la Comisión de la Verdad, afirmando que:

“Unos jóvenes inocentes… hoy deberían estar vivos. Eso nunca ha debido pasar. Lo reconozco y les pido perdón a todas las madres y a todas las familias víctimas de este horror desde lo más profundo de mi alma. Que esto nunca vuelva a pasar”.[i]

Como prueba de las responsabilidades, denunció que “… a pesar de la negativa del expresidente Uribe de nombrar la guerra interna con la entonces guerrilla de las Farc… el Ejército presentó como bajas en combate a jóvenes que no tenían relación directa con los enfrentamientos.[ii]

Santos develó que en la política de defensa el gobierno Uribe plantó al tiempo una actitud de negación del conflicto y otra de destrucción de las FARC por arrasamiento.

A lo que cabría preguntarle a Uribe: ¿Cómo pretendía arrasar a un enemigo inexistente? O ¿por qué comprometió a Colombia en una guerra que Ud. negaba? ¿Su “mano firme” era contra los inocentes?

Al mismo tiempo el jesuita de Roux, a la sazón Presidente de la “comisión de la verdad” (CV), reaccionó a esta declaración de Santos, afirmando que espera “… que Uribe pida perdón por los falsos positivos.”[iii]

Solo que esta cadena tendría un eslabón roto: la misma Iglesia Católica a la que pertenece de Roux (¿Yo presido, Yo silencio?).[iv]

Se halla convenientemente escondido que esa Iglesia se ha arrogado en Colombia la función política de educar a las fuerzas militares y policiales colombianas.[v]

Mediante un sospechoso “Obispado Castrense” la Iglesia ha confesado de parte que: “… tenemos bajo nuestra responsabilidad (sic) el cuidado pastoral de todos los miembros (sic) de la Fuerza Pública Colombiana”.[vi]

Y para ello ha ejercido la tarea de “… evangelizar en medio del conflicto (sic) a… los miembros de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional… proporcionándoles los medios necesarios (sic) para su formación y convivencia cristianas y humanas (sic).”(¡Ojo!)

Y si ello fuera poco, afirma que ha trabajado por “… anunciar a Jesucristo… a todos los miembros del sector defensa… a fin de que… contribuyan al cumplimiento de la misión constitucional de la Fuerza Pública”.[vii]

Ahora. Si lo anterior fuera poco, en medio de 6.402 falsos positivos inhumanos y perversos, el papel de esa Iglesia en las Fuerzas Armadas no ha sido sólo “pastoral” sino también ¡administrativo!

Veamos algunos ejemplos:[viii]

  • “… el 13 de octubre de 1949 (en plena Violencia, el Vaticano) erigió el Vicariato Castrense de Colombia.”[ix]
  • “… todos los capellanes del Ejército son militares”.
  • los mensajes eclesiales “… van unidos al compromiso de defender al país. Aunque sea a la fuerza (sic)”.
  • “… como capellán (del Ejército) pertenece al Estado Mayor … en la práctica (el sacerdote Manuel posee voz y voto en las decisiones del Estado Mayor del Ejército”.
  • “Sí. Creo en Dios. Le doy gracias … de que estos resultados (contra la guerrilla) se estén dando. Él es nuestro gran protector”.[x]

A este respecto, la Iglesia Católica debería responderle a Colombia, entre otras, estas preguntas:

  1. ¿Es cierto que el Estado Vaticano creó el Vicariato Castrense de Colombia en medio de la Violencia? ¿Va a presentar pruebas en contrario?
  2. ¿Es cierto que los capellanes del Ejército son militares y, por tanto, corresponsables tanto de los valores destructivos militares como de los resultados militares de la guerra? ¿Va a presentar pruebas en contrario?
  3. ¿Es cierto que el capellán del Ejército pertenece al Estado Mayor y, por tanto, que habría tenido voz y voto en la estrategia de los falsos positivos? ¿Va a presentar pruebas en contrario?
  4. ¿Existe alguna prueba de que el Obispado Castrense hubiera desautorizado al General Mario Montoya como agente propiciador de los falsos positivos a cumpliendo órdenes de su Comandante General Álvaro Uribe? ¿Dónde está publicada?
  5. Si el Obispado Castrense del muy “humano y cristiano” ejército colombiano tuvo voz y voto en los falsos positivos, ¿por qué no se conoce una sola descalificación de ese obispado contra de esas perversiones inhumanas?
  6. ¿Es cierto, por tanto, que como el adoctrinamiento eclesial a los oficiales es “humano y cristiano” los falsos positivos tendrían a la Iglesia como cómplice por acción u omisión? ¿Va a presentar pruebas en contrario?
  7. Si la Iglesia acolita que la defensa del país debe hacerse “aunque sea a la fuerza”, ¿por qué la Iglesia sigue callando la posibilidad de que los falsos positivos hubieren sido resultado de aplicar esa fuerza contra civiles inocentes?
  8. ¿Si la Iglesia Católica se ha autoasignado ser “responsable del cuidado pastoral” de las Fuerzas Armadas y está en silencio, ¿por qué todavía no asume su corresponsabilidad en la perversidad de los falsos positivos?
  9. ¿Si la Iglesia ha trabajado para que el Ejército cumpla su misión constitucional, por qué no asume como fracaso suyo que sus ovejas militares hayan asesinado a 6.402 civiles inocentes?[xi]
  10. Si los falsos positivos han sido declarados por Santos como “procedimientos … (con un) cúmulo de resultados operacionales irregulares … (aterradores)”[xii] ¿por qué la Iglesia católica responsable pastoral de las Fuerzas Armadas sigue callada?

¿La Iglesia Católica cuándo le va a pedir perdón a Colombia?

Congótica. ¿Por qué está callado Uribe?

Congótica 2. Gaffe de Santos. Dijo: “Uribe no se opuso al cambio de esa nefasta doctrina”; debió (¿quiso?) decir: “Uribe se opuso al cambio de esa nefasta doctrina”.

Congótica 3. ¿Por qué no ha pedido perdón la autodenominada «iglesia del perdón»? (¡Ah! Y del «amor»).

[i] https://www.elespectador.com/politica/uribe-no-se-opuso-al-cambio-de-esa-nefasta-doctrina-que-el-mismo-estimulo-santos/   Junio 11 2021. Consulta de junio 12 2021 (Paréntesis del blog).

[ii] Ibidem.

[iii] https://www.elespectador.com/politica/espero-que-uribe-pida-perdon-por-los-falsos-positivos-el-llamado-del-padre-francisco-de-roux/  Junio 11 2021. Consulta de junio 12 2021

[iv] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/veraz-la-comision-la-verdad marzo 22 2020

[v] En maloliente connivencia con el bipartidismo criollo al que mantiene subyugado por Concordato desde fines del siglo XIX.

[vi] Congote, B. (2011). La Iglesia (agazapada) en la violencia política. Charleston: Edición propia (www.amazon.com), páginas 318 ss. (negrilla del blog).

[vii] Cit., página 329. (Negrillas del blog).

[viii] Cit., páginas 327 y 328. (Declaraciones públicas del Obispo Castrense Monseñor Fabio Suescún, tomadas de la publicación de El Espectador llamada “La Revista”, páginas 20 y 21).

[ix] Cit., página 327.

[x] Cit., página 328 (Declaración del entonces Comandante de la V División del Ejército, tomadas de El Espectador en su edición de noviembre 9 de 2003, Pg. 9 A). (Todas las negrillas son del blog).

[xi] https://lasillavacia.com/historias/silla-nacional/asi-llego-la-jep-a-la-cifra-de-6402-victimas-de-falsos-positivos   Consulta de junio 14 2021.

[xii] https://www.elespectador.com/politica/uribe-no-se-opuso-al-cambio-de-esa-nefasta-doctrina-que-el-mismo-estimulo-santos/   Junio 11 2021. Consulta de junio 12 2021 (Paréntesis y negrillas del blog).

Comentarios